«Se está redactando un proyecto para interconectar las desaladoras»

Mario Urrea, presidente de la CFS, en su despacho. CHS/
Mario Urrea, presidente de la CFS, en su despacho. CHS

Presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura

EFQ.murcia

Si de algo carece la Región es de recursos hídricos. Es por ello que el buen aprovechamiento de los existentes y la búsqueda de fórmulas para ser lo más eficientes posible con su gestión y uso es una de las actividades que lleva a cabo la Confederación Hidrográfica del Segura, entidad presidida por Mario Urrea, que gestiona todo lo relacionado con la principal 'fuente de vida' de la Región.

¿Qué puede hacer la CHS por la protección del medio ambiente en la Región de Murcia?

-Las competencias de la Confederación Hidrográfica del Segura se circunscriben al Dominio Público Hidráulico, ríos y ramblas, aguas desaladas y depuradas, así como embalses y acuíferos de la cuenca del Segura. En particular, en los cauces estamos promoviendo la recuperación del bosque de ribera autóctono (proyecto de recuperación ambiental en la zona de Alguazas y Molina de Segura), con proyectos que frenan a las especies invasoras, como la caña, y buscan generar un ecosistema más variado y sostenible no sólo para la flora sino también para la fauna. Además, hemos llevado a cabo medidas también para mejorar la conectividad fluvial y permitir que especies piscícolas originarias de la cuenca, como el barbo, puedan emigrar a través de los ríos, mediante los proyectos de escalas de peces. A nadie escapa tampoco que garantizar buena calidad del agua y un caudal suficiente redunda también en la mejora medioambiental, y esa es una función esencial de la CHS.

«Conozco las reivindicaciones y dificultades de los regantes»

Recientemente también están actuando en distintas ramblas y ríos de la cuenca, ¿podría detallar estos trabajos?

-Desde mi llegada a la presidencia del organismo de cuenca, uno de mis objetivos prioritarios fue el de reactivar el plan integral de limpieza de cauces en la cuenca del Segura, que había quedado suspendido durante los últimos años. Por eso he adjudicado a la empresa Tragsa con fondos propios un proyecto de recuperación de ramblas, eliminando las especies invasoras y recuperando su capacidad de desagüe. Pero, además, estamos trabajando en la rápida licitación de un proyecto de restauración y recuperación de su capacidad hidráulica, así como en la eliminación de especies invasoras en el río Segura, desde el azud de Ojos hasta Guardamar. También estamos estudiando una proyecto para actuar en el río Mula y en la mejora de las ramblas del río Guadalentín, en este caso para evitar daños en las futuras inundaciones. Fue una de mis primeras visitas como presidente a la zona de Lorca afectada por las inundaciones donde me reuní junto con el anterior Delegado del Gobierno, Diego Conesa, con los vecinos afectados y me comprometí a buscar una solución que elimine o minore las futuras avenidas. Además, como en los últimos meses, se han producido fuertes precipitaciones en la provincia, que han provocado daños al Dominio Público Hidráulico, por lo que también estamos trabajando para restaurar estos desperfectos. Los trabajos consisten fundamentalmente en la eliminación de masa vegetal invasiva (principalmente la caña 'Arundo donax'), la estabilización y refuerzo de taludes, el refuerzo de márgenes mediante escollera, y la recogida y la gestión de residuos sólidos.

¿En qué municipios en concreto?

-Son numerosas las actuaciones que hemos llevado a cabo, y de hecho en algunas de ellas estamos trabajando actualmente, con un presupuesto de casi un millón de euros. La CHS ha trabajado en Cartagena, Cieza, Murcia, Lorca, Totana, Alguazas, Molina de Segura, Jumilla, Moratalla, Ojós, Lorquí, Blanca, Villanueva del Río Segura, Archena, Ulea, Librilla, Puerto Lumbreras, Los Alcázares, Torre Pacheco, Águilas y Mazarrón. Sin embargo, nuestra intención es la de seguir llevando a cabo actuaciones allá donde sea necesario.

En cuanto a los daños por las lluvias torrenciales, ¿qué medidas han tomado para disminuir su impacto?

