La MCT reivindica el valor y la preservación del agua, la salud y el medio ambiente

Instalación solar fotovoltaica en depósito de Rabasa (Alicante). MCT/
Instalación solar fotovoltaica en depósito de Rabasa (Alicante). MCT

La ONU estableció este día mundial con la finalidad de fomentar la conciencia ciudadana y las actitudes proactivas para su preservación

S. T.cartagena

La Mancomunidad de los Canales del Taibilla (MCT) es un organismo autónomo adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica, creado en el año 1927, cuya finalidad es el abastecimiento en alta a más de 80 municipios que se localizan en tres comunidades autónomas (Región de Murcia, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana) y dos demarcaciones hidrográficas, (Demarcación Hidrográfica del Segura y del Júcar). La población abastecida es aproximadamente de 2.400.000 habitantes, que en época estival se aproxima a 3.100.000.

Este organismo se suma a la celebración de este día y reivindica el valor del agua, la salud y el medio ambiente.

Como organismo público centra su visión en los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) marcados por la agenda 2030, destacando, de entre los 17 objetivos, aquellos relacionados de forma más directa con su función y que apelan a la 'Salud y el Bienestar' (tercer objetivo); el 'Agua limpia y Saneamiento' (sexto objetivo) y la 'Energía asequible y no contaminante' (séptimo objetivo).

La gestión de los diferentes recursos hídricos procedentes del río Taibilla, en sus inicios, posteriormente del Trasvase Tajo Segura y más recientemente la desalación, supone un reto importante para garantizar el agua de forma segura, asequible y de calidad, y ello de forma sostenible y desde una perspectiva integrada.

A lo largo de su dilatada historia, la MCT ha ido desarrollando una red y un sistema de explotación y funcionamiento (captación, tratamiento, conducción y almacenamiento en depósitos de reserva) que garantizase en cada momento el abastecimiento humano y el desarrollo de las poblaciones que integran su área de influencia.

El sistema actual requiere de una gran flexibilidad para optimizar los recursos disponibles en cada momento, pasando de un sistema ramificado a un sistema mallado que permite una gran versatilidad y una mayor eficiencia y optimización de los recursos.

El impacto del cambio climático y sus posibles efectos en la disponibilidad de recursos determina un nuevo enfoque en la gestión, estableciendo medidas de adaptación frente a diferentes escenarios en las fuentes de recursos hídricos, con el objetivo de garantizar y dar respuesta a las necesidades de la población.

En este proceso también es fundamental considerar la gestión hídrica con la huella de carbono y la eficiencia energética. Agua y energía son dos aspectos que han de considerarse desde la perspectiva de la gestión sostenible.

La MCT está desarrollando en estos momentos un plan de reducción de huella de carbono, cuyo objetivo es alcanzar en 2030 una reducción del 40% de las emisiones de CO2 asociado a su consumo eléctrico, potenciando las fuentes de energía renovables, fundamentalmente la energía fotovoltaica y la hidráulica.

También el nuevo paradigma de la economía circular aplicada al agua contribuye a una gestión más sostenible y eficiente, dejando atrás los patrones de consumo de usar y desechar y fomentando la reutilización de las aguas residuales y la eficacia en los sistemas de gestión del agua, del ciclo urbano del agua y de la implantación de soluciones basadas en la naturaleza.

Para incorporar sistemas de ahorro y aprovechamiento del agua, la MCT apuesta por concienciar acerca de la necesidad, de la importancia vital del agua y de su consumo responsable.

El día mundial del medio ambiente que se conmemora cada 5 de junio, continúa la MTC, ha de servir de recordatorio y de motivación para ello.