Miles de familias se quedarán sin la deducción de 1.000 euros por guardería

Una niña juega en la guardería./Archivo
Una niña juega en la guardería. / Archivo

Solo cobrarán la ayuda los padres con niños matriculados en escuelas con licencia municipal y autonómica, pero hay muchos que solo tienen la primera

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Las madres que hayan trabajado por cuenta propia o ajena y hayan tenido que dejar a sus hijos en una guardería en 2018 tienen derecho a un 'cheque guardería' de hasta 1.000 euros por cada niño menor de 3 años. La ayuda, que llegará en forma de desgravación en la declaración de la Renta, tenía que ser solicitada por las escuelas infantiles antes del 15 de febrero a través de un documento -modelo 233- para que Hacienda tomara nota y lo incluyera en el borrador de cada contribuyente de forma automática.

El problema es que solo han podido solicitarla los centros que tienen tanto licencia municipal como autonómica, lo que deja a cientos de ellos fuera. Y las familias no tienen nada que hacer, simplemente esperar a ver si en el borrador de su declaración aparece la deducción si es que la guardería donde llevan a su hijo cumple con los requisitos de Hacienda.

Pero no solo de Hacienda. Con esta deducción ha salido a la luz un problema conocido pero sobe el que no se está actuando: «Las guarderías que no tienen autorización autonómica no son escuelas de educación infantil», explica a este diario Juan Santiago, presidente de Acade (Asociación de Centros Autónomos de enseñanza Privada). Si se presentan como escuelas infantiles están «engañando a las familias», ya que en la mayoría de los casos desconocen que al llevar a sus hijos a este tipo de establecimientos «no los están escolarizando», asegura el presidente de esta asociación. «Los centros que no tienen autorización autonómica no son escuelas de educación infantil, sino centros de ocio, ludotecas o similares, pero no centros educativos. Si se presentan así están actuando ilegalmente», explica Santiago.

Cheque guardería, ¿cuánto te corresponde?:

En este sentido, tampoco se podrán beneficiar de las ayudas a nivel estatal que se vayan a dar de ahora en adelante porque Hacienda solo tiene en cuenta a los centros que estén autorizados por la administración competente, y en este caso son las comunidades autónomas al ser Educación. Desde la Agencia Tributaria explican que las licencias municipales son trámites para abrir un local con unas buenas condiciones de salubridad o ventilación, mientras que la autonómica va mucho más allá.

Este será el primer año que la medida tenga efecto en la declaración de la Renta de miles de madres porque se introdujo en los Presupuestos de 2018.

Falta de información en relación al cheque guardería

En el documento remitido por las guarderías a Hacienda debía constar la información sobre los menores y los gastos que sean deducibles, como la identificación de los progenitores y los meses completos en los que el niño asistió al centro, así como los gastos anuales que abonaron sus padres. Esta ayuda termina cuando los menores cumplen tres años. Si el niño ya cumplió los tres años en 2018 mientras acudía a la guardería -los nacidos en los primeros seis meses del año- también se reconocerá porque la deducción se aplica hasta el mes anterior de inicio del segundo ciclo de educación infantil.

El cheque guardería ya nació con problemas de información. Fueron muchas las familias que pensaron que eran ellas las que tenían que enviar documentación adicional a Hacienda para optar a esta ayuda. Por ello, desde la Agencia Tributaria explicaron a este diario que eran las guarderías y centros de educación infantil quienes tenían que rellenar el modelo 233 antes del 15 de febrero. La AEAT advirtió además de que en los años posteriores, solo se podrá solicitar durante el mes de enero.

Este beneficio fiscal corresponde a los gastos relativos a inscripción y matrícula, la asistencia y la alimentación. Así, no entran en el cómputo las cantidades subvencionadas o los propios cheque guardería que tenga la empresa donde trabaje el progenitor, que ya se resta de la nómina de cada mes de cara a la declaración de la renta.

Más información