CaixaBank, préstamos bancarios contra el cambio climático

Las energías renovables repercuten en positivo en la sostenibilidad del planeta y la calidad de vida. LV/
Las energías renovables repercuten en positivo en la sostenibilidad del planeta y la calidad de vida. LV

La entidad concede financiación verde para que empresas y particulares adquieran productos o servicios eficentes y sostenibles

EFQ.Murcia

El cambio climático avanza sin pausa y es urgente ponerle freno. Afortunadamente, a medida que el peligro se hace más evidente, las acciones para combatirlo proliferan. En esta materia tiene mucho que decir CaixaBank, que lleva años impulsando proyectos que apuestan por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. ¿Cómo? Una de sus acciones principales es facilitar créditos verdes. De este modo, las instituciones, empresas, autónomos y particulares cuentan con financiación específica para llevar a cabo iniciativas interesantes que luchen contra el calentamiento global.

La sociedad está inmersa en una transformación que pasa por la implantación de las energías renovables y eficientes. Las entidades financieras lo saben y apuestan por respaldar las ideas 'ecofriendly', que cumplan criterios ecológicos o de bajas emisiones de carbono. Por eso, los créditos verdes han llegado para quedarse.

Algunas iniciativas que cumplirían los criterios de los préstamos verdes serían la compra de productos respetuosos con el medio ambiente (electrodomésticos clasificados con la etiqueta energética de clase A o superior) o vehículos ecológicos (turismos, motocicletas, bicicletas eléctricas y vehículos comerciales) y la mejora de la eficiencia energética en el hogar (instalaciones solares, tratamiento de aguas residuales, etc.).

Las empresas, por su parte, pueden obtener financiación para inversiones en sectores medio ambientalmente sostenibles (agricultura y alimentación ecológica, energías renovables, producción o distribución de productos reciclados o ecológicos...). Y también pueden adquirir productos o servicios que impliquen una mejora del uso eficiente de los recursos y una reducción en el impacto ambiental (compra de vehículos ecológicos para el uso profesional, reformas para mejorar la eficiencia energética, etc.).

Los créditos verdes son la consecuencia de una estrategia de la Comisión Europea para que el sistema financiero respalde la agenda de la Unión Europea relativa al clima y el desarrollo sostenible.

El plan de acción de la Unión Europea para financiar este crecimiento sostenible ha sido fundamental para que los bancos apoyen el desarrollo de proyectos que reduzcan la contaminación y el impacto de la actividad en el entorno, ya que ha requerido una revisión completa del sistema financiero.

En la Conferencia de París sobre el Clima, celebrada en diciembre de 2015, 195 países firmaron el primer acuerdo vinculante mundial sobre el clima. Este Acuerdo de París pretende parar el cambio climático gracias a un plan de acciones a nivel mundial que consigan limitar el calentamiento global reduciendo la temperatura media en 2ºC.

Ante este panorama, la Unión Europea se ha propuesto para 2030 reducir un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero. Para alcanzar este reto se calcula que son necesarios alrededor de 180.000 millones de euros de inversiones adicionales cada año, por lo que los créditos verdes pueden ser la solución.

Además, en el marco de Naciones Unidas y como resultado de un proceso de negociación entre 193 estados y la sociedad civil, se han fijado los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta la consecución de una educación de calidad, la igualdad de la mujer, el diseño de las ciudades o algunos relacionados con el medio ambiente como la lucha contra el cambio climático, el uso de energía asequible y no contaminante, la gestión sostenible de los bosques o la conservación de los océanos y los mares.

Más