Menos turistas visitan España en verano, pero con un gasto mayor

Turistas extranjeros en el centro de Madrid./Óscar Chamorro
Turistas extranjeros en el centro de Madrid. / Óscar Chamorro

En julio y agosto llegaron 20 millones de personas, un 1% menos que el año pasado, pero dejaron casi 24.000 millones de euros, un 2,3% más

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

Es el segundo verano que la llegada de turistas a España no marca récord como estaba pasando desde 2011. En julio y agosto, los meses más fuertes de las vacaciones de verano, visitaron nuestro país unos 20 millones de personas (-1%), pero gastaron 23.744 millones de euros, un repunte del 2,3%.

En agosto llegaron 10,1 millones de turistas, un 0,5% menos que en 2018, cuando ya cayó casi un 2% respecto a 2017. Según los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), estas 10 millones de personas gastaron 11.765 millones de euros, el 2,7% más.

Los datos se deben sobre todo a que Reino Unido y Francia ha sufrido una importante caída de turistas, aunque el gasto encadena un año de subidas. Así, el gasto medio diario de los turistas extranjeros en nuestro país se sitúa en 146 euros, casi un 5% más que en agosto del año pasado.

Eso sí, en el cómputo del año, las cifras mejoran respecto a 2018. Desde enero España ha recibido 58,2 millones de turistas, un 1,5% más que el año pasado, además de que el gasto subió el 3,2% hasta superar los 64.000 millones de euros.

El estancamiento del turismo se debe, en parte, a que destinos alternativos como Turquía, Argelia y Egipto están en auge en los últimos dos años, explicó tras conocer los datos Antonio Pedraza, presidente del Consejo General de Economistas. En su opinión, el reto que tiene el turismo en España es darle «calidad» y procurar una «diversificación», que la oferta deje de ser solo de sol y playa.

Canarias y Baleares, a la baja

«España tiene que dar un salto en calidad. Tiene buen clima y seguridad, pero también hay que ofrecer otras cosas como buena oferta cultural o de congresos», explica Pedraza. Además, lamentó que el nuevo turismo de ciudad con viviendas turísticas es «mucho más barato y de menos calidad», que incluso llega a «distorsionar» las ciudades, como ha sido el caso de Barcelona.

En cuanto a las principales comunidades de destino, Baleares y Canarias pierden turistas frente a incrementos en el resto, destacando el caso de Madrid con un repunte del 9%. Habrá que ver a partir de ahora en los datos cómo evoluciona el turismo tras la quiebra de Thomas Cook, ya que son las islas donde en principio más podría afectar.

A pesar de ello, el gasto subió en ambos archipiélagos, un 1,8% en Baleares y un 0,8% en Canarias, aunque lejos del repunte del 14,5% registrado en la Comunidad de Madrid, mientras que Andalucía fue el único de los principales destinos que sufrió un descenso, del -3,1%.