Pasdulce apuesta por la calidad de sus productos más tradicionales

Exterior de las naves de la empresa. Pasdulce/
Exterior de las naves de la empresa. Pasdulce

EFQ.MURCIA

Pasdulce nació hace 34 años, una empresa familiar fruto de la unión del buen hacer pastelero de Martín Martínez y de la experiencia comercial de José Abellán Quintana, aunque comenzó su andadura familiar a partir de 1950.

Actualmente está dirigido por la segunda generación, bajo su marca comercial Don Dulce. Distribuye a multitud de domicilios de ámbito nacional e internacional, así como a infinidad de bares, cafeterías y negocios dentro del sector hostelero.

Don dulce ofrece una gran oferta gastronómica, empezando por productos típicos de la zona como es el sequillo, de origen árabe, una pasta seca a base de harina, huevo y aceite, bañado por un merengue seco. Su sabor es bien conocido en la Región de Murcia, pueblos limítrofes de Alicante y también en Valencia y Albacete. Este dulce típico artesanal se distribuye por todo el territorio nacional, son los únicos fabricantes de este sector que han automatizado el proceso de producción de este dulce.

Desde sus orígenes, también fabrica magdalenas bajo una receta tradicional, pero con un proceso de producción mejorado. Además, la empresa produce mini magdalenas que se sirven como cortesía para acompañar al café y de esta forma tener un detalle con cliente, el cual lo agradece y le hace volver en busca de su café 'acompañado'. Hoy en día es uno de los dulces estrella de este negocio.

Disponen de distintas variedades, pero la mini magdalena con pepitas de chocolate es, sin duda, el producto más reclamado por sus clientes. Con gran cantidad de chocolate belga muy bien integrado en la masa, consiguen un producto que a día de hoy no tiene competencia alguna.

Se trata de un producto de experta creación, gracias a la mezcla de materias primas utilizadas y a la trazabilidad implantada en la empresa que permite controlar el producto en todo momento durante su fabricación.

Este negocio apuesta por la calidad tanto en sus ingredientes como en sus procesos, siempre abalados por las normativas de calidad europeas en materia d seguridad alimentaria, como es la IFS o la ISO 9001:2015.

Gracias a las líneas de envasado que poseen, logran ofrecer sus amplia gama de productos con higiene e inocuidad al consumidor.