La banca endurece la concesión de hipotecas con la nueva ley en vigor

Sede del Banco de España en Madrid. /R. C.
Sede del Banco de España en Madrid. / R. C.

Las condiciones de los préstamos para vivienda se mantienen estables, aunque prosigue la guerra entre las entidades por financiar créditos al consumo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los bancos han vuelto a endurecer los criterios a la hora de aprobar una hipoteca en el segundo trimestre del año, el periodo en el que se culminó la negociación y entró en vigor la reforma de la ley de crédito inmobiliario. La coincidencia de ambas coyunturas ha provocado que esa mayor dureza al autorizar una operación sea «ligeramente» superior a la del primer tramo del año, según la Encuesta sobre Préstamos Bancarios del Banco de España.

Las entidades están siendo algo más correosas al aceptar una operación hipotecaria ante la «menor tolerancia al riesgo». A medida que pasan los meses, los departamentos de riesgos de los bancos son mucho más prudentes con el respaldo del que gozan las operaciones de financiación en cuanto a ingresos de los solicitantes, estabilidad laboral, avales aportados, cuantía de financiación sobre el valor, deudas pendientes y otras cuestiones similares. Ese es el principal hándicap al que se enfrentan los ciudadanos que cruzan la puerta de una sucursal o acceden a una página 'web' para iniciar los trámites. De hecho, la estadística del supervisor refleja que el número de peticiones rechazadas ha vuelto a crecer también «ligeramente».

Además, aunque las condiciones de las hipotecas no han cambiado en gran medida, sí lo han hecho los márgenes que aplican las entidades a esos préstamos. Esto es, los intereses que cobran en las hipotecas, así como las comisiones asociadas (todos esos conceptos conforman la TAE anual) «sufrieron un ligero endurecimiento». De hecho, el tipo de interés medio de las nuevas hipotecas fue del 2,16% en mayo frente al 2,09% registrado a principios de año. Este alza se ha producido en un momento en el que el euríbor ha ido descenciendo hasta el -0,2%. Aunque es la comercialización de las hipotecas fijas (un 40% de las formalizaciones en la actualidad, según el INE) la que eleva el coste medio de estos créditos.

El informe también señala que la demanda de fondos para adquisición de vivienda se mantuvo estable durante el segundo trimestre del año. Según las entidades, el bajo nivel general de los tipos de interés, los cambios regulatorios o fiscales del mercado y la mayor confianza de los consumidores habrían contribuido al incremento de las solicitudes, efectos que se habrían visto contrarrestados por el aumento de la financiación con fondos propios y por el mayor uso de préstamos de otras entidades.

El endurecimiento de la concesión de créditos también ha sido constante en el caso de la financiación al consumo. Los préstamos para compras menores o del día a día (supermercados, viajes, etc.) también sufren una mayor restricción de la banca donde aplican criterios más estrictos a la hora de aprobarlas. Sin embargo, las condiciones de estos préstamos sí han tenido una cierta relajación dentro de la batalla que libran las entidades por comercializar este tipo de créditos en un momento de elevado consumo doméstico en el país.