Arroyo ofrece un pacto postelectoral y el resto de candidatos lo ignoran

Noelia Arroyo, Manuel Padín, José López, Pilar Marcos y Ana Belén Castejón, ayer durante el debate en Onda Cero Cartagena. agm/ ANTONIO GIL /
Noelia Arroyo, Manuel Padín, José López, Pilar Marcos y Ana Belén Castejón, ayer durante el debate en Onda Cero Cartagena. agm / ANTONIO GIL /

Castejón responde a la candidata del PP que su único compromiso es con los cartageneros, y López ve una «pinza» entre populares y socialistas

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Solo Noelia Arroyo, del PP, ofreció ayer «un gran pacto» a todos los partidos que consigan representación municipal, el 26 de mayo, para gobernar en favor de los ciudadanos. En un debate electoral radiofónico, la candidata del PSOE a repetir en la alcaldía, Ana Belén Castejón, habló de «pactar solo con los ciudadanos». José López, de MC, presumió de ser el único que puede defender Cartagena «con resultados» de «la pinza» PP-PSOE. Manuel Padín (Ciudadanos) se postuló como garante de la gobernabilidad, sin alianzas concretas, y Pilar Marcos (Unidas Podemos IU-V Equo) puso el programa como su prioridad.

En el estudio de Onda Cero, la alcaldesa, Castejón se centró en defender su gestión, sin apenas referencias a sus adversarios. Presumió de haber «saneado» económicamente el Ayuntamiento, aunque eso comenzó en la coalición con MC (2015-2017); también de reactivar la zona logística de Los Camachos, el AVE, la mejora de las cercanías ferroviarias y la ampliación de la dársena de Escombreras, por delante del Gorguel. Entre sus planes, anunció la «pronta» apertura del Museo del Barrio del Foro Romano y la rehabilitación del Anfiteatro Romano y de la Catedral, en cuatro años.

El resto de candidatos dieron motivos a Arroyo para entrar en el cuerpo a cuerpo, al recordarle peyorativamente a los 20 años de gobierno del PP con Pilar Barreiro. Ella defendió la «transformación urbana» realizada durante esa época, y acusó a Castejón y a López de estropearla. «Han protagonizado cuatro años de experimento fracasado», lleno de «broncas y provocaciones», indicó. Su respuesta a López, que cuestionó su cartagenerismo, fue firme: «Nací aquí y trabajo por Cartagena», mientras que «usted quiere que vaya mal para tener más votos». Asimismo, censuró la pérdida «de 37 millones de inversión en los barrios y de 50 de fondos europeos para regenerar el centro», desde 2015.

Padín habla de su trabajo en pro de la gobernabilidad y Marcos pone su programa como principal prioridad

El candidato de MC se presentó como el único capaz conseguir «resultados» para remediar «veinte años de gobierno del PP corrupto» y dos del PSOE. Dijo que impulsará el desarrollo urbano integral del municipio y la preservación de sus valores naturales. Su bandera será el respeto al medio ambiente y el patrimonio como «marca de Cartagena». Y anunció una bajada de impuestos.

Manuel Padín se postuló como garante de la paz social y de la estabilidad. «Otros apoyaron la coalición de MC y PSOE y les dejaron tirados; nosotros les ayudamos, por los ciudadanos». Consideró inadmisible «que la anulación de Plan General mantenga paralizadas 3.000 viviendas y que PP y PSOE no se pongan de acuerdo para desbloquearlas». También criticó «la ruina de los núcleos urbanos de los barrios». Y se presentó como artífice de la zona logística.

Pilar Marcos criticó «el abandono de los servicios públicos y las infraestructuras básicas, mientras se hacían obras innecesarias como las del Auditorio y el Palacio de Deportes». Apostó por atajar «la degradación urbana y ambiental que afecta a los más desfavorecidos». Y quiere un uso público de los solares abandonados. También una ordenación territorial con siete distritos y presupuesto propio.

El debate sirvió para que cada candidato dejara claras sus prioridades, pero no despejó la incógnita de los posibles pactos postelectorales.