Vocación vs salidas profesionales, el eterno dilema a la hora de elegir carrera

Vocación vs salidas profesionales, el eterno dilema a la hora de elegir carrera

Analizar la empleabilidad o los perfiles más demandados son algunas de las claves para que los alumnos eviten tomar una decisión errónea

LYDIA MARTÍN.Murcia

Se acerca el final de curso del instituto y, con ello, el momento de que miles de alumnos en el país tengan que tomar una de las decisiones más importantes de sus vidas y que condicionará su futuro: qué carrera estudiar. El dilema sigue siendo el mismo año tras año, es decir, que el alumno elija si se deja llevar por su vocación o por las salidas profesionales; aunque para muchos de ellos ambos términos se aúnan y esta decisión se convierte en algo más sencillo.

Por un lado es importante tener en cuenta las notas de corte, ya que son la puerta de entrada a las carreras y pueden suponer una limitación y, por otro, valorar que una decisión acertada les llevará a desempeñar el trabajo soñado de cara al futuro. A fin de cuentas, el lugar de trabajo es donde se pasa gran parte del día.

Además, no solo existe la posibilidad de cursar un grado, sino que la Formación Profesional amplía cada vez más sus ramas de especialización para adaptarse a las necesidades de los alumnos. Para los que quieren incluso ampliar estudios, los másteres y postgrados son opciones a valorar durante estas fechas.

El 40% de los estudiantes afirman haberse equivocado Ciencias de la salud y tecnologías, a la cabeza en inserción laboral

Elegir una formación que responda a las preferencias de cada alumno es, además, una garantía de finalización de los estudios, ya que la falta de motivación puede llevar a abandonar. Según un estudio de la web de empleo Infojobs, el 40% de los alumnos se equivoca en la elección, a lo que se suma otro dato: cuatro de cada diez personas empleadas trabajan acorde a la profesión que estudiaron, siendo un 41% de ellos por voluntad propia y un 35% por no encontrar trabajo de la especialidad.

Sin embargo, el 78% de la población activa que ha elegido sus estudios por vocación afirma que no se arrepiente de su decisión. Aquellos que sí se arrepienten actualmente de los estudios elegidos declaran que cambiarían su formación hacia una vertiente tecnológica o sanitaria, u optarían por la Formación Profesional.

Teniendo en cuenta estos datos, se trata de buscar el equilibrio entre la vocación y la proyección laboral. Para salir de dudas, analizar el mercado laboral y las tendencias de empleo de los próximos años puede contribuir a tomar una decisión acertada.

Informarse acerca de las carreras con mayor empleabilidad también puede ayudar a tomar esta importante decisión. Universia España ha realizado un estudio sobre las 20 carreras con mayor futuro laboral teniendo en cuenta las pautas que marca Estados Unidos hasta 2026. Aunque se trata de un análisis para este territorio, sí que es cierto que el panorama que presenta es extrapolable a España, ya que debido a la densidad y a su estabilidad económica marcan una tendencia común que puede aplicarse a los países desarrollados.

Las carreras tecnológicas y de las ciencias de la salud encabezan el ranking, con mayores tasas de empleabilidad a corto plazo. Así, Ingeniería del Software encabeza la lista, seguida de Odontología, Enfermería, medicina, Matemáticas, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Marketing, óptica y Optometría, Derecho, Arquitectura Técnica, Administración y Dirección de Empresas, Veterinaria, Ingeniería Informática. Ingeniería Mecánica, Psicología, Economía, Logopedia, Ingeniería Civil y Farmacia.

En un informe elaborado por Randstad Research, se asegura que en los próximos cinco años se crearán 1.250.000 empleos de los cuales 390.000 deberán ser cubiertos por profesionales formados en carreras tecnológicas y de ciencias de la salud. De las tecnológicas, los ingenieros son los que más empleabilidad encontrarán, algo que ocurre también con los profesionales de Big Data.

Carreras que anteriormente habían liderado las listas como las relacionadas con la economía, la administración de empresas o el derecho descienden en su posición. Pero a pesar de este dato, siguen registrando una buena tasa de empleabilidad para los próximos años. El área más afectada, como en años anteriores, es el caso de las humanidades, con carreras como Historia, Historia del Arte, Bellas Artes o las diferentes filologías, que cuentan con una baja empleabilidad.

Las empresas demandarán profesionales flexibles, transversales, que sepan anticiparse a los nuevos empleos, adaptarse a las tendencias de manera dinámica y que sean capaces de dar respuesta a las necesidades del mercado, según el informe Talent Trends 2019 de Randstad.

Los profesionales de recursos humanos no cesan en su búsqueda del talento, frente a la escasez registrada en los últimos años, y es por eso que piden este tipo de perfiles teniendo en cuenta, además, que el 85% de los trabajos de 2030 «aún no se han inventado». Esto supone que los perfiles más solicitados van a ser aquellos formados y con experiencia en las necesidades más innovadoras, lo cual permitirá a las compañías anticiparse a las necesidades de sus clientes, ofreciéndoles los mejores productos y servicios.

Por otro lado, cabe destacar lo que está produciendo la necesidad de adaptarse a la tecnología tanto por parte de las empresas como en los perfiles profesionales. Durante 2019, Randstad ha detectado que los empleadores incrementarán sustancialmente sus inversiones en herramientas tecnológicas de analítica que tengan como objetivo atraer y retener talento, y el 72% de ellos ya lo están haciendo, según el informe.

Por otro lado, el centro de estudios ha analizado el sector tecnológico, que ha registrado una dinámica positiva en el último año.

La gran mayoría de las empresas del sector disfrutan de la situación favorecedora y ven el futuro con optimismo: el 92% creen en el alto potencial de crecimiento futuro, el 78% han aumentado su plantilla en los últimos 12 meses y el 61% prevén un aumento de su volumen de facturación y del negocio.