Competencia multa a Endesa con 5,5 millones por «engañar» a sus clientes más «vulnerables»

Un conjunto de varias torres de alta tensión. /D. Arienza
Un conjunto de varias torres de alta tensión. / D. Arienza

Acusa a la eléctrica de «confundirles» para que pasaran del mercado regulado (TUR) al libre, actuando para ello «contra la buena fe y diligencia profesional»

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a Endesa, aunque más por la conducta castigada que por el volumen de la sanción. La eléctrica ha sido multada con 5,5 millones de euros por su «actuación engañosa con los consumidores domésticos acogidos a la comercialización de referencia de electricidad o de último recurso (TUR) de gas, es decir, los más modestos, según la resolución conocida este lunes.

El órgano que preside José María Marín Quemada le acusa de «aprovechar la confusión y el escaso conocimiento del consumidor doméstico medio sobre las diferencias y consecuencias» entre el suministro en el mercado libre y el protegido -uno de cada tres, según sus últimos datos, no sabe exactamente el tipo de tarifa que tiene-, «con el objetivo de redirigirlos a sus puntos de servicio» en el primero. Con ello logró que, pese a la «vulnerabilidad» de esos clientes, cambiasen de tipo de tarifa (a una más cara) para las campañas de calefacción 2012-2013 y 2013-2014.

Esos consumidores tenían contrato con Endesa Energía XXI, la firma del grupo eléctrico controlado por la italiana Enel que está centrada en el mercado regulado. A través de un «canal privilegiado» como el propio recibo de luz -según el expediente tramitado por la Comisión- la compañía les envió una serie de comunicaciones «confusas» -se les remitía a una sociedad distinta del grupo, especializada en la captación de clientes para el mercado libre- que buscaban ese cambio más oneroso.

«De primera necesidad»

Según el criterio de Competencia, en Endesa sabían que su conducta «era susceptible de distorsionar de forma significativa el comportamiento» de esos clientes, que a priori son precisamente los que tienen menos medios y conocimientos. Por eso, al tratarse además de un «servicio de primera necesidad» y ser un operador «relevante», le acusa de «realizar una práctica objetivamente contraria a las exigencias de la buena fe y diligencia profesional».

Ese «falseamiento de la competencia», reprochan desde la CNMC, «mermó de manera apreciable la capacidad de sus clientes para adoptar una decisión con pleno conocimiento de causa». Desde Endesa anunciaron que van a recurrir la sanción ante la Audiencia Nacional, pues consideran que Competencia basa sus conclusiones «en meras presunciones no probadas». Sostiene la eléctrica que se limitó a «asesorar» a sus clientes «en materia de ahorro energético», y que no buscaba que salieran del mercado protegido (TUR).