La candidata de Vox a la alcaldía de Cartagena amaga con dimitir a 48 horas de los comicios

María José López Suanzes./Pablo Sánchez / AGM
María José López Suanzes. / Pablo Sánchez / AGM

López Suanzes alega problemas «personales» para seguir al frente y el partido la mantiene hasta ver si su carrera política es compatible con la familia

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

El proyecto de Vox de conseguir representación en el Ayuntamiento de Cartagena parece descabezado a pocas horas de la jornada de las votaciones. La candidata a la alcaldía por este partido, María José López Suanzes, amagó ayer con renunciar y mantiene en vilo a sus compañeros. La dirección provincial ha recibido la comunicación de que «se está pensando» su continuidad al frente de este proyecto. Pese a su desaparición de los grupos del partido en redes sociales, a su ausencia de los últimos actos de campaña y a la falta de interlocución con los dirigentes locales, la cúpula ha decidido mantenerla como cabeza de la lista, al menos hasta el lunes.

López Suanzes sí que atendió ayer a 'La Verdad'. Aseguró que vive una situación familiar y personal complicada, que la ha mantenido apartada del final de campaña. Sin embargo, reconoció que no ha presentado formalmente su renuncia como aspirante a la alcaldía y dijo que es la dirección provincial del partido la que conoce sus razones. Ella ha pedido tiempo, sin concretar cuánto necesita, para decidir su futuro. Así las cosas, los electores que voten a Vox mañana lo harán por una lista cuya líder podría acabar renunciando a una concejalía si es elegida.

La candidata, que es médico de profesión y madre de dos hijos, uno de ellos con discapacidad, fue confirmada a principios de abril. Asumió el primer puesto de la candidatura después de varios meses de especulaciones sobre el liderazgo local del partido, zanjados desde la dirección provincial. El día 7 posó en la foto oficial con todos los miembros de la lista en la plaza del Ayuntamiento.

Por ahora, el partido solo contempla dos alternativas, si logra representación municipal en el Ayuntamiento. La primera es que López Suanzes recoja el acta y ejerza de edil de Vox. La segunda, que renuncie, pase a ocuparse de las cuestiones que la mantienen ya dos días fuera de foco y corra la lista. Si eso sucede, el número dos de la candidatura, Gonzalo Abad, que también es el coordinador local de Vox, es el llamado a sustituirla como jefe de filas.

En el partido no quieren ni oír hablar de hipótesis que incluyan motivos políticos, en el contexto de unas elecciones cuyo resultado estará muy disputado. Sin embargo, fuentes del entorno de la candidata indicaron que ella podría haberse sentido presionada por algún mensaje alusivo a su situación familiar, razón por la que habría cortado el enlace en las redes sociales.

Sin embargo, la forma en la que se han sucedido los acontecimientos ha generado intranquilidad en la candidatura de este partido de derechas. Las primeras señales de alarma saltaron cuando los militantes más movilizados a nivel local notaron la marcha de López Suanzes de los grupos en redes sociales.

Abad y su equipo conocieron lo sucedido a través de la dirección provincial y mandaron mensajes internos para tranquilizar al entorno. En ellos, aluden a problemas familiares de la candidata y, pese a reconocer su desvinculación de los grupos del partido en redes sociales, quitan importancia a ese hecho y pregonan que sigue en el proyecto.

La encuesta realizada por Sigma Dos para 'La Verdad' otorgaba a la formación dos concejales en el Consistorio cartagenero. La fragmentación del voto y la presumible ausencia de mayorías absolutas pueden convertirlos en decisivos.