Una batalla con hasta diez candidatos

Antonio García (Somos Región), Francisco Castillo (CCD), Joaquín Buendía (PP), Francisco Saavedra (PSOE), Arcadio Martínez (Podemos), José M. López (Cs), Jesús Maquilón (P-Lib), Magdalena García (Aepo) y Aurora Ortega (Vox). Falta en la imagen José Ángel Durán (IU). / G. CARRIÓN / AGM
Antonio García (Somos Región), Francisco Castillo (CCD), Joaquín Buendía (PP), Francisco Saavedra (PSOE), Arcadio Martínez (Podemos), José M. López (Cs), Jesús Maquilón (P-Lib), Magdalena García (Aepo) y Aurora Ortega (Vox). Falta en la imagen José Ángel Durán (IU). / G. CARRIÓN / AGM

El PP de Joaquín Buendía trata de resistir el empuje del candidato socialista Francisco Saavedra. Solucionar el problema de las vías que divide el casco urbano, junto a la aprobación del PGOU, serán cuestiones claves en la nueva legislatura

ZENÓN GUILLÉN ALCANTARILLA.

La solución a las vías que dividen el casco urbano volverá a ser el reto principal para la nueva Corporación municipal que saldrá el domingo de las urnas. Un reto en el que tendrá que poner los cinco sentidos el equipo de gobierno que gestionará Alcantarilla durante los próximos años. Y la competencia se presenta por todo lo alto. Así que sea cual sea el ganador le tocará estar muy vigilante para que, esta vez sí, el Ministerio de Fomento acelere los plazos de esta histórica reivindicación.

Todos los partidos de la localidad son conscientes de la situación y del hartazgo de los vecinos, tal como se ha comprobado en sus referencias a este tema durante la presente campaña. Otra cuestión es que los análisis y argumentos varíen en función del color político de cada partido.

El PP sale otra vez en la 'pole position' de la carrera, bajo el liderazgo del actual alcalde, Joaquín Buendía, aunque no se puede ocultar que muy lejos de las expectativas triunfalistas de hace cuatro años. Y es que al desgaste tradicional de quien ejerce las labores de gobierno se suma ahora la tendencia general de retroceso que sufren los populares en toda la Región y que se corroboró en las recientes elecciones generales, donde el partido perdió en la localidad 4.275 votantes respecto a los anteriores comicios nacionales. Eso sí, el terremoto en Ciudadanos, con la salida el martes de su cabeza de cartel, José Andrés Álvarez, tras el escándalo por los recibos del IBI que le pagó un constructor cuando era edil del PP, ha supuesto un aldabonazo a la moral de los populares en la recta final para las elecciones en contraste con los naranjas.

La irrupción de Vox en las generales ha puesto la pugna muy cara por el voto de derechas

Mientras, el PSOE, que aumentó los sufragios en 1.216 el pasado 28 de abril, situándose a solo 744 votos de diferencia del PP, sigue manteniendo un optimismo muy elevado de cara a intentar un 'sorpasso' que, de cualquier manera, no se presenta nada fácil dada la fragmentación del voto que se espera dentro de una disputa municipal en la que compiten hasta una decena de candidaturas.

La pugna por la izquierda

De hecho, en el lado de la izquierda los socialistas tendrán que pugnar con Podemos, encabezado por su referente Arcadio Espada; Izquierda Unida-Verdes, con José Ángel Durán; y Alcantarilla en Positivo, con Magdalena García Belmonte, quien ha ejercido como edil no adscrita durante esta última legislatura tras presentarse con Cambiemos.

Otros competidores para el PSOE a la hora de rebañar votos, aunque en este caso por el centro, aparte de los posibles desencantados con Cs, capitaneados desde ahora por el número 4 de la lista, José Manuel López, serán Coalición de Centro Democrático (CCS), con Francisco Castillo; Partido Libertario (P-Lib), con Jesús Fernando Maquilón; y Somos Región, con Antonio García.

Un caladero electoral, representado por estos últimos partidos, en el que también tratará de pescar todo lo posible el PP, dada la dura batalla que se avecina. Aunque a nadie se le escapa que las principales previsiones apuntan a que la más beneficiada sería la candidatura de Vox, que lidera Aurora Ortega, con todo el viento a favor por la influencia de la política nacional. De hecho, su papel será clave para el futuro Consistorio. Y es que hace un mes la formación de extrema derecha obtuvo 4.424 votos; una cifra que da una idea del potencial con el que concurre.

El popular Buendía confía en la maquinaria electoral de su partido a nivel local para seguir al frente del Ayuntamiento; para ello capitanea un equipo que cuenta tanto con concejales que le han acompañado en el último mandato, así como con caras nuevas con vistas a volver a ilusionar a los vecinos.

Entre sus retos para este mandato destaca la aprobación definitiva del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), así como la construcción de un auditorio, entre una amplia batería de iniciativas enmarcadas en diez grandes bloques de compromisos, entre los que se incluye una buena gestión y menos impuestos, o el desarrollo y el empleo.

Por su parte, el socialista Francisco Saavedra, aunque también subraya la necesidad de «desatascar» el PGOU, ha centrado gran parte de su campaña en agilizar la solución del paso de la línea de ferrocarril de Entrevías. Así, ha llegado a realizar gestiones con el Ministerio de Fomento y el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que entregó una carta el pasado sábado en Calasparra, para instarle a sacar ya las vías y evitar el aislamiento del barrio de Las Tejeras por la llegada del AVE.

Adjudicación de la limpieza

También hace hincapié Saavedra en sacar el contrato de adjudicación del servicio de limpieza viaria, recogida de residuos sólidos urbanos y mantenimiento de parques y jardines. Algo que también lleva el PP. Y, por último, apunta a la recuperación ambiental del paraje del Agua Salá, así como abaratar el transporte público para pensionistas y jóvenes.

En cuanto al resto de formaciones, promueven un heterogéneo conjunto de propuestas con las que pretenden hacerse un hueco en el Pleno.