El Parador de Lorca apuesta por la historia y la gastronomía de la Región

El Parador de Lorca se encuentra en un entorno idílico. P.L.. /
El Parador de Lorca se encuentra en un entorno idílico. P.L..

Favorece el turismo local con su amplia oferta de servicios de descanso y visitas guiadas a los restos arqueológicos de la zona

EFQ.MURCIA

El Parador de Lorca, situado en un entorno idílico, es todo un referente del turismo en la Región. Ubicado dentro del recinto del castillo del municipio y asentado sobre ruinas judías y musulmanas, este complejo ofrece un viaje a través del tiempo en el que presente y pasado se fusionan en un mismo espacio.

En su amplio catálogo de servicios, el Parador de Lorca cuenta con restaurante, salones de celebración, piscina, spa y una variada oferta de actividades paralelas que hacen de la estancia una experiencia sin parangón. En este sentido, «los paradores están muy diferenciados en cuanto a la calidad de lo que ofrecemos y al servicio. Estamos totalmente volcados con el cliente y eso es algo que no se encuentra en otros establecimientos.

De hecho, tenemos un amplio número de clientes fidelizados que nos indican que vamos por buen camino y que estamos ofreciendo lo que al cliente le gusta», apunta Pedro Carreño, gerente del establecimiento

Abiertos desde 2012, los profesionales del Parador de Lorca continúan desde entonces en continuo aprendizaje intentando siempre «ser los mejores, porque como parador tenemos el listón muy alto. Lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Estar en una empresa con más de 90 años y seguir el mercado implica que todos los días aprendemos algo y que no podemos bajar la guardia», destaca Carreño.

La estancia en uno de estos espacios no solo está centrada en la comodidad y el confort, sino que en la experiencia general también cuentan las posibilidades del entorno para atraer al turista y ofrecer mucho más que descanso y comodidad. Para satisfacer también las inquietudes culturales de sus huéspedes, el Parador de Lorca realiza visitas guiadas dentro de sus instalaciones, que está asentado en un enclave musulmán e incluye también una sinagoga descubierta durante su construcción.

«Estas actividades es algo que los clientes valoran, porque tenemos una amplia variedad de rutas dentro del propio parador para mostrar los yacimientos arqueológicos de Lorca. Aportamos ese granito de arena para que los que vienen a relajarse también conozcan el legado histórico y arqueológico que tenemos aquí», apunta Carreño.

La amplia oferta de descanso que ofrece el Parador de Lorca no deja de lado la gastronomía. El establecimiento dispone en sus instalaciones del restaurante Helios, en el que se pone en valor la cocina regional a través de materias primas primera calidad, siempre sin olvidar la innovación culinaria en sabores, técnicas y formatos. «Murcia es una región muy rica en cuanto a su gastronomía. Ofrecemos productos de la tierra en toda nuestra carta, pero también incluimos platos en los que nuestro equipo de restauración aporta cierta creatividad y novedad para que nuestros comensales, tanto de la tierra como extranjeros, puedan degustar no solo la cocina local sino también otras elaboraciones más internacionales».

Con el fin de complementar la experiencia que estos platos aportan en el paladar, el Parador de Lorca abre en verano con una increíble terraza con vistas al valle del Guadalentín. En ella se puede disfrutar de las mejores recetas de la Región al mismo tiempo que se vislumbran las vistas más cercanas al castillo del municipio.

Temas

Lorca