El 60% de los murcianos que ahorran para la vejez desean pensiones privadas

Un anciano pasa frente a una entidad que ofrece planes de pensiones. / José María González
Un anciano pasa frente a una entidad que ofrece planes de pensiones. / José María González

Más de un cuarto de millón de habitantes de la Región tienen planes suscritos, pero aportan las cuantías de dinero más bajas de España

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZ

Es uno de los pocos aspectos sobre los que existe consenso entre economistas. El sistema público de rentas para la jubilación dejará de ser sostenible en pocos años con el actual déficit de la Seguridad Social. Ante esta certidumbre, seis de cada diez murcianos desean recurrir a planes de pensiones cuando ahorran para la vejez, según una reciente encuesta efectuada por Caser Seguros. Es un cambio de mentalidad radical si se tiene en cuenta que los murcianos están a la cola en cuando a dinero dedicado a este tipo de productos financieros, con una media de solo 5.503 euros por partícipe.

El 82% de los encuestados desconocen a cuánto ascenderá su pensión pública según la legislación actual. Eva Valero, directora del Observatorio de Pensiones de Caser, resalta que, para cerca de la mitad de los murcianos (48%), la jubilación es uno de los principales motivos para el ahorro, frente a los gastos relacionados con los hijos (38%), los imprevistos laborales (28%) y la adquisición de una vivienda (12%).

TRES REFERENCIAS

18%
de la población murciana tienen planes de pensiones, unas 265.000 personas, según datos de la patronal financiera Inverco.
5.503
euros es el capital medio dedicado a los planes en la Región, la cuantía más baja del país. Apenas cubriría un semestre de renta pública por jubilación.
142.512
jubilados murcianos perciben actualmente una pensión de la Seguridad Social, cuya media está en torno a los 900 euros mensuales.

El 60% de quienes se plantean reservar dinero para la jubilación manifestaron su deseo de optar primero por planes de pensiones individuales. Un 22% prefiere dar prioridad a otros productos financieros, como los fondos de inversión, seguros de ahorro, deuda pública, bonos y acciones. El 14% opta por lo básico: depósitos bancarios. El resto se decanta por inversiones inmobiliarias para arrendar pisos, plazas de garaje, bajos, naves industriales o tierras de cultivo durante su retiro.

Un estudio de Caser Seguros resalta que la mitad de quienes reservan dinero ya lo hacen para la jubilación

El momento

¿Y cuándo se empieza a ahorrar para la vejez? Por de pronto, el 23% de los murcianos encuestados ni se lo plantean. Confían en la viabilidad del sistema actual tras las reformas necesarias, si bien el 46% de ellos alegan que su situación económica se lo impide y el 24% ven su jubilación demasiado lejana.

De los que tienen menos de 30 años de edad, solo el 7% se preocupan por la jubilación. Sus prioridades son lograr un empleo estable, mejorar su nivel de vida y empezar a pensar en la compra de un piso. Al entrar en la treintena, el porcentaje sube al 21%, conforme se despeja el futuro laboral. Entre los 36 y 40 años, la tasa ya baja al 17%. Empiezan los gastos con la nueva vivienda y los niños.

Ocho de cada diez murcianos ignoran lo que van a percibir de la Seguridad Social cuando comience su retiro

Los esfuerzos por sacar adelante a la familia hacen que entre los 41 y 45 años, solo el 6% de los murcianos se acuerden del retiro. El toque de atención se da a partir de los 46 años, cuando el porcentaje sube al 20%. La paradoja reside en que, una vez se entra en la quinta década de vida, se desploma el interés por ahorrar y se confía en los derechos adquiridos por las cotizaciones a la Seguridad social. Y eso que quedan tres lustros de margen para acumular capital en planes de pensiones, seguros de ahorro, fondos de inversión o depósitos a plazo.

Esa paradoja se refleja en cifras. Más de 265.000 murcianos (18% de la población) tienen planes de pensiones individuales, según la patronal financiera Inverco. Una cifra que pone a la Región a la altura de Castilla-La Mancha y Aragón, y por delante del País Vasco, Navarra, Baleares y Extremadura.

Pero la cosa cambia cuando se ve el patrimonio acumulado en estos productos financieros. Tan solo 1.453 millones en 2018, el equivalente al 4,8% del PIB regional. Resulta una cifra ridícula si se compara con los fondos de inversión (3.871 millones en enero de este año) o los depósitos a plazo (5.272 millones en marzo). Eso significa que La Región ocupa el último puesto en dinero aportado por partícipe, con un promedio de 5.503 euros, apenas equivalente a un semestre de pensión pública. Es casi la mitad de la media nacional, que es de 9.743 euros, según Inverco. Los más 'concienciados' son los navarros, vascos y madrileños, con 15.060, 13.692 y 12.768 euros, respectivamente.

Mucho tiempo por delante

Eva Valero añade una importante apreciación: el 75% de los murcianos no se plantean que pueden vivir 100 años. Significa tres décadas sometidos a los vaivenes del sistema público de pensiones. Actualmente hay 142.512 jubilados en Murcia que cobran la pensión contributiva, que asciende a una media de 900 euros mensuales. Por otro lado, hay al menos 3.575 autónomos con más de 65 años que siguen trabajando por no haber cotizado lo suficiente. Según la última Encuesta sobre Pensiones y Hábitos de Ahorro, hacen falta 1.300 euros mensuales para vivir sin apuros.

En Murcia es común hacer las aportaciones al plan de pensiones a finales de año y de golpe, para así pagar menos en la próxima campaña de la declaración de la renta. Dado que es un producto financiero que requiere 'carrera de fondo', los analistas financieros recomiendan meter el dinero de forma periódica, como si fuera el pago de una factura mensual. De ese modo se irá acumulando un patrimonio mayor. Además, si un plan no funciona, se puede traspasar el capital a otro sin carga fiscal.

Las cantidades aportadas pueden ser descontadas de la base liquidable del IRPF con un límite de 8.000 euros al año o el 30% de la suma de rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas. El problema reside en que ese dinero tributará en el IRPF al recuperarlo. Puede llegar a gravarse al tipo máximo (45,8% en Murcia) si se percibe de golpe por desempleo, fallecimiento o desahucio. La Organización de Consumidores y Usuarios aconseja, a la hora de jubilarse, percibir una renta modesta para no saltar de tramo en el IRPF y dejar que el resto siga rentando. Hay tiempo de sobra más allá de los 65 años.