Una empresa catalana compra la fábrica de Coopbox en Lorca y recupera a 40 empleados

El presidente del comité de empresa (i) y el de Cosape (d) con parte de la plantilla. / p. a. / agm
El presidente del comité de empresa (i) y el de Cosape (d) con parte de la plantilla. / p. a. / agm

Invertirá 800.000 euros, operará en el mercado con el nombre de Ecobox y prevé contratar antes de fin de año a otros 40 trabajadores

INMA RUIZ LORCA

Una empresa catalana ha comprado por 800.000 euros la fábrica de Coopbox en Lorca, que desde hace meses estaba en situación concursal. El pasado mes de marzo esta multinacional de matriz italiana cerró sus puertas dejando en la calle a 82 trabajadores, que desde entonces han peleado por buscar una segunda oportunidad para ellos y también para su factoría, dedicada a la producción de bandejas termoformadas para uso alimentario.

Su determinación les llevó a plantearse incluso la posibilidad de constituir una cooperativa (para lo que pidieron asesoramiento a Ucomur) convencidos del potencial de la fábrica y de la viabilidad del negocio.

Esa posibilidad ha quedado definitivamente enterrada por la aparición de Cosape, una empresa catalana con varias líneas de negocio en España dedicadas a la producción de bandejas y embalajes para productos de automoción, cosmética y alimentos. Desde hace dos meses, esta firma negociaba la compra de las instalaciones y maquinaria de Coopbox en el polígono Saprelorca y la operación se ha cerrado esta semana.

De los detalles de la misma informó ayer en el Ayuntamiento el alcalde, Fulgencio Gil; el presidente de Cosape, Adrián Carreño, y el presidente del comité de empresa, Francisco Javier González.

Los términos del acuerdo incluyen, junto a la adquisición de los bienes, la contratación de 40 de los trabajadores despedidos y el compromiso de reanudar la actividad de forma inmediata. El alcalde, que reconoció que era «uno de los días más felices» de su mandato, adelantó que las perspectivas de negocio a corto plazo hace prever la contratación de otros 40 empleados más antes de fin de año. Carreño agradeció la colaboración del Ayuntamiento y del Instituto de Fomento (Info) en la operación y subrayó la entrega de los nueve trabajadores que componían el retén de mantenimiento de la fábrica, cuya determinación por mantener abierto el negocio ha sido clave para que Cosape se decidiera a invertir.

Bandejas compostables

También adelantó que parte de los trabajadores se incorporarán a la empresa como accionistas. Carreño dijo que la fábrica de Lorca llegará al mercado con el nombre de Ecobox y que la marca es ya una declaración de intenciones, porque apostará por la producción de bandejas compostables. Eso es lo que ahora demanda el mercado, dijo Carreño.

El presidente del comité de empresa resaltó que estos meses han sido «muy difíciles porque es muy duro ver cómo despiden a ochenta de tus compañeros». González agradeció a Gil haber estado al lado de la plantilla «no como un alcalde, sino como un compañero» desde que a finales de 2018 se conoció la delicada situación de la empresa.

«Tenemos esperanza después de muchos años», reconoció González porque además de reactivar el negocio, «nos garantizan un plan de futuro que es lo que necesitaba la planta de Lorca, la anterior empresa no había invertido durante años».

También se congratuló de la resolución del conflicto laboral el secretario general del Partido Socialista, Diego José Mateos, que intermedió en su día entre la plantilla y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, y dijo esperar que el caso de Coopbox sea «un punto de inflexión» ante la deslocalización de industrias en Lorca.

Temas

Lorca