«En Murcia, donde la cooperativa es fuerte y dinámica, hay beneficio para toda la población»

Eduardo Baamonde, presidente del Grupo Cajamar. / FECOAM
Eduardo Baamonde, presidente del Grupo Cajamar. / FECOAM

Eduardo Baamonde Presidente de Cajamar

C. HEREDIA

Fecoam distingue con la Insignia de Oro a Eduardo Baamonde, ingeniero agrónomo y máster en Comunidades Europeas por la Universidad Politécnica de Madrid. Después de trabajar en diferentes organismos europeos, en el año 2000 fue nombrado director general de Cooperativas Agro-alimentarias de España, cargo que ocupó durante 15 años. En 2014 se incorporó al Consejo de Administración del Banco de Crédito Cooperativo y dos años más tarde fue elegido presidente de Cajamar Caja Rural.

-¿Qué significa para usted, como representante de una entidad como Cajamar, recibir la Insignia de Oro de Fecoam?

-La Insignia de Oro de Fecoam es un honor que recibo con gran alegría, por dos motivos. Como presidente de Cajamar, porque pone de manifiesto el reconocimiento de las cooperativas murcianas a la labor de nuestra entidad y que no es atribuible al presidente actual, sino que supone un camino iniciado hace muchos años al servicio del sector agroalimentario murciano y al cooperativismo de la región en particular, que por otra parte representa una de las agriculturas más dinámicas de Europa. Y en segundo lugar, como persona que ha estado al servicio del cooperativismo agroalimentario durante más de 23 años, la Insignia de Oro supone también un reconocimiento que recibo con emoción y agradecimiento. He dedicado una parte de mi vida a defender y construir un entorno legislativo que tuviese en cuenta los intereses y necesidades de esta región, me consta que queda todavía mucho por hacer, pero el trabajo y la proximidad que siempre he tenido con las cooperativas murcianas y la colaboración y el cariño que siempre me profesaron sus dirigentes había pagado con creces esos 23 años de dedicación. Ahora, recibir la Insignia pone el broche de oro a aquella etapa y constituye todo un estímulo para mí, hoy como presidente de Cajamar, desde donde, afortunadamente, tengo la oportunidad de seguir colaborando de forma muy estrecha.

-Como representante de una gran cooperativa, ¿cómo valora el papel de las cooperativas, en general, y del cooperativismo agrario, en particular?

-El cooperativismo es una fórmula empresarial con una visión más equitativa, donde la empresa es un instrumento al servicio de un colectivo que, en el caso de muchas cooperativas, en particular las agroalimentarias y las de crédito, va más allá de sus socios y trabajadores y las convierte en un actor económico de primer nivel en sus zonas de influencia, generando lo que denominamos un valor compartido. En el caso de Murcia, podemos ver que donde hay una cooperativa fuerte y dinámica hay una actividad económica que repercute en beneficio de toda su población. No solo por el papel que juegan las cooperativas en la comercialización de los productos de los agricultores, sino porque son capaces de incorporar un valor que finalmente redunda en beneficio de todo el entorno, de los trabajadores y de muchos pueblos donde, en ocasiones, son la única empresa que existe.

-¿Qué tipo de colaboración y/o servicios ofrece Cajamar a los socios de las cooperativas agrarias regionales?

-Además de los servicios financieros, damos asistencia técnica a través de nuestros programas formativos, publicaciones especializadas y nuestros dos centros experimentales de Almería y Valencia, donde además de investigación aplicada se forma a muchos agricultores y técnicos en la aplicación de las nuevas técnicas de cultivo. Con todo ello queremos retornar a nuestros socios y clientes una parte importante de los beneficios que obtenemos, y además pretendemos compartir y trasladar conocimiento para promover un modelo de agricultura sostenible y dinámica. Creo que con todo ello hemos conseguido ser un instrumento al servicio de la sociedad, de las comunidades donde estamos implantados y, en particular del sector agroalimentario, que cada día reconoce el valor diferencial que tenemos y que, en gran medida, nace de nuestra naturaleza cooperativa

-Y por último, ¿qué opina del trabajo que realiza Fecoam en el sector agrario y ganadero?

-Fecoam es una asociación indispensable para el agro murciano. No solo necesaria desde el punto de vista de la defensa de los intereses de las cooperativas de la Región y de sus socios, sino por la multitud de servicios que aporta, que responden a las necesidades y a la evolución de las propias cooperativas y del sector en su conjunto.