El petróleo se relaja, pero los combustibles ya han subido un 2,5% en un día

Estación de servicio en Madrid. /R. C.
Estación de servicio en Madrid. / R. C.

El precio del barril de Brent cae un 1,7% a media sesión, hasta los 67 dólares, el coste más elevado desde mayo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Reacción a la baja del coste del petróleo después de la subida que expirmentó ayer, la mayor de los últimos 20 años, como no se recordaba desde los días posteriores a los atentados del 11-S en Nueva York. Esta mañana, la cotización del crudo se encuentra estable con un retroceso que a estas horas se encuentra en los 67 dólares, un 1,7% menos con respecto al cierre de este lunes.

En cualquier caso esa referencia del entorno de los 67 dólares le mantiene en registros máximos desde el pasado mes de mayo, debido al efecto que ha tenido en los mercados el ataque con drones a varias infraestructuras petroleras de Arabia Saudí.

El repunte experimentado ayer por el Brent ya se ha trasladado a los precios de las estaciones de servicio, donde el precio de los combustibles ha subido de forma relevante. En concreto, el coste medio del litro de diésel se encuentra este martes en los 1,23 euros, lo que implica un incremento del 2,5% con respecto al cierre de ayer. Por su parte, un litro de gasolina vale hoy 1,32 euros, un 1,5% más que ayer.

Riad informó este sábado de ataques contra dos instalaciones de la petrolera estatal Aramco con un total de diez drones, aunque sin causar daños personales. Una de las instalaciones atacadas se encuentra en Abqaiq, cerca de Damman, en la Provincia Oriental, mientras que la otra se encuentra en el yacimiento petrolero de Hijrat Jurais.

Los huthis, enfrentados desde 2014 al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi en una guerra en la que cuentan con el respaldo de Irán, reivindicaron el mismo sábado la autoría del doble ataque contra las instalaciones petroleras.

En este sentido, aunque las autoridades saudíes no han responsabilizado directamente a Irán del ataque como sí hizo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y dejó entrever el lunes el presidente del país norteamericano, Donald Trump. Por su parte, Irán asegura que no tuvo nada que ver con el ataque, que ha afectado a la producción de crudo saudí.

El enviado de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, indicó el lunes ante el Consejo de Seguridad que «no está del todo claro» quién está detrás del doble ataque contra la infraestructura petrolera del país islámico.

Por su parte, la embajadora estadounidense ante la ONU, Kelly Craft, aseguró que la información que hay sobre los ataques contra dos instalaciones de Aramco «indican que la responsabilidad es de Irán» y que no hay pruebas de que el ataque procediera de Yemen.