Zukán ya endulza el 60% de la repostería nacional

Marcos Sáez, director ejecutivo (izq.), y Francisco Amorós, director comercial. / javier carrión / AGM
Marcos Sáez, director ejecutivo (izq.), y Francisco Amorós, director comercial. / javier carrión / AGM

La empresa, que figura en el 'Top 10' regional, acomete la construcción de una nueva factoría para impulsar su internacionalización

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZ

Al morder una galleta, saborear un pastel, lamer un helado o beber un refresco piense que es muy probable que su dulzor proceda de Molina de Segura, donde tiene la sede Zukán, firma especializada en edulcorantes naturales que cubre ya el 60% de la demanda nacional de repostería y confitería. Su facturación anual roza los 300 millones de euros, lo que la sitúa en el 8º puesto del ranking empresarial de la Región. Este año invertirá 4 millones en la construcción de una nueva fábrica para diversificar su oferta, con la vista puesta en su salto al mercado exterior, que ya incluye 15 países.

Fundada hace 25 años y con una plantilla de más de 170 trabajadores, la firma Zukán tiene sus oficinas y almacenes en el polígono La Estrella (4.000 m2). De forma anexa edificará una factoría de 10.000 m2 que, a partir del año que viene, se sumará a la que ya tiene en el vecino polígono de El Tapiado (14.000 m2 ) y al centro logístico de Valencia (3.000 m2).

De las nuevas instalaciones saldrán productos semielaborados, tales como siropes, cremas untables o polvos azucarados para helados y pasteles. «No será algo excepcional. Nuestra intención es reinvertir entre 3 y 4 millones de euros anuales en innovación, modernización de instalaciones e incremento de capacidad que permitan nuevas líneas de negocio», indica Marcos Sáez, director ejecutivo de Zukán.

Su facturación roza los 300 millones con la venta de edulcorantes naturales a todas las industrias alimentarias de España

La empresa molinense elaboró el año pasado 140.000 toneladas anuales de edulcorantes, de las que 72.000 correspondieron a sustancias dulces efectuadas a medida de los clientes (jarabes y siropes de sabores, melazas, azúcares líquidos, fondants, sucedáneos de miel, etc.) y las 68.000 restantes, a sacarosa, dextrosa y fructosa en estado sólido (granulado o en polvo). La dirección prevé que tales volúmenes crezcan un 5% durante el presente ejercicio, pese a las actuales fluctuaciones de la materia prima, derivadas de las flojas cosechas de remolacha en Europa (un 30% menos de lo previsto) a las que se suman las trabas comunitarias sobre el azúcar americano (Guatemala, Colombia y Brasil). Ello ha generado un incremento de costes en el sector de en torno al 50% ante precios ya pactados con clientes en muchos casos.

Tres grandes áreas

La producción de edulcorantes se divide en tres grandes partes, que suponen un 30% cada una. Una de ellas va para la industria de bebidas: refrescos, batidos, zumos, néctares, sidras y licores. Otra se centra en los fabricantes de helados, turrones y mazapanes. Y la tercera abarca la repostería y confitería: tartas, pasteles, bollos, galletas, postres lácteos, confites, golosinas... En este último ámbito, Zukán cuenta con una cuota de mercado del 60%, destaca Francisco Amorós, director comercial.

El resto va para industrias conserveras y cárnicas, fabricantes de platos preparados, firmas especializadas en nutrición infantil y deportiva, así como productores de piensos.

La cartera de clientes supera los 5.000, desde fabricantes de galletas, yogures y refrescos hasta pastelerías y conserveras

La cartera de Zukán suma más de 5.000 compradores, que van desde grandes fabricantes de postres hasta franquicias de pastelerías y panaderías. Como novedad, a los clientes se están sumando apicultores, ya que la empresa ha incorporado a su oferta alimentos para abejas (Apipasta y Apimix). Tales productos han suscitado fuerte interés en Estados Unidos, lo que puede servir de cabeza de desembarco en el mercado norteamericano.

Sin calorías

Otra línea de negocio incipiente de Zukán es la oferta de edulcorantes sin calorías que no requieran sustancias artificiales. Para ello comercializa desde hace un año Fosvitae, un producto a base de fibra soluble procedente de la caña de azúcar. Se trata de un fructooligosacárido que, además de aportar dulzor de forma natural y sin rastro de azúcar, favorece el tránsito intestinal y ayuda a la eliminación de toxinas del aparato digestivo. Igualmente es un potenciador de aromas y sabores cuando se añade a productos elaborados a base de frutas.

Sus nuevos productos para nutrición de abejas atraen el interés de apicultores de Estados Unidos

El 'handicap' es su coste, de tres a cuatro veces superior al del azúcar refinado. Aun así, la respuesta está siendo buena. «Cada vez más consumidores son conscientes de que deben pagar más por edulcorantes sin calorías», señala Francisco Amorós.

Los principales compradores de Fosvitae son los fabricantes de refrescos, zumos y alimentos dietéticos tanto de España como de Italia, Francia, Grecia y Reino Unido. De momento supone el 2% de las ventas de Zukán, que pretende elevar ese porcentaje al 15% a medio plazo.

En cuanto a la internacionalización de su actividad, la dirección de Zukán tiene el ojo puesto en Oriente Medio, África y Norteamérica, donde ya tiene una veintena de grandes clientes. Para ello participa en ferias internacionales. Esta semana ha sido en Africa Food Manufacturing (El Cairo). Las siguientes serán Vitafoods (Ginebra) y Food Ingredients Europe (París). España se ha quedado pequeña para su crecimiento.