La banca lleva al Ibex-35 a perder los 9.200 puntos

Bolsa de Madrid/EFE
Bolsa de Madrid / EFE

La prima de riesgo española termina la semana en 72 puntos básicos con la rentabilidad del bono español a diez años en el 0,376%

RAÚL POZA MARTÍNMadrid

El sector bancario no encuentra consuelo y cierre una semana para el olvido presionado por las bajadas de recomendación, las especulaciones sobre la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y los tambores de nuevas elecciones en Italia.

El principal indicador de la Bolsa española, el Ibex-35, ha caído un 0,6% lo que supone perder la barrera psicológica de los 9.200 puntos, ha dado un último cambio en los 9.170,5 enteros, lastrado por otra sesión muy negativa para los bancos españoles.

El Ibex cierra así su tercera jornada consecutiva en rojo: empezó el lunes sobre los 9.300 puntos y ahora se le ha escapado la barrera psicológica de los 9.200 enteros hasta ceder en la semana un 1,32%.

Los valores cíclicos, las 'utilities' y los bancos desempeñaron los roles principales. Los primeros, por sus caídas tras reactivarse el temor a un recrudecimiento en la guerra comercial tras las advertencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que se podrían reactivar los aranceles al estar lejano el acuerdo; los segundos, por un intento de remontada para escapar del bucle bajista por el posible recorte retributivo, y los terceros, por una sucesión de bajadas de recomendación y precios objetivos por numerosas firmas de inversión, los rumores sobre la nueva política monetaria del BCE y tambores que podrían anunciar nuevas elecciones en Italia.

Y es que hoy se ha conocido que las disputas internas en la coalición de gobierno en Italia podría llevar a unas prontas elecciones que tirarían por tierra los presupuestos pactados con Bruselas. Un hecho que ha provocado un aumento en la rentabilidad de los bonos transalpinos y una caída en los títulos de las entidades italianas que han provocado un efecto de arrastre sobre el sector bancario periférico de Europa, España las más afectada.

A esto hay que sumar las especulaciones sobre una posible revisión del objetivo de inflación, que aniquilaría los tiempos y plazos para lanzar medidas de estímulo económico. Así, la rumorología está en el ambiente y ya hay voces que comentan que el BCE en su reunión del jueves que viene podría recortar en 10 puntos la tasa de facilidad de depósitos, pasar al 0,5% del 0,4%.

De este modo, los bancos se han colocado como los farollilos rojos del Ibex: CaixaBank ha caído un 3,83%; Bankia, un 2,84%; Sabadell, un 2,72%; BBVA, un 1,55%, y Santander, un 1,03%.

En el lado de las ganancias se han situado Siemens Gamesa, con una subida del 2,85%; Acerinox, un 1,57%; Cie Automotive, un 0,98%; ArcelorMittal, un 0,95%, y Ferrovial, un 0,89%.

En el resto del Viejo Continente destaca la fuerte caída de Milán con un retroceso del 2,03%, peor componente europeo del día por el miedo a unas nuevas elecciones, y los cierres discretos del resto del selectivo aunque animados por las futuras bajadas en el precio del dinero. Así, Fráncfort ha subido un 0,26%; Londres, un 0,21%, y París, un 0,03%.

Discrepancias en la Fed

Todo en una jornada en la que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) también ha sido protagonista por las discrepancias, diferencias de pareces o análisis opuestos de dos de sus miembros. El presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, ha declarado que es necesaria una rápida acción de política monetaria y bajar los tipos de interés en 50 puntos básicos. Pero por otro lado, el presidente de la Reserva Federal de San Luís y el primero en apostar por bajadas de tipos cuando el resto de sus colegas no contemplan la opción, James Bullard, ha afirmado que lo más apropiado sería rebajar el precio del dinero hasta 25 puntos básicos como máximo.

Pese a estas discrepancias, el mercado, sobre todo Wall Street tras ver la apertura positiva de hoy olvidándose de los resultados empresariales que se siguen publicando, celebra que miembros clave del organismos declaren tan públicamente que hay que bajar los tipos antes de que la situación económica se tuerza o llegue algún desastre.

Todo en una jornada en la que el vencimiento mensual de futuros y opciones ha provocado un fuerte repunte de volatilidad en los mercados mundiales de renta variable.

La moneda comunitaria, el euro, se cambiaba por 1,122 unidades de dólar al caer un 0,5% con los mercados europeos cerrados. En el mercado de materias primas, el oro se colocaba a 1.248 dólares la onza, con caídas del 1,2% tras las fuertes revalorizaciones registradas el resto de semana.

Respecto al barril de crudo de Brent, referencia para Europa, busca la remontada tras las bruscas pérdidas registradas ayer y subía un 0,5% hasta los 62,5 dólares.

La prima de riesgo española termina la semana en 72 puntos básicos con la rentabilidad del bono español a diez años en el 0,376%. El interés exigido al bono transalpino al mismo plazo se dispara hasta el 1.601% por las tensiones políticas en el ejecutivo que podrían concluir con los ciudadanos italianos acudiendo a las urnas.

Claves de la jornada

- La banca cierre una semana para el olvido con bajadas de recomendación, miedo a la actuación del BCE y dañada también por Italia

- El Ibex-35 pierde los 9.200 puntos, niveles de finales de junio

- La bajada de tipos de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) oscilará entre 25 y 50 puntos básicos, según las declaraciones de dos de sus principales representantes