Enrique Egea: «Innovar en el campo es vender más y mejor»

Enrique Egea, durante una ponencia./Deloitte
Enrique Egea, durante una ponencia. / Deloitte

El representante de la consultora Deloitte en Murcia afirma que «el sector agroalimentario murciano debe incorporar más talento local para que evolucione su modelo de negocio»

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZ

¿Sigo como estoy o le doy la vuelta a la gestión? Es la pregunta que se hacen responsables de empresas agrarias, ganaderas, cárnicas y conserveras. En ese sentido, la consultora Deloitte presentará este miércoles en la capital murciana su informe 'Innovación en agribusiness', elaborado con Aecoc. Será en el hotel Nelva a las 13.00 horas. Directivos de cuarenta firmas agroalimentarias acudirán al acto, que será dirigido por Enrique Egea, socio de Deloitte en Murcia.

-¿La industria agroalimentaria regional necesita un modelo de negocio distinto?

-Ha demostrado que el suyo es exitoso en sí mismo. Pero debe evolucionar. Ello requiere una colaboración intensa con las universidades para incorporar más talento local con conocimientos y habilidades para identificar y desarrollar innovaciones. La captación de gestores de otros sectores es quizás más rápida, pero debe efectuarse de forma estudiada y evaluando el impacto en el esquema retributivo de cada organización. El reciclaje de directivos, por su parte, representa una ventaja en cuanto a conocimiento de la cultura y del negocio de la empresa, pero conlleva la necesidad de asistencia externa.

-¿Hasta qué punto ayudan el 'big data', la inteligencia artificial, el 'internet de las cosas' o el 'blockchain'?

-Pueden producir una profunda disrupción en las actividades agropecuarias, al facilitar un mayor control sobre factores que afectan a la producción y a su calidad. Así, una granja de cerdos puede ser transparente con el consumidor al compartir a través de 'blockchain' información sobre origen, salud, crecimiento y alimentación de los animales. Un ejemplo lo tenemos en el producto ibérico donde, a través de dicha tecnología, se garantiza la trazabilidad de la carne y se ofrece información fiable al comprador. Asimismo, una empresa hortícola puede usar dispositivos interconectados por internet para controlar, parcela a parcela, aspectos como humedad, temperatura, horas de sol, acidez de la tierra y tratamientos al cultivo, así como aplicar análisis de datos que le permita optimizar la eficiencia de la producción. 'FarmBot', por poner un ejemplo, es un robot que cultiva plantas, regándolas y nutriéndolas de forma precisa.

-¿El 'farm-tech' es accesible para cualquier productor?

-Sí, puede adaptarse a un rango de presupuestos muy variado.

-¿Cuáles son los principales obstáculos del 'agribusiness' del siglo XXI?

-El campo murciano goza de buena salud financiera y genera beneficios que puede destinar a innovación. Algunos obstáculos pueden ser la insuficiencia de talento especializado y la falta de oportunidades para plasmarlo en proyectos empresariales.

-¿Se desenvolverán mejor las grandes compañías que las demás?

-Globalización implica concentración. Ante una competencia mundial con enormes desafíos en materia de eficiencia, transparencia y sostenibilidad medioambiental, el tamaño es una ventaja competitiva. Eso no quita que puedan existir proyectos empresariales de menor tamaño, más ágiles y rápidos a la hora de innovar.

-Hasta ahora, las empresas y cooperativas agrarias de la Región han tirado de fondos propios, créditos bancarios y ayudas europeas. ¿Deberían abrirse a otros capitales?

-Existen opciones acordes al enorme interés que hay por el sector agroalimentario, tanto desde el lado de inversores institucionales de 'Private Equity' como de financiadores alternativos. En este contexto, las operaciones de colocación privada ('Private Placement') constituyen una alternativa de financiación permanente de la deuda a largo plazo. Son adecuadas para empresas con elevado pasivo o planes de expansión ambiciosos. Combinándolas con financiación bancaria, permiten estrategias de diversificación y prolongar perfiles de vencimiento de deuda, algo aconsejable en un potencial contexto de desaceleración económica.

-¿Cómo incentivar la proliferación de 'startups' en el sector?

-Aparte de ayudas públicas, es fundamental su involucración y conexión con las corporaciones. Estas últimas tienen necesidad de innovar constantemente para no descolgarse de un mundo que cambia de manera exponencial. Por su lado, las 'startups' necesitan estar en contacto con grandes compañías para aplicar sus soluciones a problemas concretos que generen retorno y facilitar acceso a mercados a los que por sí solas no podrían.

-¿Qué tendencias marcan los consumidores?

-El origen del producto y el precio seguirán siendo fundamentales, pero cada vez son determinantes factores como el etiquetado, en el que se busca información sobre aditivos, tipos de aceites, grasas, etc. La vida saludable es un hecho que cobra relevancia a la hora de adquirir alimentos.

-¿Qué es más rentable? ¿Dar calidades a países desarrollados o grandes cantidades a países emergentes

-Ambas cosas. Se debe generar un 'mix', donde unos productos generen caja recurrente, posicionamiento en nuevos mercados, absorción de costes fijos y relaciones con clientes, al tiempo que otros proporcionen márgenes elevados, marca, capacidad de ampliar gamas, mayor sostenibilidad de negocio y la línea de futuro donde la empresa debe estar.

-¿Las tecnologías liberarán a los productores de los intermediarios?

-'Marketplaces' como el de Amazon permiten vender de manera directa, pero tienen limitaciones en requerimientos de frescura. Su proliferación depende de cómo las tecnologías respondan al suministro (logística, trazabilidad, cadena de frío, etcétera).

-¿Y la economía circular?

-El sector agroalimentario fue pionero en su aplicación y Murcia destaca por ser puntera en sostenibilidad, como lo demuestra el uso racional del agua. Es además referente en generación de biomasa y en recuperación de residuos.

-¿Qué se exigirá a quien desee trabajar en el sector?

-Más competencias tecnológicas, ya sea en el uso de datos, inteligencia artificial o robotización. También conocimientos de biotecnología asociados a biopesticidas, alimentos ecológicos o transgénicos. En la medida en que la oferta formativa no sea capaz de adaptarse a las nuevas necesidades y la actual pirámide demográfica comience a impactar en el mercado laboral, cada vez será difícil para el sector contar con talento .

-¿Adiós a las huertas del Segura?

-No, en absoluto. 'Agribusiness' es innovación. Y esta no va pareja al tamaño de las explotaciones, sino a la forma de gestionarlas y adaptarse a la demanda. Innovar es sinónimo de vender más y mejor.

-¿En dónde debe fijarse Murcia para la agricultura del siglo XXI?

-EEUU, Israel y Holanda son potentes. Pero Murcia es líder español y europeo en lechuga, brócoli, apio, limón, melón y uva de mesa. La renta de los productores está condicionada por una fuerte competencia exterior, lo que favorece nuevas producciones, variedades y técnicas. Murcia trabaja en la dirección correcta.