-La CHS afronta este problema con acciones inmediatas, pero también con otras a más largo plazo. Así, hemos recuperado y mejorado los canales drenaje D4 y D7 en la zona del Mar Menor para mejorar su capacidad de evacuación y reducir el riesgo de inundación, la actuación en el D7 ha evitado daños en las últimas precipitaciones. Igualmente, hemos actuado en el canal del postravase del Campo de Cartagena, que usualmente sirve de vía de escape del agua cuando se producen grandes precipitaciones en esa zona, desde dos perspectivas, mejora de desagüe y mejora de los cauces que cruzan el canal limitando con ello que se produzcan daños al mismo. Por otro lado, estamos impulsando la construcción de tres nuevas presas de defensa contra avenidas en el Guadalentín: Béjar, Nogalte y La Torrecilla. Se trata de proyectos muy costosos pero que marcarán la diferencia en la comarca cuando estén finalizados. Así mismo proyectamos acciones de mejora del trazado y capacidad de los cauces en el campo de Lorca, con el fin de evitar que la pérdida de funcionalidad de algunas ramblas termine provocando nuevas inundaciones en el caso de tormentas. Finalmente, también hemos invertido tanto en la renovación de equipos en los embalses de la cuenca, mejorando sus desagües y tomas, como en las presas de defensa contra avenidas. También estamos trabajando en la redacción de un proyecto de red de drenajes del campo de Cartagena junto con la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena y la Universidad Politécnica de Cartagena.

La agricultura es un sector muy importante, ¿en qué medida está ayudando la CHS a su desarrollo?

-Tomé posesión de mi cargo como presidente en agosto, y desde entonces he mantenido numerosas reuniones y conversaciones con los regantes. Conozco sus reivindicaciones y dificultades, y todos los funcionarios de la Confederación Hidrográfica del Segura trabajan para dar solución a los problemas. Debemos ser conscientes de que la cuenca del Segura tiene un déficit estructural de recursos hídricos, lo que hace que desde el organismo de cuenca estemos intentando poner a disposición de los usuarios todos los recursos disponibles, tanto en depuración como en desalación. Como conoce hemos otorgado concesiones de la ampliación de la planta de Águilas, después otorgaremos concesiones de la de Valdelentisco, pero como conocen se han presentado 324 ofertas por un total de 205 Hm3 y lo ofertado eran 37 hm3, por lo que el trabajo de la Comisaria serán un poco más lento que el de las concesiones de Águilas. Por último sacaremos la licitación de la de Torrevieja pero con la salvedad que a esta planta solo pueden optar las Comunidades de Regantes integradas en el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura. Además en el 2015 entramos en un periodo de sequía. Esta falta de precipitaciones la venimos combatiendo con la implicación de todos los usuarios, y aplicando las medidas extraordinarias que se contemplan en el Real Decreto de Sequía y el plan especial de la sequía. La Junta de Gobierno ha acordado imponer a los usuarios del regadío diferentes restricciones al riego.

¿Qué acciones está tomando la CHS en este sentido?

-En primer lugar poner a disposición de los regantes todas las aguas desaladas disponibles otorgando concesiones de todas las plantas desaladoras incluso de sus posibles ampliaciones, para que la sociedad estatal Acuamed, pueda acometer las obras. Además para dar más confianza a los usuarios, se está redactando el proyecto que permita la interconexión de las desaladoras, Torrevieja, Valdelentisco y Águilas, este proyecto se ha licitado con fondos de la Confederación por un importe de 600.000 Euros. Esto era una reivindicación de los regantes de aguas desaladas, lo que permitirá usar los recursos y distribuirlos por los canales del postrasvase Tajo-Segura.

¿Existe todavía potencial de crecimiento de las desaladoras?

-Sí, concretamente acabamos de formalizar la concesión de 11 hectómetros cúbicos anuales nuevos de la desaladora de Águilas, destinados a los regantes y ganaderos Totana, Mazarrón, Pulpí (Almería), Puerto Lumbreras, Alhama de Murcia, Lorca y Águilas, así como a la consolidación de regadíos en Totana y Alhama. Además, está prevista una nueva ampliación de la capacidad de agua desalada en la cuenca del Segura que proporcionará 125 hectómetros cúbicos entre las plantas de Torrevieja y Águilas. También es posible ampliar la de Valdelentisco, y ya estamos trabajando junto con la sociedad estatal para que nos indique la posible ampliación.

Hablar de medio ambiente es hacerlo del Mar Menor, ¿cuál es el papel de la CHS en este asunto?

-Nuestra función principal en la protección de los cauces y acuíferos Dominio Público Hidráulico, para lo que hemos incrementado las inspecciones para impedir el funcionamiento de plantas desalobradoras que contaminan las ramblas y terminan vertiendo al Mar Menor. En este asunto estamos colaborando con la Fiscalía. A la vez, estamos realizando un estudio de la llegada de agua desde el acuífero hacia la laguna, lo que nos permitirá comprender mejor qué impacto tienen las filtraciones en el campo de Cartagena. Este estudio forma parte de las soluciones que el Ministerio para la Transición Ecológico ha propuesto para el proyecto de vertido cero al Mar Menor, que vamos a desarrollar con el fin de hacer sostenible los usos de los recursos hídricos de la comarca con el buen estado de este importante ecosistema.