La expansión de las franquicias murcianas se frena en seco

Establecimiento de Smöoy, una de las franquiciadoras más emblemáticas de la Región. / lv
Establecimiento de Smöoy, una de las franquiciadoras más emblemáticas de la Región. / lv

El número de establecimientos se estanca en 638 tras el 'boom' de los últimos cinco años

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZ

Muchos emprendedores buscaron, con la salida de la crisis y la reactivación del consumo, dar su primer paso de la mano de una firma experimentada que sirviera de 'paraguas' comercial. Tal necesidad impulsó la creación y expansión de las franquiciadoras murcianas en el último lustro, tendencia que parece haber tocado techo con los 638 establecimientos que sumaban a inicios del presente ejercicio, 40 menos que doce meses antes.

Antes de la crisis había cinco franquiciadoras . En 2011 pasaron a ser diez. Ahora suman veinticinco, cuyos ingresos conjuntos ascendieron a 114.591.000 euros el año pasado, según la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), lo que supone un retroceso del 1,8% respecto al ejercicio anterior, cuando se llegó al máximo (116.720.000 euros) tras un vertiginoso crecimiento (en 2013, la facturación fue de 69.256.000 euros).

DOS REFERENCIAS

114,5
millones de euros facturaron las 25 franquiciadoras de la Región el año pasado, un 1,8% menos que en el ejercicio anterior.
1.580
trabajadores fijos es la plantilla conjunta de los 638 establecimientos franquiciados bajo enseñas murcianas, tanto en España como en el resto del mundo.

El freno también se ha sentido en el empleo. Tras abrir 153 establecimientos bajo enseñas murcianas durante el bienio 2016-2017, los 638 existentes hoy día tanto en la Región como en el resto de España y el extranjero suman 1.580 puestos fijos, un 5,3% menos que hace un año.

Varias franquiciadoras han optado por arraigarse entre los consumidores de otros países, como Smöoy y Llaollao (yogures helados), Fini (golosinas) o Mangas (sastrerías).

Otras se están expandiendo en otras provincias como One Telecom (servicios de telecomunicaciones y TV), Queens (moda femenina), Dörett (moda infantil), Smartphoneland y Mooby (ambas centradas en móviles), Tecnyshop (productos y accesorios tecnológicos), La Colegiala (panaderías), El Barril del Tapeo (hostelería), Fragances of the World (perfumerías), Lidercasa (sector inmobiliario), Brújula (alquiler de 'scooters') o Marvimundo y Color Q (ambas especializadas en cosmética), entre otras.

Aun así no han logrado rellenar el 'boquete' dejado por Redyser Transporte. Especializada en paquetería urgente, era una de las franquiciadoras más dinámicas de Murcia, pero fue absorbida en febrero de 2018 por el grupo holandés General Logistics Systems, filial europeo de Royal Mail, el monopolio estatal de correos de Reino Unido.

En espera de su turno

Al menos 39 empresas regionales que aún no cuentan con franquiciados ofrecen su imagen corporativa para emprendedores, según consta en los registros de la Dirección General de Comercio Interior. Serán las siguientes si la economía y el consumo se animan lo suficiente.

En España operan 1.376 redes de franquicias (1.130 de origen nacional y 246 extranjeras), cuyos 77.397 establecimientos facturaron el año pasado 27.707 millones de euros (-0,4%), según AEF. Proporcionan trabajo fijo a 293.872 personas.

Franquiciar un negocio significa 'vender' una idea que funciona a un precio asequible. El perfil más frecuente es el autoempleo, con el 52% de los casos, informa Tormo Franquicias Consulting. Esto es, personas que emprenden con sus ahorros, con su indemnización por despido, con la capitalización del seguro de desempleo o con un préstamo bancario.

A ellas se suman exdirectivos que desean reconvertirse en empresarios y suponen el 23% del total. También entran con fuerza inversores que buscan destino a un capital que no les está rindiendo como quieren en el mundo de las finanzas. Constituyen el 18% de los casos.

Inversiones y cánones

La AEF asegura que pueden ponerse en marcha pequeños negocios en locales de entre 50 y 100 m2 con menos de 30.000 euros. El extremo serían los servicios que se prestan por internet, donde la inversión mínima puede rondar los 3.000 euros.

Pero si se busca amparo bajo una enseña veterana, la cosa cambia. Tormo Franquicias Consulting indica que la inversión media de apertura de un modesto establecimiento bajo una marca consolidada se sitúa en 43.000 euros (una cafetería, parafarmacia, ludoteca, perfumería, heladería o academia de idiomas, por ejemplo). Solo uno de cada cinco emprendedores está en condiciones de dedicar más de 100.000 euros, que es lo que suelen requerir muchas cadenas de tiendas de moda, alimentación y tecnología situadas en centros urbanos y zonas comerciales, así como bares, talleres para automóviles, ópticas y pastelerías. Ya por encima de 200.000 euros figuran supermercados, clínicas dentales o restaurantes.

