Los murcianos arriesgan ya 500 millones en Bolsa

Un analista de una gestora de fondos de inversión examina la evolución de títulos bursátiles./Emilio Naranjo
Un analista de una gestora de fondos de inversión examina la evolución de títulos bursátiles. / Emilio Naranjo

El capital que dedican a fondos basados en acciones se dispara un 60% ante el escaso atractivo de la renta fija

JUAN CARLOS HERNÁNDEZ

Los bajos tipos de interés han generado un entorno tan hostil hacia los ahorros que está animando a cientos de murcianos a apostar por los parqués bursátiles. Para no dar pasos en falso recurren a fondos de inversión basados enteramente en títulos de renta variable, que este año mueven en la Región 500 millones de euros, casi 200 más que en el ejercicio anterior, según la patronal financiera Inverco.

Los fondos de inversión han retornado a los números negros tras el periodo funesto del último trimestre de 2018, cuando casi todos (renta fija, renta variable y mixtos) ofrecieron los peores resultados desde la quiebra de Lehman Brothers, hace una década. Junio se cerró para los partícipes murcianos con un rendimiento medio del 4,83% en lo que va de año, lo que ha aliviado el susto a quienes decidieron retener su dinero.

Inverco no duda en hablar de la mejor rentabilidad histórica acumulada durante un primer semestre. Explica que la tregua comercial entre Pekín y Washington, más la actitud conservadora de los bancos centrales respecto a los tipos de interés, ha desatado un «notable optimismo» en los mercados financieros.

Tres referencias

3.871
millones de euros es el capital total dedicado por ahorradores murcianos a fondos de inversión.
156.654
cuentas en fondos están abiertas por suscriptores de la Región, un 11,5% más que hace un año.
515
millones sumaban las aportaciones a fondos de renta variable efectuadas desde Murcia a primeros de este año.

Las grandes alegrías las están dando fondos basados en Wall Street y la «City» londinense, con rentabilidades del 15,3% y del 13,46% entre enero y junio, respectivamente. Igualmente, los que operan con títulos de países emergentes, con el 13,45%. Los valores de la Eurozona no andan a la zaga, con el 12,6%, al igual que los de Japón, con el 8,1%. El rendimiento medio del resto de Bolsas internacionales es del 12,3%. Las acciones españolas «solo» ofrecen un promedio del 6,35% desde comienzos de año. Son las que más están tardando en superar el bache.

También resultan satisfactorios los fondos mixtos que tienen buenas dosis de renta variable; esto es, entre el 20% y el 40% del capital invertido en compañías «blue chips» (dividendos asegurados). Acumulan un rendimiento del 6,62% desde enero si son de la Eurozona, y del 6,32% si proceden del resto de Bolsas. Igualmente los de gestión pasiva (basados en la evolución de índices como el Nasdaq, Nikkei, Dax o Ibex), con un 4,94%.

Los suscriptores que no quieren sorpresas tienen que conformarse con el 2,21% a través de deuda pública y privada a largo plazo, porcentaje que baja al 0,63% y 0,13% si se trata de renta fija a corto plazo o fondos monetarios, respectivamente. Los mixtos con baja proporción de renta variable se mueven entre el 3% y el 3,8%.

Dinero quieto

El varapalo que recibieron los fondos a finales del año pasado no se tradujo en huida de capitales. Los partícipes murcianos tenían tres salidas: retener el dinero en estos productos por si los mercados escampaban, buscar alternativas con menor riesgo (planes de pensiones, seguros de ahorro…) o pedir el reembolso. La opción elegida de forma abrumadora fue la primera, hasta el punto de que el patrimonio invertido se mantiene este año en casi la misma cantidad que hace 18 meses; esto es, 3.871 millones de euros. Equivale al 12,4% del PIB regional y al 16,4% del importe de todas las cuentas corrientes, de ahorro y a plazo abiertas en las 778 sucursales del territorio murciano.

Tal patrimonio se encuentra repartido entre 156.654 cuentas, 16.209 más respecto a hace un año (+11,5%), procedentes casi todas de «rebotados» de los depósitos a plazo. Supone más de 100.000 ahorradores murcianos, puesto que aquellos que pueden permitírselo diversifican su capital entre varias cuentas.

Otro efecto es el trasvase entre fondos. Cientos de murcianos pensaron que, si fallaron todos en 2018, lo mejor era arriesgar algo más. De los 3.871 millones del total, 1.982 millones están en fondos mixtos con amplio predominio de renta fija (+8,9%); 921, en fondos monetarios o basados en deuda pública, bonos, obligaciones y pagarés (–11,5%) y 453, en los garantizados y de rentabilidad objetivo (–34,2%). Los 515 millones restantes corresponden a los basados en acciones, divisas, bonos convertibles, ETF y «warrants». El año pasado eran solo 321 millones, lo que supone un crecimiento del 60,4% en un ejercicio.

Esta aceptación de los productos de riesgo coincide con el acelerado declive de los depósitos a plazo, que en marzo sumaban 5.272 millones, 638 menos que doce meses antes. Es la cantidad más baja desde junio de 2001. Llegaron a albergar 15.447 millones en septiembre de 2011, cuando tocaron techo en lo peor de la crisis.

Expectativas

La labor de las gestoras de fondos a la hora de identificar oportunidades se ha complicado este segundo semestre. El espectacular comportamiento de las Bolsas ha sobrevalorado compañías en un momento en el que cada vez más analistas advierten de una ralentización económica que irá en función de cómo desemboque el «Brexit», el endeudamiento italiano, el papel de Christine Lagarde al frente del BCE, la crisis iraní y la pugna entre EE UU y China. Los analistas recomiendan apostar por empresas de mediana capitalización y con visibles expectativas de crecimiento.

Por el lado de la renta fija, la deuda soberana ofrece poco atractivo, por lo que las gestoras dan importancia a activos que pueden generar ingresos periódicos, especialmente los bonos corporativos, con su reparto de cupones. Serán una dura competencia de las acciones cotizadas. El estío es buen momento para esperar y ver.