La externalización de cobros mueve ya un flujo de 3.330 millones anuales en Murcia

Un empresario revisa las cuentas de su pyme mediante un programa de contabilidad. / F. A.
Un empresario revisa las cuentas de su pyme mediante un programa de contabilidad. / F. A.

La financiación mediante 'factoring', 'confirming' y 'forfaiting' bate un récord en la Región tras crecer un 30% en dos años

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZ

Las facturas representan el sistema circulatorio del tejido económico regional. El desfase entre el cobro a clientes y los pagos a proveedores puede colapsarlo, como en la pasada crisis. De ahí que la cesión de tales operaciones a entidades financieras, a través de fórmulas como el 'factoring', el 'confirming' y el 'forfaiting', mueva ya 3.330 millones de euros anuales, según la Asociación Española de Factoring (AEF), tras experimentar un crecimiento del 30% en dos años. Es un flujo de dinero superior a los que, por ejemplo, se manejan en Castilla-La Mancha, Extremadura, Baleares, Canarias y Navarra.

Los citados sistemas de financiación permiten que las empresas puedan cobrar anticipadamente. A diferencia de la clásica línea bancaria de descuento comercial, que funciona a partir de recibos y pagarés, la entidad financiera -sea filial bancaria o sociedad crediticia- gestiona el cobro a clientes nacionales ('factoring') y extranjeros ('forfaiting'), así como el pago a proveedores ('confirming').

Las compañías y pymes que contratan esos servicios consiguen así dinero inmediato de sus ventas y pueden demorar sus desembolsos sin perjudicar a los proveedores, puesto que ellos han cobrado anticipadamente de la sociedad financiera contratada.

Pese a la reducción de la morosidad, solo cuatro de cada diez empresas murcianas pagan al momento

La industria y el comercio suponen la mitad del capital que se mueve con este modo de gestionar transacciones

Liquidez en todo momento

El 'factoring' consiste en la cesión de las cuentas de clientes a una entidad que se encarga del cobro y, de forma opcional, de la cobertura del riesgo de impago. En otras palabras, compra las facturas a cambio de una comisión e interés en función del importe y plazo. La empresa contratante recibe el pago inmediato por sus ventas y simplifica su contabilidad, ya que pasa a tener un solo cliente -la entidad contratada-, que abona al contado. El tipo de interés aplicado es mayor que en la línea de descuento comercial, pero no hay límite en cuanto a liquidez. Solo lo marcan las facturas.

Con el 'confirming', el proveedor cobra antes del plazo máximo legal (60 días), recibiendo el dinero de la entidad contratada por la empresa-cliente (a cambio de intereses). Las firmas que recurren al 'confirming' suelen tener gran número de proveedores y muchos pagos periódicos. Así se aseguran de que todos se efectúan a tiempo. El receptor no tiene que esperar el cobro de un suministro, trabajo o servicio, por lo que dispone de liquidez para proseguir su actividad.

El 'forfaiting' es similar al 'factoring', solo que se ceden a la entidad financiera letras de cambio y pagarés de clientes extranjeros, mientras que con el 'factoring' basta con facturas. Este sistema permite hacer efectivas de forma inmediata operaciones con cuantiosos pagos diferidos y elimina los riesgos de morosidad y fluctuación de las divisas hasta el vencimiento del pago, puesto que es la firma contratada la que lo asume.

De acuerdo con los datos de AEF, la externalización de cobros y pagos en Murcia batió en 2018 un récord, con 3.328 millones de euros, después de haber experimentado un crecimiento del 30% en solo dos años. Tras la recesión, dicha fórmula había tocado suelo en 2012, con 1.413 millones. A partir de ese punto fue subiendo hasta 2.537 millones hace tres años, cifra que dio un 'estirón' en 2017 con 3.067 millones (+20,8% respecto a 2016) al que se unió el del pasado ejercicio (+8,5%).

Aunque la morosidad empresarial desciende en la Región, solo el 41,8% de las firmas murcianas abonan de forma puntual, de acuerdo con los últimos datos de Informa D&B, filial de la Compañía Española de Seguros de Crédito (Cesce).

El 49,2% se retrasa hasta 30 días respecto a la fecha comprometida; el 6,2% tarda entre 31 y 120 días, y el 2,8% apela al temido argumento de «ya te pagaré en cuanto pueda».

Las industrias manufactureras son las que, según AEF, más recurren a la externalización de cobros y pagos, con el 28,7% del capital empleado en tales movimientos. Les siguen los comercios, con el 19,7%. Transporte y logística suponen el 13%; la construcción, el 7,2%, y la distribución de energía, el 7,1%. En la agricultura, sin embargo, es casi inexistente.

Actividad en España

En el conjunto del país, las cesiones de cobros y pagos movieron 166.391 millones de euros (+14%). Dentro de esta cifra, el 'factoring' alcanzó los 85.420 millones. El mayor aporte correspondió al nacional (tanto deudor como acreedor son españoles), el cual registró un total de 65.991 millones, frente al 'forfaiting', con 19.429 millones. El 'confirming' registró 80.971 millones, donde el 90% de las órdenes pertenecen a proveedores nacionales y el 10%, a extranjeros.

Las entidades que más capitales manejan con estos servicios son las filiales de BBVA, Banco Santander, CaixaBank, Sabadell y Bankinter. Con el auge de las exportaciones va cobrando peso la banca internacional en lo que se refiere a 'forfaiting', como Eurofactor, BNP Paribas Factor, Barkclays Factoring y Deutsche Bank. También hay entidades sectoriales, como Farmafactoring; integradas en multinacionales, como Telefónica Factoring, y sociedades crediticias, como Lico Corporación y Gedesco.

El presidente de la patronal AEF, Carlos García Casas, subraya que 2019 va a ser un buen año, en el que este sector continuará creciendo, pero no conseguirá un alza de doble dígito como en los dos últimos años debido a la ralentización de la economía. El principal objetivo de las entidades financieras se centra las pymes, en las que AEF ve un amplio recorrido.

García Casas sostiene que la proliferación de facturas electrónicas y el menor número de requisitos harán que el 'factoring', el 'forfaiting' y el 'confirming' sean formas de financiación cada vez más sencillas para cualquier tipo de empresa.