Trabajo registra cuatro denuncias por el incumplimiento del control de horarios

María Andreu, Francisco Javier Rojas, Javier Blasco, Diego Martínez Rafecas, Víctor Tatay, Federico Durán y Andrés Sánchez, instantes antes del inicio de la jornada celebrada ayer en Fremm. / V. VICÉNS / AGM
María Andreu, Francisco Javier Rojas, Javier Blasco, Diego Martínez Rafecas, Víctor Tatay, Federico Durán y Andrés Sánchez, instantes antes del inicio de la jornada celebrada ayer en Fremm. / V. VICÉNS / AGM

El jefe de Inspección de la Región advierte de que las empresas «deberían implementar el sistema de registro» porque en septiembre la norma se aplicará «con todo rigor»

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

Parecen pocas, pero son. La Inspección de Trabajo de la Seguridad Social (ITSS) de la Región tiene contabilizadas cuatro denuncias por la inexistencia de control de horarios desde la entrada en vigor el pasado 12 de mayo del Real Decreto Ley 8/2019 de 8 de marzo por el que se regula el registro de la jornada laboral. En concreto, tres corresponden a denuncias individuales de trabajadores y una colectiva. Así lo reconoció ayer el inspector jefe, Diego Martínez Rafecas, en su intervención en la jornada 'Nuevas obligaciones laborales para la empresa', organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), el despacho Garrigues y Adecco. Más de 200 directores y responsables de recursos humanos se dieron cita en el salón de actos de la patronal del metal Fremm.

Martínez Rafecas puntualizó que «hemos de dejar claro que estamos hablando de una norma que aún no estamos aplicando como tal desde la Inspección», empezando porque unos entienden que el plazo de adecuación de dos meses no arrancó con la aprobación de la modificación legal sino cuando comenzó a aplicarse hace tres semanas. En su opinión, que dijo es «a título personal», por lo que no supone el criterio del organismo público, ni de los funcionarios, «es una norma, por ahora, vaga y escasa; al decir que la empresa garantizará ahora mismo un registro de jornada en su totalidad contabilizando horas y lugares exactos». Por ello, se preguntó: «¿Qué pasaría en caso de realizar inspecciones esta semana o la que viene?»; a lo que respondió: «Aunque la norma es de obligado cumplimiento, en términos de sentido común, y siempre y cuando no se adviertan situaciones de abuso de derecho, pueda aplicarse la norma con cierta laxitud, dejando claro que desde septiembre ya no habrá ninguna excusa para su exigencia con todo su rigor».

Según el máximo responsable de la Inspección de Trabajo, «todo en lo que no se lleve a cabo una trazabilidad y un rastreo de los horarios puede conllevar problemáticas». Por ello, insistió en que «es aconsejable, aunque no exista la obligación en este caso, de que la puedan llevar a cabo también los cargos de alta dirección, pues serviría como primer ejemplo para los trabajadores».

Cualquier método «fiable»

Y para hacerlo efectivo «será válido cualquier sistema o medio, en soporte papel o telemático, apto para cumplir el objetivo legal, esto es, proporcionar información fiable, modificable y no manipulable a posteriori, ya sea por el empresario o por el propio trabajador», concluyó.

La directora de APD en la Región, María Andreu, quien inauguró la cita junto al director regional de Adecco en la Región y la Comunidad Valenciana, Víctor Tatay, y el secretario general de la Federación Regional de Empresarios del Metal (Fremm), Andrés Sánchez, señaló que «todas las nuevas normativas y regulaciones están desvirtuando esa confianza que debe existir entre el trabajador y la empresa». Por su parte, Tatay indicó que «la nueva legislación plantea muchos desafíos, de igual manera que siembra una serie de dudas sobre cómo influirá en el mercado laboral».

Javier Blasco, director jurídico del Grupo Adecco, se refirió a la conexión de la reformas laborales recientes en materia de control horario e igualdad con los nuevos derechos digitales reconocidos en la Ley de Protección de Datos, apuntando «al necesario equilibrio entre la conexión y desconexión digital y las diversas fórmulas de teletrabajo y trabajo flexible», siempre desde la corresponsabilidad, «garantizándose además la protección de la salud y los derechos laborales en materia de control de jornada».

Y Francisco Javier Rojas, socio del departamento laboral de Garrigues en Murcia, apuntó que «la nueva regulación de los planes de igualdad determina que los preexistentes con los que pueden contar las empresas deban ser revisados».

«El coste laboral se va a incrementar ante reformas con pocas certezas»

El catedrático de Derecho del Trabajo y Of Counsel de Garrigues, Federico Durán, hizo un repaso general, ayer durante su ponencia sobre las últimas reformas legales en el terreno laboral, así como a los cambios que están por llegar. Y se mostró muy crítico con las mismas, manifestando que encierran «unas pocas certezas y muchas dudas a la hora de aplicar obligaciones como el registro de jornada o el nuevo régimen jurídico de las medidas, como la concreción horaria en la empresa para la conciliación de los trabajadores».

Durán cuestionó si las empresas «van a ser capaces de resistir todo el incremento del gasto con esos cambios», a lo que añadió las medidas impulsadas por el Gobierno en los últimos consejos de ministros, los llamados 'viernes sociales', que calificó como «orgías del gasto».

Igualmente, significó ante los presentes que «el coste laboral se va a incrementar, tanto de forma directa -como ocurre con la subida del salario mínimo-, como indirecta, vía cotizaciones a la Seguridad Social, así como otras adicionales».

Más