Gregal, calidad y tradición como forma de vida desde 1979

Socios de la cooperativa Gregal, con las autoridades asistentes a la celebración. Arriba el consejero de Agricultura, Antonio Luengo, durante su intervención en el acto. / GREGAL
Socios de la cooperativa Gregal, con las autoridades asistentes a la celebración. Arriba el consejero de Agricultura, Antonio Luengo, durante su intervención en el acto. / GREGAL

La empresa agroalimentaria del Campo de Cartagena celebra su 40 aniversario a la cabeza de la innovación y apostando por la investigación y los últimos sistemas de producción sostenible

CRISTINA HEREDIA

La cooperativa agroalimentaria Gregal, situada en el Campo de Cartagena, celebra este 2019 los cuarenta años de su nacimiento, incorporando cada día nuevas técnicas de cultivo orientadas a conseguir una agricultura medioambientalmente más sostenible.

Para conmemorar estas cuatro décadas, el pasado fin de semana la cooperativa congregó al equipo de la empresa, socios y autoridades, en un acto en el que se entregaron diferentes reconocimientos y se puso en valor el esfuerzo y trabajo realizado por la cooperativa desde su fundación.

Entre los asistentes se encontraba el consejero de Agricultura, Antonio Luengo, y el delegado del Gobierno en la Región, Francisco Javier Jiménez, entre otros. Gregal nació en 1979 con la unión de cinco agricultores del Campo de Cartagena bajo el nombre de SAT Santa Cruz, que se transformaría en Gregal Sociedad Cooperativa en 1993). El objetivo inicial de la firma agroalimentaria era «facilitar la defensa de sus productos ante un mercado cada vez más competitivo. Desde su fundación y con no poco esfuerzo, la cooperativa ha pasado de los cinco socios iniciales a los 141 actuales, y de las doscientas cuarenta hectáreas de cultivo de los primeros años a las más de dos mil ochocientas que hoy cultivan sus socios», explica Felipe López, gerente de Gregal.

Actualmente está presidida por Antonio Aparicio y cuenta con un consejo rector formando por diez miembros, encargados de tomar las principales decisiones que afectan al funcionamiento de la empresa. Además de esta representación de todos los agricultores de la cooperativa, la empresa cuenta con una gerencia que lleva a cabo el día a día de la firma con el apoyo de la junta rectora.

Los principales productos comercializados por Gregal son lechuga Iceberg, apio, apio stick, brócoli, coliflor, col picuda, calabacín y patata. Además, en la temporada de verano produce melón Galia, Cantaloupe, amarillo, Piel de Sapo y pimientos.

La firma agroalimentaria cuenta con un volumen de negocio anual de 91 millones de kilos y una facturación superior a los 62 millones de euros.

Los productos de Gregal se comercializan en diferentes países de la Unión Europea, como Alemania, Reino Unido, Suiza, Italia, República Checa, Holanda, Bélgica, Irlanda, Noruega, Finlandia, Dinamarca, Suecia, Austria, Polonia, Francia y Grecia, entre otros. Como explican desde la cooperativa, «la misión de Gregal es atender las necesidades de sus clientes, proporcionándoles servicios y productos de calidad respetuosos con el medio, asegurar a sus socios la comercialización y la mejor rentabilidad de sus productos y a sus empleados la posibilidad de desarrollar sus competencias profesionales». Gregal cuenta con más de 300 trabajadores fijos, y 250 trabajadores eventuales que cada año ayudan a la elaboración de unos productos de la más alta calidad.

«En un sector con un futuro bastante incierto, podemos decir que en Gregal existe un relevo generacional importante y actualmente hay un gran número de jóvenes agricultores que han sucedido o se están incorporando a las explotaciones de sus padres o familiares», remarcan desde la firma del Campo de Cartagena.

Otro de los puntos fuerte de Gregal es su apuesta decidida por la investigación y la innovación, buscando siempre los sistemas más avanzados y sostenibles para el entorno. En este sentido, Gregal forma parte de la Cátedra de Agricultura Sostenible desde sus inicios.

Como explica Felipe López, «hemos sido uno de los precursores de su nacimiento junto con los demás integrantes de la misma. Desde su constitución, hemos estado presentes en las diferentes reuniones mantenidas y hemos participado en la toma de decisiones en cuanto a las actividades que se han celebrado hasta la fecha».

«Desde Gregal, consideramos como un aspecto muy positivo colaborar y trasladar los problemas de nuestro sector al mundo de la investigación y, en este caso, a la Universidad Politécnica de Cartagena como herramienta útil y necesaria para buscar soluciones y conseguir que nuestras producciones sean cada día más sostenible agroambientalmente».

Así, en la cooperativa implementan técnicas de cultivo para promover la agricultura sostenible, «nos implicamos desde el inicio, por ejemplo, con la elección de la variedad de semilla adecuada que contribuya a reducir la cantidad de aplicaciones de fertilizantes o fitosanitarios. También realizamos estudios tipológicos de suelo laboreando con maquinaria adecuada para mantener o, en su caso, mejorar la estructura del suelo evitando la compactación. Además, realizamos rotación de cultivos y otorgamos especial prioridad a los métodos culturales y biológicos para el control de plagas, así como una adecuada gestión de residuos agrícolas a gestor final autorizado, entre otras actuaciones».

«Para las necesidades de riego, se utilizan los pronósticos de evotranspiración y precipitación de las estación más cercana mediante el programa SIAM. Nuestro departamento técnico realiza seguimientos continuos de las parcelas de los cooperativistas, elaborando planes de fertilización por zonas y por productos con las directrices del código de buenas prácticas agrícolas de la Región. Por supuesto, todo nuestro sistema de riego es por goteo y ahora estamos incorporando avances técnicos como la instalación de sondas con tensiómetros para recoger la información 'online' de la parcela y conseguir reducir el consumo de agua y aporte de fertilizantes a la planta. En Gregal tenemos presente que nuestros cultivos deben ser agroambientalmente sostenible», subraya el gerente de Gregal.