Cuidar el medio ambiente, una tarea de todos

La concienciación social es fundamental para frenar el cambio climático. Freepik/
La concienciación social es fundamental para frenar el cambio climático. Freepik

Los últimos informes de la ONU advierten de la necesidad de tomar medidas urgentes para construir un futuro más sostenible desde el conjunto de la sociedad

L. M.MURCIA

En los últimos meses han sido muchas las alarmas que han llegado alertando del estado actual del medio ambiente. La calidad del aire se ha visto mermada con altos índices de contaminación, los plásticos invaden los mares, se registran más especies en peligro de extinción y aumentan los fenómenos meteorológicos extremos. La repercusión de la acción del hombre es tal que hasta la propia salud puede verse afectada.

La ONU ha informado de la necesidad de tomar medidas concretas con las que limitar el aumento de la temperatura global de la tierra a 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales para evitar «cambios irreversibles en la vida del planeta», para lo que hace un llamamiento a los estados miembros. Para los jefes de este organismo, «aún es posible si actuamos ahora». El compromiso está en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% para 2030 y alcanzar la meta de cero emisiones netas en 2050. Las medidas van además destinadas a la gestión de residuos, la contaminación del aire y del agua y la degradación de la biodiversidad.

El cambio climático afecta además a la flora y la fauna: un 75% de los ecosistemas terrestres y un 66% de los marinos ya están 'gravemente alterados', y más de un 85% de los humedales se han perdido. Pero el riesgo no acaba ahí: cerca de un millón de especies de animales y plantas están ahora en peligro de extinción, según un informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas.

La concienciación es fundamental para frenar los efectos del cambio climático. En este aspecto, las medidas tomadas en España dejan ver sus primeros resultados: según los datos de Eurostat, en 2018 el país redujo sus emisiones de CO2en un 3,2%, siete décimas más que la media europea.

Una de las soluciones por las que se aboga es la puesta en práctica de las tres 'R': reducir, reutilizar y reciclar. Las medidas parten desde el ámbito institucional, con la concienciación a través de actividades, programas o el acercamiento de los dispositivos necesarios para el reciclaje; desde el ámbito empresarial, con la sustitución de materiales o materias primas y la adopción de medidas ecológicas dentro de la compañía, o el ámbito privado, ya que cada usuario puede hacer pequeñas acciones diarias que contribuyan al bien del planeta.

La finalidad de esta regla es disminuir el consumo de embalajes, dar nueva vida a los productos -apostando por la economía circular- e intentar reciclar la mayor parte de materiales que se utilizan, consiguiendo así un consumo responsable que reduzca el volumen de los residuos reciclados y que minimice la huella de carbono.

El principal foco son los plásticos, ya que se pretende que los estados miembros de la UE puedan reciclar el 90% de las botellas para 2025, y reducir el 25% el consumo de envases de alimentos y vasos para bebidas. Que las empresas comiencen a crear productos oxo-degradables, sostenibles y biodegradable, es de gran ayuda.

En la Región de Murcia las cifras muestran, según las estimaciones del Gobierno regional, sus administraciones y Ecoembes al cierre de 2018, un aumento del 8% del reciclaje del contenedor amarillo, al tiempo que indicaban que cada murciano recicló durante ese año 1.040 envases de plástico, latas y bricks.

Tal y como explicaban desde la Carm el pasado mes de mayo, la Estrategia para la Mejora de la Calidad del Aire 2020-2025 se centra en el control del ozono y de las partículas PM2,5 (con un diámetro aerodinámico inferior a 2,5 micras) y PM10 (con un diámetro aerodinámico inferior a 10 micras), además de hacer hincapié también en la mejora y modernización de la red de vigilancia de calidad del aire.

Según la última reunión mantenida por la Comisión de Seguimiento del Plan de Calidad del Aire, las conclusiones de la estrategia en el periodo 2016-2018 son que se ha garantizado el cumplimiento de los objetivos de calidad del aire de todos los contaminantes, salvo el ozono. Es por eso que una de las prioridades para el próximo periodo será la elaboración y puesta en marcha de un Plan de Mejora de los niveles específicos de ozono orientado, principalmente en sus tres primeros años, a alcanzar el valor objetivo de este contaminante y a la mejora de la calidad del aire en general.

Para este año 2019 se tiene previsto realizar una inversión de cerca de 200.000 euros que va a permitir mejorar la red con un analizador de ozono, otro de dióxido de nitrógeno, otro de monóxido de carbono, dos analizadores BTX (benceno, tolueno y xileno) y una torre meteorológica.