«Sorprende no obtener un mejor resultado con las leyes de simplificación y aceleración»

José María Albarracín. / J. Carrión
José María Albarracín. / J. Carrión

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

El presidente de la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (Croem), José María Albarracín, reconoce a 'La Verdad' que «sorprende no obtener un mejor resultado» en el balance de los cambios de domiciliación de sociedades mercantiles, «todavía más, al contar con las leyes de simplificación y aceleración empresarial puestas en marcha en la Región». Una circunstancia que «nos obliga a analizar las razones», por lo que manifiesta que van a pedir a la nueva consejera de Empresa, Industria y Portavocía, Ana Martínez Vidal, «la puesta en marcha de la Comisión de Evaluación de ambas leyes para ver qué hay que mejorar y pensar qué tenemos que seguir ampliando de cara a la futura Ley de Inversión Empresarial», la nueva normativa que impulsará el Ejecutivo autonómico.

«Se trata de contar con un marco adecuado para que no solo no se vayan las empresas, sino para que podamos atraer a muchas más», advierte el máximo representante de la patronal murciana. En este sentido, añade que «a los empresarios no nos preocupan estos datos puntuales, pero sí que nos ocupan a la hora de buscar medidas para mejorar, permitiendo agilizar los procesos administrativos». De esa forma, «conseguiremos ser un polo de atracción de inversiones», insiste.

Un factor relevante, sobre el que hace especial hincapié, también se refiere a «las políticas fiscales», especialmente en un contexto de mayor competencia entre regiones, y bajo la sombra de mayores riesgos ligados a las barreras comerciales, la inestabilidad política, y las tensiones geopolíticas, como el 'Brexit'.

Al respecto, Albarracín alerta de que a la propia pugna entre las comunidades españolas a la hora de atraer mayores inversiones, sobre todo, para un desarrollo industrial de mayor valor añadido, hay que sumar la apuesta de países cercanos competidores, como es el caso de Portugal, que «está siendo muy agresiva con sus medidas fiscales para captar a empresas».