«El esfuerzo común es eficaz para la lucha contra la pobreza y la exclusión social»

José Moreno Espinosa, presidente de la Fundación Jesús Abandonado. / RUBÉN ARAGÓN
José Moreno Espinosa, presidente de la Fundación Jesús Abandonado. / RUBÉN ARAGÓN

José Moreno Espinasa Presidente de la Fundación Jesús Abandonado

CRISTINA HEREDIA

José Moreno, nacido en Caravaca de la Cruz en 1944, es licenciado en Derecho y diplomado en Magisterio. Ingresó en Cajamurcia en 1975, entidad de la que fue subdirector y responsable del departamento de Recursos Humanos durante 18 años. Desde 1994 fue director de la Obra Social de Cajamurcia y posteriormente de la Fundación Cajamurcia. Desde 2015 es presidente del Patronato de la Fundación Jesús Abandonado Murcia.

-¿Cuáles son las áreas de actuación o actividades principales en las que se centra la labor de la Fundación Jesús Abandonado?

-Nuestro fin último es lograr una inclusión plena de todas las personas, y ésta pasa por el acceso a un hogar, algo que proporcionamos a través de viviendas con apoyo, la pensión social o el programa 'Housing First', por ejemplo. Y también por la obtención de un trabajo, labor que llevamos a cabo en nuestro Centro de Empleo y Formación. Siempre decimos que la Fundación Jesús Abandonado es mucho más que dar un plato de comida o una cama, y con el paso del tiempo los perfiles de las personas que atendemos han ido cambiando y son muy diferentes, por lo que la atención integral que realizamos se ha ido adaptando para dar respuesta desde las necesidades materiales, incluyendo el trabajo o la vivienda, hasta la dimensión espiritual de la persona. Las necesidades son muchas, y las personas acuden a nosotros para solicitar un apoyo que no siempre es de tipo económico, alimentario o de acogida, sino que puede ser la falta de un empleo o algo mucho más profundo. Esta atención integral que ofrecemos a todas las personas solo es posible con el apoyo indispensable de toda la sociedad murciana, instituciones y medios de comunicación, que posibilitan que nuestros voluntarios y profesionales puedan realizar su trabajo los 365 días del año.

«Nuestro fin es lograr una inclusión plena, y esta pasa por el acceso a un hogar y un trabajo»

Nuestra vocación es ser el cauce de la generosidad de todos, para ayudar a los que necesitan comer, dormir, inclusión, integración o empleo, canalizar a esas personas que quieren ayudar y que quieren colaborar, bien de manera económica o bien con su tiempo. Sabemos que, aunque no es tarea fácil, es posible dar una solución a la situación de las personas a las que atendemos a través de nuestro Centro de Acogida, del Centro de Día, del Comedor Social, del Centro de Empleo, del área de psicología y psiquiatría dedicada a la salud mental, de la enfermería, del servicio de ducha y ropería, o de los voluntarios de los diferentes servicios o los profesionales podólogos, odontólogos, ginecólogos o los peluqueros, por ejemplo.

-La Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam) colabora con Jesús Abandonado de forma regular, ¿en qué consiste esa colaboración y cómo la valoran?

-Una de las maneras en las que Fecoam y diferentes cooperativas que forman parte de esta federación colaboran es recogiendo en sus instalaciones productos no perecederos de manera periódica que son de gran valor para la Fundación Jesús Abandonado, dado el número de personas que son atendidas en nuestras instalaciones, alrededor de 4.000 personas diferentes al año. En el Comedor Social y el Centro de Acogida nuestros voluntarios y profesionales sirvieron en total 298.910 servicios de alimentación en 2018, con una media de alrededor de 300 comidas y 300 cenas diarias. También, en 2019, firmamos un convenio con Fecoam por el que tratamos de canalizar las personas que ahora mismo están adscritas al área de empleo y formación de Jesús Abandonado, para cubrir puestos de trabajo en las diferentes campañas agrícolas. Todas estas colaboraciones llevadas a cabo desde Fecoam son un ejemplo de su preocupación por las personas más vulnerables de la Región de Murcia, y demuestra que el esfuerzo común y solidario es un valor a difundir y una acción eficaz para la lucha contra la pobreza y la exclusión social, y esperamos que sirva de ejemplo a otras instituciones y entidades para que se sumen a Jesús Abandonado.

«Esperamos que el ejemplo de Fecoam sirva a otras instituciones y entidades para que se sumen a Jesús Abandonado»

-¿Qué relevancia tiene para la Fundación el compromiso de empresas y organizaciones con la labor que realizan?

-El tejido empresarial es muy importante para nosotros, y su colaboración con la Fundación Jesús Abandonado es clave a la hora de prestar unos servicios indispensables a las personas más vulnerables de la Región de Murcia. Queremos la transformación real de la sociedad, y creemos que ayudar a prevenir y acabar con el sinhogarismo es una tarea compartida, que nos afecta a todos, al igual que la Fundación Jesús Abandonado es una labor común, fruto del esfuerzo de todos, incluyendo a las empresas. Afortunadamente, las entidades, asociaciones y empresas de la Región también lo piensan, como es el caso concreto de todos los que forman parte de Fecoam, ya que, gracias a su generosidad y su solidaridad, facilitan nuestra labor diaria. Las empresas colaboran con nosotros de muchas y diferentes maneras, bien a través de donativos en especie o en metálico puntuales o periódicos, apoyando programas o necesidades concretas, o realizando voluntariado corporativo. También existe la posibilidad de que los empleados colaboren con sus donativos sin necesidad de que tengan que realizar transferencias o cargos: sencillamente se les practica una retención en la nómina por el importe y frecuencia que deseen. Una vez más, es necesario resaltar la sensibilidad de las diferentes entidades regionales y de la sociedad murciana en general, que ayudan a que el eslogan de la Fundación Jesús Abandonado, mucho más que comer y dormir, sea una realidad.