El reparto urbano casi se duplica este año con el comercio electrónico

Un centro logístico de Amazon España, de cuyo 'marketplace' forman parte más de 300 firmas murcianas. / J. S.
Un centro logístico de Amazon España, de cuyo 'marketplace' forman parte más de 300 firmas murcianas. / J. S.

La distribución de mercancías dentro de la Región alcanza el mayor nivel de la última década

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZ

El transporte interno ha alcanzado este año una intensidad que no se veía desde hace una década. Entre enero y junio se distribuyeron 24.199.000 toneladas por las carreteras y calles de la Región, un 63,4% más que en el mismo periodo de 2017. Hay que remontarse al inicio de la crisis para encontrar una actividad semejante. En aquella época se centraba en la distribución de materiales de construcción a raíz del 'boom' inmobiliario y, ahora, en el comercio entre pymes y el reparto urbano, que casi se ha duplicado este año por las ventas desde internet. No por casualidad Murcia ha sido una de las regiones donde más ha crecido la matriculación de furgonetas.

Del volumen distribuido dentro de la Región durante el primer semestre -equivalente a la carga de 151 superpetroleros Suezmax-, 13.522.000 toneladas se movieron entre municipios (un 44,3% más respecto al mismo periodo del año pasado) y las 10.650.000 restantes (un 96%% más) se repartieron dentro de cada población, según el Ministerio de Fomento. Este último dato supone un récord histórico. Para hacerse una idea, la media anual del último lustro es de 14 millones de toneladas distribuidas entre comercios y domicilios dentro de poblaciones.

DOS CIFRAS

10,6
millones de toneladas de productos se repartieron dentro de los municipios de la Región en los seis primeros meses del año, lo que supone un 96% más respecto al mismo periodo de 2017.
furgonetas, furgones y camiones ligeros se matricularon en Murcia el año pasado, un 21,3% más respecto a 2017
Entre enero y septiembre fueron 3.245 unidades.

Otra comparación: desde Murcia salieron por carretera 10.716.000 toneladas hacia el resto de España y 1.564.000 con destino al extranjero durante el primer semestre.

La expansión de la logística urbana y el transporte entre municipios murcianos ha traído consigo la renovación de vehículos comerciales. El año pasado se matricularon en la Región 4.697 furgonetas, furgones y pequeños camiones, un 21,3% más que en 2016. Entre enero y septiembre fueron 3.245 unidades, más que en Extremadura, Navarra o Aragón. Las marcas más demandadas son Citroën, Fiat, Ford, Mercedes, Hyundai y Nissan. Un total de 818 empresas murcianas -la gran mayoría, autónomos- se dedican a transporte ligero de mercancías, según la patronal Froet.

Las patronales de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam) resaltan que la demanda se aproxima al nivel que había en 2008, pero la ven insuficiente. En la crisis, empresas y autónomos alargaron al máximo la vida de sus vehículos de reparto. La antigüedad media es de 12,5 años, lo que supone contaminación para las ciudades y mayor exposición a averías. Dichas organizaciones alegan que la vida de estos vehículos no debería pasar de 7 años para que sean rentables por su bajo consumo de gasóleo (ya se fabrican en España furgonetas eléctricas, pero su demanda no despega).

Y no todo es de color de rosa en el sector bajo los procedimientos que requiere el comercio electrónico. Tableta, móvil y portátil dentro de la furgoneta es la imagen actual de los repartidores murcianos. Las distracciones derivadas de llevar la 'oficina' dentro del vehículo y el estrés que se traduce en exceso de velocidad son los motivos de la creciente siniestralidad de este colectivo.

Las entregas y la monitorización de los envíos constituyen la batalla clave por ganar cuota de mercado en las ventas por internet. El 'quid' reside en la denominada 'última milla': los usuarios quieren adquirir el producto en un clic y recibirlo cuanto antes. Compañías como El Corte Inglés, Amazon (su 'marketplace' incluye ya más de 300 firmas murcianas), Inditex o la alhameña PcComponentes apuestan por entregas urgentes con el objetivo de que la adquisición 'online' gane puntos en cuanto a la experiencia de compra. Si se consigue 'plegar' el tiempo para que un paquete se reciba al día siguiente o en el mismo día, cualquiera que no haga lo mismo parecerá lento.

Según el instituto de estudios empresariales Icade, la rapidez y la flexibilidad del reparto son los primeros motivos a la hora de seleccionar a un vendedor en la Red. Uno de cada cuatro internautas está dispuesto a pagar más por una entrega urgente. Icade subraya que se debe trabajar en la optimización del pago a través de móviles, en el desarrollo de aplicaciones específicas, en la flexibilidad de horarios y en el despliegue de puntos de entrega. La firma murciana Redyser fue pionera en esos aspectos. Por ello, en enero fue adquirida por General Logistics System, filial de la multinacional británica Royal Mail.

'Angustia' por el envío

Fuentes del sector opinan que hay envíos que el cliente pide en cuestión de horas a pesar de no necesitarlos de forma tan inmediata, comportamiento que justifican por 'la angustia de la entrega', que hace que el comprador esté pendiente del envío desde que hace el clic (el 95% elige la entrega en su propio domicilio).

Medidas como una mejor trazabilidad y geolocalizar el paquete en cada momento pueden minimizar tal 'angustia'. También son importantes para la efectividad de la entrega, que oscila entre el 75% y el 80%. Esto es, de cada 100 viajes, hay 20 ó 25 que se hacen en balde en el primer intento al no estar el receptor en el lugar de destino, una ratio difícil de asumir para muchos transportistas.

El uso del 'big data' -análisis de datos- también marca diferencias a la hora de adaptarse a patrones de consumo. Por ejemplo, en domingos y días de lluvia se realiza un mayor número de compras por internet.

Otro de los mayores retos es el sobrecoste que suponen las devoluciones. Ya hay proyectos piloto que se han puesto en marcha para solventar ese problema. Así, en Alemania se estudia que el repartidor espere al menos 15 minutos para que el cliente pueda probarse una prenda y decida si se la queda o la devuelve.

Más

 

Fotos

Vídeos