Los cánones de entrada ('peajes' para obtener las enseñas) se han contenido a fin de que no sean barrera para asociados potenciales, indica Barbadillo y Asociados. En su lugar aumenta el porcentaje de matrices que no cobran royalties ni canon de publicidad y que prefieren obtener sus ingresos a través del margen comercial que obtienen como proveedoras.

Mejor si hay menos riesgo

No todo es color de rosa. Si una franquiciadora cierra o quiebra, el más perjudicado es quien se ha acogido a la marca; sobre todo si ésta queda tocada por algún caso de fraude o estafa. Como su acuerdo con la cadena es mercantil y no laboral, no podrá acudir al Fondo de Garantía Salarial. Si pone una demanda por daños y perjuicios, no está claro quién va a resarcirle aunque tenga razón. Cuando los dueños de una franquicia se declaran insolventes y van a concurso, los asociados no encabezan la lista de acreedores. Antes están la Seguridad Social, Hacienda, los trabajadores contratados por la matriz y los bancos.

Más allá de reclamar algo, lo mejor que puede hacer el franquiciado es continuar su actividad bajo otra enseña cuando la anterior se haya extinguido. Su 'saber hacer' será la mejor baza para ello.

Barbadillo y Asociados insiste en que el éxito de una franquicia no se mide por su número de asociados o por su ritmo de expansión, sino por la permanencia, por su sostenibilidad. Esa disminución del riesgo es lo que busca el emprendedor que opta por ser franquiciado.

Para los interesados se celebrará la cuarta edición de la feria FranquiShop en el hotel Nelva de Murcia el 19 de septiembre. Permitirá el contacto directo entre franquiciadores y emprendedores. Los interesados deben rellenar un formulario en la web del certamen. Los aspirantes podrán leer la ficha informativa de las marcas participantes (ya hay 15 cadenas comprometidas) para decidir qué candidaturas les interesan.

Una mirada a las antípodas

1. Inside se despereza. Liwe Española prevé abrir entre 20 y 25 tiendas Inside en España, Italia y Grecia. La compañía textil dispone ya de 62 en el país transalpino y Portugal, así como 351 en territorio nacional. A estas se suman 48 'corners' en la red de El Corte Inglés. Liwe cerró 2018 con ventas por valor de 156,5 millones (+0,7%), pero sus beneficios netos, 6,2 millones, fueron un 28% menores que los registrados en 2017, cuando obtuvo un resultado de 8,7 millones. Liwe posee 461 establecimientos y una plantilla de 2.127 trabajadores, incluyendo los de sus factorías y centros logísticos.

2. Lidl se posiciona en el Mar Menor. La cadena germana abrirá en la segunda semana de mayo un segundo supermercado en San Javier, en la zona del centro comercial Dos Mares. Se suma a otro establecimiento situado en la avenida Aviación Española, que comunica el centro de la localidad con Santiago de la Ribera. Lidl cuenta ya con 17 supermercados en la Región, en abierta pugna con Mercadona, Aldi, Consum, Covirán, Spar y Superdumbo, una carrera en la que Dia parece haber tirado la toalla.

3. Oceanía, tan lejos. La Cámara de Comercio de Cartagena organiza una misión en Australia y Nueva Zelanda, que se desarrollará entre el 22 de junio y el 7 de julio. Su cometido será captar importadores de bienes de consumo, productos de belleza, conservas, bebidas, muebles, tecnología agroalimentaria, piensos y roca ornamental. El año pasado, Australia gastó 28,4 millones en productos murcianos, cifra que fue de solo 4,8 millones en el caso de Nueva Zelanda, según el Icex. Lo más vendido fueron golosinas, pimentón, componentes para plantas solares, motores y máquinas de envasado.

4. Conservas ecológicas. Abellán Biofoods, con sede en El Raal, estrena en julio instalaciones en el polígono Vicente Antolino de Santomera tras una inversión de 2,2 millones, informa Alimarket. La nueva factoría, de 3.000 m2, impulsará la elaboración de mermeladas, membrillos, mieles, endulzantes, postres, salsas, cremas de cacao, conservas, gazpachos, salmorejos y zumos. Todo ello con materias primas procedentes de la agricultura ecológica. Nacida en 2001, Abellán Biofoods fue la primera empresa murciana en recurrir al 'crowdlending': los financiadores son particulares que escogen el tipo de interés y la cantidad que desean prestar.