Las empresas murcianas se suman al movimiento 'ecofriendly'

Un operario realiza una tarea de lijado. Muebles Montiel/
Un operario realiza una tarea de lijado. Muebles Montiel

Las firmas apuestan por la venta de productos de segunda mano y la creación de nuevos artículos obtenidos a través de residuos

EFQ. murcia

Mantener el medio ambiente, cuidar del entorno y ser conscientes de la importancia de la protección de la fauna y la flora es algo que tienen en cuenta todo tipo de empresas, de diferentes sectores, que se están uniendo a un movimiento social que busca, a través de la Responsabilidad Social Corporativa, incentivar la conciencia ecológica tanto en sus trabajadores como en la sociedad en la que impactan sus actividades.

Aunque la consciencia social sobre la importancia del reciclaje cada vez es mayor, para muchas empresas no es solo una forma de mantener el entorno, sino su propio medio de vida. Bien sea a través de la venta de productos de segunda mano o mediante creación de artículos procedentes de materias primas recicladas, la Región se ha consolidado como un entorno en el que la economía circular, entendida como sistema de aprovechamiento de recursos, se ha consolidado en una amplia variedad de sectores.

De todos los modos de reutilización el más común es, sin duda, la venta de artículos de segunda mano. Estos productos, que pueden ser desde muebles hasta a aparatos tecnológicos, normalmente son restaurados antes de su venta para que lleguen a otro hogar como un artículo nuevo. Este es el caso, por ejemplo, de empresas como Muebles Montiel, que ofrece material de oficina de segunda mano, comprado a grandes empresas o multinacionales, que restauran para dejarlo en perfectas condiciones y venderlo a un precio muy por debajo de su etiqueta original.

Esta forma de actuar es también muy común en empresas de electrónica como PC Componentes, que cuenta en su web con productos denominados 'reacondicionados', es decir, procedentes de devoluciones de clientes o exposiciones que se ponen de nuevo a la venta a un precio inferior al original y que además gozan de dos años de garantía, exactamente igual que los nuevos. Para confirmar su buen estado, los técnicos de la firma los inspeccionan y se aseguran de que contienen todos los componentes y que, además, funcionan a la perfección.

Aunque lo más común es darle una nueva vida a los artículos, las empresas de la Región también han sabido crear nuevos productos a partir de otros. En muchos casos, lo que unos consideran residuos es para otros una mina de oro con múltiples posibilidades, que, a través de distintos procesos, puede transformarse en todo tipo de objetos. Este método de proceder es el que utilizan firmas como el Grupo Segura Ruiz.

La empresa, localizada en Molina de Segura, está dedicada al desestaño de hojalata, material a través del que obtiene un derivado inorgánico que sirve, entre otras funciones, para el tratamiento superficial del vidrio, mejorando sus propiedades de resistencia a la abrasión y a la presión. Sus métodos de producción, símbolo de la economía circular, han sido ampliamente reconocidos, y la firma ha sido condecorada con galardones como el Premio Mercurio a la Industria o el Premio a las Iniciativas Innovadoras en Reciclaje y Sostenibilidad de Ecoembes.