Las ventas del comercio murciano repuntan un 5,1% por las rebajas

Interior de una tienda de ropa el pasado mes de julio, al inicio de las rebajas de verano. /Valerio Merino
Interior de una tienda de ropa el pasado mes de julio, al inicio de las rebajas de verano. / Valerio Merino

Pese al incremento del consumo, la patronal advierte de que se acelera la desaparición de tiendas ante el empuje de las compras por internet

EPMadrid

La ventas del comercio minorista se incrementaron un 5,1% en Murcia durante el pasado mes de julio, frente a la media nacional que creció un 4,7%, según se desprende de los Índices de Comercio al por Menor (ICM) publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La Región registró así el cuarto mayor aumento por comunidades, solo inferior a los de Madrid (6,5%), Andalucía y Castilla La-Mancha , ambas con un crecimiento del 5,8%, y Navarra (5,2 %).

Por su parte, el empleo en el sector del comercio minorista registró un aumento de un 1,3% en Murcia durante el pasado, frente al aumento del 1% experimentado en el conjunto nacional. Así, el aumento en la Región es el tercer mayor de los registrados por comunidades, junto a Castilla y León, e inferior a los de Baleares (2%), Cataluña (1,4%).

Las ventas del comercio minorista aumentaron un 4,7% en julio respecto al mismo mes de 2018, tasa 4,3 puntos superior a la registrada en junio y la más elevada desde el pasado mes octubre. Con el avance interanual de julio, que coincide con el periodo de rebajas de verano, la facturación del comercio minorista encadena diez meses consecutivos de incrementos interanuales.

Eliminados los efectos estacionales y de calendario, la facturación de este sector se incrementó un 3,2% en el séptimo mes del año, tasa siete décimas superior a la registrada en junio, su cifra más alta desde agosto de 2016. En tasa mensual (julio sobre junio), las ventas del comercio minorista, corregidas de efectos estacionales y de calendario, aumentaron un 0,2%, lo mismo que en junio y siete décimas más que en igual mes de 2018.

Por modos de distribución, las ventas crecieron en mayor medida en las grandes cadenas, con una subida interanual del 7%. En las grandes superficies la facturación aumentó un 5% y en las pequeñas cadenas, un 4,8%, mientras que las empresas unilocalizadas vieron incrementar sus ventas un 2,9%.

La comercialización de productos alimenticios subió un 3,5% interanual, mientras que la de los no alimenticios avanzó un 6%. Entre estos últimos, el mayor aumento de la facturación lo experimentaron los otros bienes (+5,9%), seguido de equipo del hogar (+5,6%) y equipo personal (+2,8%).

En el séptimo mes del año la facturación del comercio minorista subió en todas las comunidades autónomas. Los mayores aumentos correspondieron a Madrid (+6,5%), Andalucía y Castilla-La Mancha (+5,8% en ambos casos) y Navarra (+5,2%), mientras que los menores se dieron en Asturias (+2,4%) y Extremadura (+2,5%).

Por su parte, el empleo en el sector del comercio minorista aumentó un 1% en julio respecto al mismo mes de 2018, una décima menos que en junio. Con este avance se encadenan ya 63 meses consecutivos de ascensos interanuales de la ocupación en el sector. La ocupación aumentó en las grandes cadenas (+2,8%), empresas unilocalizadas (+0,6%) y pequeñas cadenas (+0,1%) y se mantuvo estable en las grandes superficies.

Cierres

No obstante, la valoración de la patronal no fue tan positiva como cabía esperar. La Confederación Española de Comercio (CEC) afirmó ayer que el aumento de las ventas en julio no frena la tendencia de cierre de negocios, pudiéndose alcanzar «cifras históricas» en 2019 si no se toman medidas a escala institucional, por lo que ha insistido en la necesidad de formación de un nuevo gobierno a la mayor brevedad posible.

A pesar de los datos de julio, la patronal insiste en la «precaria» situación del comercio de proximidad, formado en un 95% por autónomos,» que se ven abocados a estrechar sus márgenes durante todo el año frente a la dura competencia del 'ecommerce' y las rebajas continuadas». De hecho, según la CEC, cada vez un mayor número de estos autónomos se ven abocados al cierre de sus negocios, una caída que «se va acentuando año tras año».

Así, en el comercio minorista ha habido una pérdida de 31.680 comerciantes autónomos en cinco años (tomando como referencia las afiliaciones a enero de cada año). En 2016 la cifra de autónomos de comercio disminuyó en 2.698 personas respecto a la de enero de 2015; en 2017 en 6.804; en 2018 en 11.926 y en 2019 se registró un descenso interanual de 10.252 comerciantes autónomos.

Digitalización

«Las consecuencias de la liberalización de los períodos de rebajas, el 'ecommerce', los cambios de hábitos de los consumidores y la competencia desleal son palpables. La pérdida de cuota de mercado es cada vez más evidente y el empleo en comercio lleva varios años registrando pérdidas históricas. ¿Cuántos datos negativos históricos sobre el sector se tienen que producir para que se adopten medidas?», subrayó ayer el presidente de la CEC, Pedro Campo. Unas medidas que, según el presidente de la confederación, deben ir fundamentalmente en la línea del fomento de la competitividad y la digitalización del pequeño y mediano comercio, actualmente «en desventaja» con respecto a otros formatos comerciales.

Entre las más urgentes, la patronal considera imprescindible que se reabra el debate sobre la regulación de las rebajas y que los instrumentos que se han puesto en marcha para avanzar en la digitalización del sector y luchar contra el intrusismo se traduzcan en soluciones y apoyos concretos a los comerciantes.