El capital asegurado por los murcianos casi duplica el PIB regional

Una pareja de clientes en una oficina de seguros tramitando una póliza. / JESSICA MUR
Una pareja de clientes en una oficina de seguros tramitando una póliza. / JESSICA MUR

Alcanza los 55.000 millones, cifra solo superada por las provincias de Madrid, Barcelona y Valencia

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZ

Si todos los murcianos con pólizas de vida-ahorro sufrieran un infortunio de golpe, el sector asegurador español se vendría abajo. Debería abonar al menos 55.000 millones de euros a los beneficiarios, cifra que casi equivale al doble del Producto Interior Bruto (PIB) regional. Este tipo de coberturas de previsión proliferan más que los fondos de inversión y los planes de pensiones. Aportan menos rendimientos que estos, pero están garantizados en su mayoría. Y el capital es inembargable mientras no se recupere. Un acicate para autónomos y empresarios que no desean que sus familias se arruinen si los negocios van mal y las deudas se acumulan.

PPA, SIALP, PIAS, PPSE, UL... Es una sopa de letras que configura un nuevo ecosistema para quienes buscan seguridad económica a medio o largo plazo. Son seguros con doble servicio. Por un lado, la obtención de un capital o renta a partir de cuotas periódicas. Por otro, las contingencias de fallecimiento, enfermedad grave o incapacidad laboral del titular -sobrevenidas o por accidente- con el pago de una indemnización adicional estipulada de antemano, o con la amortización de la hipoteca.

TIPOS DE SEGUROS

Plan de previsión asegurado (PPA)
El ahorrador más habitual está cercano a la jubilación, entre 56 a 65 años. La aportación media es de 146 euros mensuales, según Unespa. El riesgo es nulo.
Plan individual de ahorro sistemático (PIAS)
Perfil joven y de mediana edad, de 18 a 50 años. La aportación media es de 161 euros mensuales. El riesgo varía según lo contratado.
Seguro individual a largo plazo (SIALP)
Mediana edad y cercana a la jubilación, de 46 a 65 años. El promedio es de 221 euros mensuales. Riesgo moderado.
'Unit Linked'
Cercano a la jubilación y retirado, de 56 a 75 años. Promedio de cuota de 255 euros. Producto arriesgado.
Capital diferido
Mediana edad, de 46 a 55 años. Aportación media de 242 euros. Bajo riesgo.
Renta vitalicia o temporal
Cuarta edad, a partir de los 76 años. Cuota de 358 euros de promedio. Bajo riesgo.

Estas pólizas han adquirido gran aceptación en la Región ante el agotamiento de la hucha de pensiones, el temor a una nueva recesión y la fuerte entrada de los bancos en este ámbito. El instituto Icea (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras) calcula en 54.581 millones de euros el capital asegurado en Murcia a comienzos del año pasado, lo que supone una relación del 1,8 con respecto al PIB de entonces, que era de 30.410 millones (la ratio nacional está en 1,2). La cifra murciana, que hoy día rebasará con creces los 55.000 millones, solo era superada por Madrid (141.765 millones), Barcelona (115.086) y Valencia (75.057).

Las primas exigidas (entre 145 y 360 euros al mes, aunque también se pueden hacer pagos trimestrales o semestrales) hacen que el ahorro sea sistemático y no esporádico, como en los planes de pensiones y los fondos de inversión. Por ello, ambos productos financieros solo sumaban 5.324 millones en la Región a comienzos del presente ejercicio, según la asociación financiera Inverco.

Indemnizaciones

Al margen del ahorro acumulado, la indemnización por fallecimiento asciende en Murcia a una media de 41.562 euros, informa la patronal aseguradora Unespa. Ello revela que este aseguramiento está asentado entre familias modestas, puesto que los expertos recomiendan que la cantidad contratada equivalga a cinco años de salario bruto (entre 120.000 y 250.000 euros). Los datos indican además que los fallecidos llevaban asegurados un promedio de 8 años; la cuarta parte de ellos, solo entre 2 y 5 años. Si el seguro de vida va vinculado a la hipoteca, la prestación media en la Región es de 27.913 euros. Parece poco, pero los casos más frecuentes que activan este procedimiento se dan cuando la edad del fallecido ronda los 52 años y, por ende, la mayor parte del préstamo se encuentra ya amortizada.

Quienes llegan a la jubilación y desean recuperar el dinero como renta complementaria perciben una media de 128 euros mensuales en el caso de los hombres y de 111, en el de las mujeres, indica Unespa. En seguros colectivos, la prestación es abultada: 664 euros. La pensión contributiva en Murcia ronda los 900 euros. Según la encuesta del INE sobre hábitos de vida, hacen falta 1.300 euros para que un anciano pase el mes sin apuros.

La demanda de seguros de ahorro ha crecido un 6,36% entre enero y junio de este año, según Icea. Los murcianos destacan por ser previsores. Casi la mitad de la demanda, con el 47,6%, se concentra en la franja de entre 36 y 55 años (la media nacional es del 41%), mientras que en el periodo 'crítico', entre 56 a 65 años, el porcentaje es del 19%, y del 17,1% en el caso de los ya jubilados. Los 'millenials' son conscientes del futuro de las pensiones públicas y suponen el 16,3% (la media española es del 13,8%).

Modalidades

El plan de previsión asegurado (PPA) figura entre los más solicitados actualmente. Es igual que los fondos de pensiones en la fiscalidad de las aportaciones: pueden ser descontadas de la base liquidable del IRPF con un límite de 8.000 euros o el 30% de la suma de rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas. La diferencia reside en que el riesgo de inversión lo asume la aseguradora, que garantiza una rentabilidad pactada. No es posible disponer del capital hasta la jubilación, salvo enfermedad grave y desempleo de larga duración, o bien pasada una década.

Este producto puede ser contratado por una compañía para su plantilla como plan de previsión social empresarial (PPSE).

El plan individual de ahorro sistemático (PIAS) otorga ventajas fiscales a la 'salida': la rentabilidad queda exenta de impuestos si se ha mantenido el dinero durante al menos cinco años y se percibe en forma de renta. El límite de aportación anual es de 8.000 euros. Hay dos modalidades: garantizada, con la que se recupera el 100% del ahorro más el rendimiento, o 'Unit Linked' (UL), en la que el cliente asume el riesgo de las inversiones efectuadas por la aseguradora a cambio de más rentabilidad.

El seguro individual de ahorro a largo plazo (SIALP) cuenta con un tratamiento fiscal similar al PIAS. La rentabilidad queda exenta tras cinco años y el ahorro se puede recuperar cuando se desee, si bien no se garantiza que sea el 100%. El límite de aportación anual es de 5.000 euros.

En capital diferido (es el seguro de ahorro más demandado), todo lo invertido y su rendimiento se reciben en una fecha acordada, que no tiene por qué coincidir con la jubilación.

Unespa destaca además el creciente peso de las pólizas de rentas vitalicias y temporales. Ya son las segundas más demandadas. Existen incentivos fiscales vinculados a que los jubilados reinviertan lo obtenido por la venta de patrimonio (segunda vivienda, tierras, acciones...) en una renta que percibirán hasta que fallezcan o durante un periodo acordado.