La inversión industrial se duplica con el abaratamiento de créditos

Dos empleados de Bionet (Fuente Álamo), firma especializada en fabricar maquinaria para industrias químicas y farmacéuticas./ la verdad
Dos empleados de Bionet (Fuente Álamo), firma especializada en fabricar maquinaria para industrias químicas y farmacéuticas. / la verdad

Las empresas químicas y farmacéuticas vuelven a tomar la delantera al sector agroalimentario en captación de dinero

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZMurcia

El dinero barato lubrica los engranajes de la industria murciana. Sus inversiones se dispararon el año pasado un 118% hasta sumar 434.598.367 euros. Compañías químicas y farmacéuticas lideraron el 'tirón' (con el 53,7% del total), algo que no se veía desde antes de la crisis. Las siguieron firmas agroalimentarias (18,1%) y fabricantes de materiales de construcción (13,7%). Los sectores logístico y energético, por su parte, completaron su reconversión. La asignatura pendiente reside en el ámbito de la informática y electrónica, que solo supuso el 0,6%. Y un dato inquietante: las empresas de textil y calzado apenas recibieron la atención de inversores.

Del nuevo capital dedicado a la industria regional, 305.896.257 euros fueron para montar nuevas fábricas, talleres y almacenes (+252,6%), según la Consejería de Empleo, Universidad y Empresa. Los empresarios que ampliaron instalaciones ya existentes y renovaron tecnología gastaron un total de 128.702.110 euros (+14,2%). En este último caso, buena parte del capital empleado procedía de autofinanciación, sobre todo por parte de firmas familiares. Aún se mantiene en ellas su obsesión por desapalancarse a la espera de cómo evoluciona la situación económica y política.

434,6
millones recibió la industria regional en inversiones durante el año pasado, de los que 305,9 fueron para nuevas instalaciones y 128,7 para ampliación y modernización de las ya existentes.
241,7
millones recibieron las fábricas cartageneras durante 2017, las más beneficiadas por el abaratamiento de los créditos.
2,3%
creció la actividad industrial de Murcia durante el primer cuatrimestre, aunque la producción de maquinaría se disparó un 35,3%.

Realmente se edificó poco para industria (solo se dedicaron 12.365.963 euros a obra nueva), dado el excedente de naves que languidece en nuevos polígonos. Así, el grueso del dinero, 240.305.243 euros, fue para instalaciones técnicas sobre estructuras ya existentes, seguido por la compra de maquinaria, utillaje y equipos informáticos, con 115.737.361 euros.

Sectores

La industria química recibió un total de 233.762.503 euros, una cifra descomunal si se tiene en cuenta que la inversión que obtuvo en 2016 fue de tan solo 4,3 millones. Nunca había recibido tanto dinero en lo que va de siglo. Es un espaldarazo a una actividad que es la tercera más productiva de la Región tras la petrolífera y la financiera. Está formada por 179 factorías a las que se suman 6 fabricantes de medicamentos. Si se incluyen las firmas auxiliares, la cifra supera el medio millar, con un total de 7.500 trabajadores.

El ámbito agroalimentario se contentó con 78.803.931 euros (-30,4%) tras haber tenido años dorados (el récord lo registró en 2011, con 549 millones). Las empresas de verduras ultracongeladas protagonizaron la inversión del año pasado en este sector (Murcia es la segunda región productora tras Navarra).

Los fabricantes de materiales de construcción se han desperezado con 59.588.019 euros. Es la cifra más alta desde el inicio de la crisis. La reactivación de la demanda de pisos, dúplex y chalés les ha animado a ampliar actividad. La logística (11.403.504 euros), la producción energética (7.075.601 euros) y la metalurgia (6.466.252) ya se lo toman con más calma tras haber atraído inversiones desorbitantes pocos años atrás: 883,6 millones en 2014 por parte de las empresas de transporte (almacenes automatizados y renovación de flotas); 811 millones en 2012 para el complejo petroquímico de Escombreras, uno de los más grandes de Europa, y 64,7 millones en 2010 para nuevas fundiciones.

El sector de la moda (textil y calzado) parece haber tocado techo para los inversores, con solo 734.579 euros (en 2014 recibió 25 millones). Algo parecido se puede decir de las fábricas de muebles, con 2.584.251 euros, cifra que mantiene el ritmo de la última década. El dinero nuevo aún rehuye las nuevas tecnologías, que solo recibieron un apoyo de 2.905.146 euros (en 2007 fueron 22 millones), pese a su enorme potencial.

¿Y adónde va la mayor parte de esa inversión industrial? Pues a Cartagena (241.711.481 euros en 2017) -puesto que es uno de los grandes 'polos' químicos de España-, a Jumilla (48.577.794 euros), a la capital murciana (41.949.517 euros) y a Molina de Segura (24.692.324 euros).

A mucha más distancia figuran Alcantarilla (9.632.819 euros), Torre Pacheco (7.904.081 euros), Librilla (7.879.622 euros), Alhama (7.057.570 euros) y Lorca (6.423.629 euros).

Poco a poco

La entrada de dinero aún no se está notando en la actividad. Así, la producción industrial de la Región aumentó solo un 2,3% durante el primer cuatrimestre de año, aunque hay motivos para el optimismo. En abril, el incremento fue del 5,9% con respecto al mismo mes de 2017 .

En ese periodo destaca la fabricación de maquinaria y equipos industriales, con un 35,3% de aumento; la de calzado, con un 18,3%; la de canteras, con un 12,7%, más la de sustancias químicas y medicamentos, con un 11,8%. La industria textil retrocede un -17,1%; la agroalimentaria, un -7,5%; la energética, un -2,5%; la metalurgia, un -1,4%, y la fabricación de muebles un -1,1%, mientras que el sector de bebidas se estanca en un 0,8%.

Pero algo se mueve. Los pedidos registraron un crecimiento interanual durante el primer trimestre de un 31,7%. Tal aumento coloca a Murcia muy por encima de la media nacional, que fue durante ese periodo de solo un 3,1%. Pronto se hará notar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos