Los sindicatos ven «muy difícil» alcanzar un acuerdo salarial para 2018

La ministra, durante una reunión son sindicatos y patronal. /Archivo
La ministra, durante una reunión son sindicatos y patronal. / Archivo

CC OO denuncia que la patronal descarta subir los sueldos en función de la inflación y pretende introducir variables como la evolución de la economía y del empleo

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Si no cambian mucho las cosas, 2018 terminará por segundo año consecutivo sin un acuerdo sobre la subida de los salarios entre sindicatos y patronal. Más de dos meses después de reanudarse de forma oficial las reuniones entre los agentes sociales para tratar de fijar un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), la situación es de «bloqueo» y las posiciones de las organizaciones de trabajadores y empresarios están «muy distantes». Así lo confirmó este martes CC OO en un encuentro con los medios y fue ratificado a este periódico por UGT.

Por eso, el sindicato liderado por Unai Sordo amenazó con abrir un proceso de «movilización creciente y general» si se mantiene la actitud de parálisis tanto por parte de los empresarios como del Gobierno, puesto que tampoco hay «avances significativos» en las mesas de negociación que están en marcha.

«En estos momentos no se puede ser muy optimista», admitió Fernando Lezcano, secretario de organización y portavoz de CC OO, quien acusó a la patronal de tener «una cierta ambigüedad» con respecto a los planteamientos en negociación colectiva. «Y cuando intentas sacarles de esa ambigüedad, te encuentras con una distancia profunda entre sus planteamientos y los nuestros», explicó. En este sentido, reconoció que los empresarios se oponen a subir los sueldos en función de la inflación, pese a que los sindicatos han accedido a hacerlo también de acuerdo a la productividad -una exigencia que en muchas ocasiones había hecho CEOE-. «La patronal, en un acto de modernez, quiere incorporar variables que han formado parte de acuerdos en otros ámbitos pero nunca en el AENC», se lamentó el dirigente de CC OO, que nombró conceptos que los empresarios quieren ligar al incremento salarial como la evolución de la economía o los datos de afiliación, a semejanza de lo que ha hecho el Gobierno para el alza de los funcionarios.

«La dificultad no es solo respecto al dígito, sino también sobre el concepto que se construye», puntualizó. De hecho, la subida salarial que propusieron UGT y CC OO es un mínimo del 3,1%, un porcentaje cercano al que maneja la patronal, aunque ésta ofrece un 2% de subida fija y otro punto variable. Lo que sí descartan los empresarios es fijar un salario mínimo por convenio de 1.000 euros mensuales repartidos en 14 pagas, así como se oponen de forma tajante a incluir una cláusula de garantía salarial ligada a la inflación.

A su vez, tampoco están más cercanas las postura en otros temas, como pueden ser la flexibilidad laboral y la jornada, ya que -según CC OO- lo que quieren los empresarios es «exprimir aún más» a los trabajadores. «Poco menos que quieren barra libre en lo que respecta a contratación temporal y duración de la jornada», se lamentó.

En realidad, la organización liderada por Unai Sordo cree que a la patronal no le interesa un acuerdo ya que «se han instalado cómodamente en el ventajismo que les ofrece la reforma laboral y no ve, por tanto, necesidad de promover acuerdos interconfederales», algo que niegan los empresarios, que aseguraron a este periódico que «no son tan pesimistas» y «no han tirado la toalla»· Tampoco CC OO, que considera que, pese a que las cosas están «muy difíciles», las diferencias «no son insalvables», ya que en otras ocasiones patronal y sindicatos han podido acercar posturas igual de alejadas.

De cualquier modo, el plazo que se había fijado la patronal (antes de Semana Santa) ya ha expirado y lo han alargado hasta finales de mes. En esta línea, CC OO aseguró que si no se logra un acuerdo para antes de verano, «no servirá para nada».

 

Fotos

Vídeos