Más de un centenar de empresas se van a otras regiones, el doble de las que llegan

Un operario trabaja en una empresa de alimentación, en una fotografía de archivo. /Guillermo Carrión / AGM
Un operario trabaja en una empresa de alimentación, en una fotografía de archivo. / Guillermo Carrión / AGM

El saldo negativo por cambio de domicilio social de mercantiles es el cuarto mayor en el primer semestre, después de Andalucía, Cataluña y Castilla León

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

La Región es tierra de oportunidades para las empresas que han aprovechado todo su potencial para el desempeño de sus actividades económicas. Así se ha constatado en los últimos años, donde a pesar de la crisis se ha ido consolidando un tejido productivo cada vez más amplio y diversificado. Sin embargo, la persistencia de debilidades, como las dificultades de conectividad por las carencias en infraestructuras, el menor peso de los sectores más innovadores y la baja formación son lastres que pesan en momentos de incertidumbre como los actuales, donde acontece un parón en el crecimiento. Así, en el primer semestre del año más de un centenar de empresas murcianas han trasladado su domicilio social a otras comunidades españolas, más del doble de las que han venido a instalarse aquí en ese periodo.

De enero a junio, exactamente 104 sociedades mercantiles se han ido a otras autonomías, mientras que han llegado a este territorio un total de 48. Unos números que dejan un saldo negativo de 56 empresas, el tercero más elevado en valores absolutos en España, solo superado por Andalucía (164), Cataluña (116) y Castilla y León (75).

SOCIEDADES Y VENTAS

104
empresas murcianas cambiaron su sede fiscal a otras comunidades en el primer semestre del año, una cifra muy superior a la del resto de autonomías uniprovinciales, así como territorios más grandes como País Vasco y Galicia.
79
millones de euros en ventas es lo que mueve las sociedades mercantiles que se han ido a otras regiones, de los que 52,2 millones los acaparan las que se fueron a Madrid; 18,5 millones las que lo hicieron a la Comunidad Valenciana.

En conjunto, los cambios de sede a otra comunidad vuelven a aumentar en la mayoría de las regiones del país, después de haber sufrido una caída del 41,57% entre el primer y el segundo semestre de 2018. En concreto, en la primera mitad de 2019 volvieron a repuntar un 8,34 %.

La proximidad de Alicante

Los principales destinos a los que se marcharon las empresas de la Región fueron Madrid, que acaparó hasta 39 sociedades; la Comunidad Valenciana, con 34; y Andalucía, con 13. El resto, hasta completar el total de 'fugadas', se reparte entre Castilla La Mancha (6), Cataluña (5), Baleares (5) y Extremadura (2). Y está por ver si habrá más en el futuro. De momento, el presidente de la UCAM, José Luis Mendoza, ha amenazado con llevarse la sede fiscal de su universidad a Madrid al sentirse poco apoyado.

Mientras, las firmas que vinieron a implantarse en suelo murciano proceden de forma muy mayoritaria de la Comunidad Valenciana (27), aunque también se contabilizan de Cataluña (7), Andalucía (6), Madrid (5), Castilla La Mancha (1), Canarias (1) y Castilla y León (1).

Aunque claramente el mayor movimiento en ambas direcciones se produce con las vecinas tierras valencianas, particularmente con el sur de la provincia de Alicante, debido a su proximidad y a la conjunción de intereses en sectores claves como la agricultura, el turismo y la construcción, lo que conduce a determinados movimientos en función de las ventajas y las necesidades del negocio.

Baleares, Galicia y Madrid, junto a la ciudad autónoma de Melilla, son las comunidades que han mantenido saldos positivos en su evolución desde principios de 2017. En el caso concreto de la autonomía madrileña contabilizó un saldo positivo de 339 empresas hasta junio. Igualmente, el País Vasco cosecha un balance a favor en el semestre, lo que no ocurría desde principios del ejercicio 2017.

Por otro lado, la única comunidad que registra un saldo negativo en este periodo es Cataluña. De hecho, es un aspecto resaltable que por primera vez no ha sido esta la que ha obtenido el mayor saldo negativo, que se produjo en Andalucía. La rebaja de la tensión política y social con el 'procés' independentista ha contribuido así a serenar algo el ambiente empresarial, aunque está por ver la evolución final en lo que queda de año.

Los datos que maneja en el estudio Informa D&B están extraídos de su propia base de datos, que cuenta con múltiples fuentes de información, públicas y privadas, como el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), Depósitos de cuentas oficiales, BOE, entre otros.

Un elemento clarificador es que el saldo neto entre salidas y entradas de empresas revela qué grado de atracción tiene cada una de las comunidades. También resulta interesante para conocer el volumen de negocio que representa.

En el apartado del volumen de ventas de las empresas que han cambiado de sede, la Región cosecha un saldo negativo de 26,2 millones de euros, ya que las que llegaron aportan 52,8 millones, mientras que las que se fueron alcanzan 79 millones. Se trata del sexto balance más negativo. Cataluña concentra el mayor saldo positivo con más de mil millones de euros, muy por delante de Castilla y León. En cambio, Madrid registró el balance más negativo con cerca de 720 millones. Esta situación se explica en parte por el cambio de domicilio de dos empresas del grupo GM Fuel, operador petrolífero que trasladó sus domicilios desde la capital de España a Barcelona.

Más