J.R. Sabater, vinagres que dejan el mejor sabor de boca

J.R. Sabater, vinagres que dejan el mejor sabor de boca

Comercializa su gama bajo la marca Merry en más de 35 países, gracias a su compromiso por la tradición y la innovación continuada

B. MAESTRE.murcia

La tradición y la innovación continua tienen un ensamblaje perfecto, como el mecanismo de un reloj suizo, en la actividad de J.R. Sabater, empresa especializada en la fabricación y envasado de vinagres, siropes y otros aderezos. Sin olvidar sus orígenes ni los pasos bien dados, demuestra una capacidad natural para adaptarse a los nuevos tiempos y adelantarse a las demandas de los mercados, gracias a su amplitud de miras y apuesta por el I+D.

La compañía nació en 1976 y en todo este tiempo, más de 40 años, ha llevado la calidad y el servicio por bandera, lo que le ha permitido situarse en la primera línea del sector. Su producción se complementa con las dos plantas de fabricación y envasado ubicadas en Cabezo de Torres y Jerez de la Frontera, y ambas integran laboratorios de control de calidad propios.

Comercializa su amplia y variada gama bajo la marca Merry en España y el extranjero, siendo el vinagre de vino el producto estrella, con formatos para todos los públicos: las monodosis para el canal de la restauración, las garrafas de cinco litros para la hostelería y las botellas de un litro para los hogares. Igualmente, se ha convertido en el compañero ideal de otras muchas industrias, a las que se suman la conservera, higiene o agricultora, también con soluciones y envases específicos.

Un paso adelante

J.R. Sabater tiene una fuerte presencia en el comercio exterior desde hace cuatro años, cuando comenzó su proceso de internacionalización. Arriesgó y los resultados le están respaldando con creces, ya que las decisiones bien tomadas, junto a una gama de primera calidad y una gestión inmaculada, conducen a la consecución de los objetivos. En la actualidad, la marca exporta sus productos a más de 35 países y, además, prevé invertir más en esta línea de negocio para seguir mejorando día a día y, así, «poder aspirar a lo máximo posible», aseguran desde la dirección de la empresa.

Este plan estratégico, que va dirigido a las grandes empresas y cadenas de la distribución, incluye las mismas líneas maestras que su modelo de actuación en el mercado nacional: calidad, transparencia, servicio e innovación continua, lo que «nos convierte en el socio ideal a largo plazo para cualquier proyecto en España y el extranjero», explican.

De su tiempo

J.R. Sabater forma parte del grupo de empresas inteligentes de la Región de Murcia, gracias a su apuesta por la innovación y la transformación digital, dos imprescindibles en plena cuarta revolución industrial para garantizar el crecimiento empresarial. Precisamente, su cadena de producción, que va desde la fermentación de las distintas materias primas hasta el embotellado, está informatizada y automatizada para poder sacar el máximo provecho a la última tecnología.

Además, el 20% de su equipo humano ocupa cargos relacionados con los departamentos de calidad e I+D+i, con la finalidad de estar a la vanguardia en la industria alimentaria. Todo este esfuerzo inversor ha propiciado que sea en la actualidad un referente en su sector con una capacidad productiva que supera los 60 millones de litros.

Un producto, distintos usos

El vinagre es un producto polivalente, ya que igual sirve para la gastronomía que como desinfectante, pasando por artículo de aseo personal, entre otras funciones. Por ello, tiene una alta demanda en diferentes industrias, más aún si es de la marca J.R. Sabater, que cumple con los estándares de calidad que solicita el mercado y dispone de una amplia gama de productos a granel para todas ellas.

Por ejemplo, el canal de la alimentación utiliza este ingrediente para elaborar productos manufacturados como mayonesas, salsas o platos precocinados; la moda para fijar los colores en las telas o sacar manchas difíciles, y la química para fabricar potentes limpiadores.