El plan presupuestario que se envíe a Bruselas será «prudente»

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero./Efe
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. / Efe

A pesar de estar en funciones, el Gobierno asegura que remitirá sus cuentas para 2020 a la Comisión Europea antes del 15 de octubre

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

España sigue teniendo en vigor los Presupuestos que elaboró el Gobierno de Rajoy en 2018 y el 1 de enero se volverán a prorrogar al no haber podido aprobar unos nuevos por el bloqueo político. Las medidas previstas en materia de impuestos y gasto social para 2019 se han quedado en el tintero y será en 2020 cuando se puedan empezar a elaborar unas nuevas cuentas.

Aún así, Bruselas no perdona y el Gobierno en funciones tendrá que enviar su plan presupuestario para el año que viene a la Comisión Europea antes del 15 de octubre, que irá acompañado del nuevo cuadro macroeconómico. Antes del verano, tanto la ministra de Economía como la de Hacienda reiteraron que revisarían al alza sus previsiones de PIB para este año y el que viene (actualmente son del 2,2% y 1,9% respectivamente), pero las últimas estimaciones del INE y del Banco de España hacen que se replanteen el escenario.

Así, fuentes del Ministerio de Economía confirmaron a Europa Press que el nuevo cuadro macroeconómico estará marcado por la «prudencia» ya que los hipotéticos Presupuestos de 2020 tendrán que elaborarse por el próximo Ejecutivo que se forme tras las elecciones del 10 de noviembre y llevarán incorporadas unas medidas u otras en función del color político.

El Gobierno tampoco ha podido aprobar los objetivos de estabilidad (déficit y deuda pública) ni el límite de gasto no financiero, conocido como techo de gasto, que es el paso previo para la elaboración de los Presupuestos que debían haberse aprobado antes del 30 de junio, según marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, para iniciar su tramitación parlamentaria y que hubiesen llegado a la Cámara Baja antes del 30 de septiembre. Este mismo lunes se conocerá el déficit con el que se cerró 2018 con los datos revisados del INE, lo que influirá decisivamente en las previsiones macroeconómicas del Gobierno.