El valor de lo regional

El valor de lo regional

Calidad, variedad, conocimiento e infraestructuras. La venta de productos en el extranjero consolidan la marca 'made in Murcia' como un referente en desarrollo e innovación

El buen hacer de las empresas murcianas es un valor que traspasa fronteras. La Región de Murcia, punta de lanza en sectores como el agroalimentario, el tecnológico, el industrial, el educativo y el gastronómico, entre otros, va ganando cada vez más peso en los mercados internacionales gracias, principalmente, a su capacidad de innovar, su amplio catálogo y su trazabilidad siempre bajo principios de calidad.

En este sentido, los productos con la etiqueta 'made in Murcia' adquieren más espacio en los lineales internacionales, dando valor a la Región como una comunidad con un gran capital humano y elevados niveles de I+D+i. Así, las exportaciones durante el primer trimestre de 2019 registraron 2.561 millones de euros, lo que supone un aumento del 2% con respecto al mismo periodo del año anterior.

La huerta de Europa

Entre los muchos ámbitos que destacan tanto a nivel internacional como nacional, el más reconocido es sin duda el hortofrutícola. Melones, sandías, cítricos y lechugas, entre otros, son los productos alimentarios que se demandan fuera de las fronteras españolas. El buen clima, la capacidad de gestión del agua y el amplio capital humano han ayudado a convertir este ámbito en uno de los motores económicos más importantes. A pesar de su escasez de recursos, las empresas de la Región han sabido convertirse en la 'huerta de Europa' y ser un referente a través de desarrollo, investigación y presencia en ferias del sector tan importantes como Fruit Attraction en Madrid y Fruit Logistica en Berlín.

Según datos de Proexport, en la última década la venta de estos productos al extranjero han aumentado un 43%, al pasar de 1,7 millones de toneladas en 2008 a más de 2,5 en 2018. El pasado año, además, se superaron por primera vez los 2.500 millones de euros en frutas y hortalizas exportadas.

Grandes barricas

Los vinos de las distintas denominaciones de origen presentes en Murcia han adquirido con los años un notable crecimiento. Bullas, Yecla y Jumilla han posicionado a la Región dentro del mapa de vinos a nivel nacional e internacionales y la han situado como una de las tierras con más tradición vitivinícola, gracias principalmente al sabor distintivo que tiene en el paladar. Prueba del buen hacer de estas firmas son los resultados económicos que atesoran, que ya convierten a este sector como un imprescindible murciano.

Entre enero y agosto de 2018, los vinos murcianos consolidaron su fuerza con 127.460.970 euros de facturación, un 10,8% más con respecto al mismo período del año anterior, según datos del Icex. De estas tres denominaciones de origen, en los ocho primeros meses de 2018 salieron hasta el extranjero 79,3 millones de litros de vino que supusieron 59,54 millones de euros facturados.

Alimentos de primera

La industria alimentaria es otro de los puntos fuertes del engranaje económico murciano. Carnes, chucherías, embutidos o quesos son algunos de los productos que se pueden ver en los lineales extranjeros y que han traspasado fronteras.

Las empresas regionales de este sector continuaron en 2018 dando alegrías cuando alcanzaron, entre enero y mayo, los 868 millones de euros, un 4% más que en la misma etapa del año anterior. En este periodo, la Región se consolidó como la tercera más exportadora de toda España.

El mueble repunta

Aunque no es tan conocido este ámbito, Murcia también es sede de numerosas empresas del mueble que destacan en el extranjero por la calidad de sus materiales y sus acabados. Así, la venta de estos artículos fuera de las fronteras ha experimentado un ascenso de un 12,6% durante los primeros tres meses de 2019, según los datos aportados por la Asociación nacional de Industriales y Exportadores de Muebles de España (Anieme).

Este esperanzador dato ha consolidado un cambio de tendencia respecto a 2018, cuando las ventas en el extranjero sufrieron un descenso del 6,8%, una tónica que se venía notando desde 2009 debido a los efectos que tuvo la crisis sobre el sector.

Estas buenas cifras que está atesorando el sector se deben, en gran parte, al aumento considerable de las ventas en Francia. El país vecino se ha convertido en el principal mercado para las firmas de todo el país. En concreto, los franceses compraron muebles españoles valorados en 161 millones de euros, de los cuales, casi nueve millones fueron para las empresas murcianas.