Baloncesto | Liga Endesa

Un UCAM a todo ritmo

Booker, en un partido contra el Real Madrid, y Lecomte, en el partido frente a Unicaja./ G. Carrión / AGM / Efe
Booker, en un partido contra el Real Madrid, y Lecomte, en el partido frente a Unicaja. / G. Carrión / AGM / Efe

Cerradas las renovaciones de Booker y Lecomte, el equipo de Sito Alonso garantiza velocidad y espectáculo

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMurcia

El UCAM parece haber entrado al mercado veraniego teniendo claro qué quiere encontrar para llevar a cabo aquello que pretende. Y, sobre la cancha, esto va a significar velocidad, alto ritmo de juego y muchas posesiones por partido. Así lo marca la continuidad en el banquillo de Sito Alonso, que apostó por un juego más descarado en la ofensiva a su llegada a Murcia -el UCAM pasó a anotar 8,2 puntos más por partido-, y la continuidad sobre todo de Askia Booker, el máximo anotador de la Liga Endesa en la segunda vuelta.

En el aspecto humano, el UCAM quiere contar con hombres que entiendan la causa y se comprometan con ella sin dudas. Y una vez confirmada la continuidad de Sito, Booker entendió que lo mejor para dar estabilidad a su carrera era seguir en Murcia. Con entrenador y estrella renovados, el UCAM tiene ya los cimientos sobre los que construir. Tiene la dirección, tiene los puntos, pero también tiene la identificación de la afición en los dos jugadores que quedaban bajo contrato, Emi Cate, uno de los favoritos de la grada, y el capitán Sadiel Rojas.

El siguiente en unirse a la causa ha sido Manu Lecomte, quien volverá a formar pareja de bases con Booker, a falta de un tercer jugador para esta posición. Y definida la dirección, tanto desde el banquillo como sobre el parqué, definido queda por consiguiente el estilo de juego. El UCAM volverá a intentar formar una plantilla donde predomine el músculo pero en la que este quede al servicio de un juego veloz, donde el triple tome fuerza como arma -con Sito el UCAM tuvo el tercer mejor porcentaje de triples de la Liga Endesa- y en el que la improvisación sea un terreno del que sacar réditos a partir de la incomodidad rival, dando poder de decisión a los jugadores.

En este estilo, la dupla Booker-Lecomte ha demostrado ser de valía para el UCAM. La segunda vuelta del americano ha ido directa a los libros de historia del club, y el belga ha confirmado ser un jugador versátil, válido para diferentes roles, en plena adaptación a la liga doméstica más competitiva de Europa y en una situación límite. Además, Sito ya probó a jugar con los bases al mismo tiempo -que no es exactamente lo mismo que poner a Booker como escolta- con buen resultado, quedando, en un análisis superficial, la dirección estática en manos de Lecomte y la responsabilidad de subir el balón en situaciones de campo abierto y transición en Booker.

Y aunque la dirección esté ya definida, el puesto de base aún no está cerrado. Quien no seguirá ejerciendo estas labores es Charlon Kloof, que terminó la temporada con una presencia casi testimonial. Mientras el de Surinam intenta continuar su carrera en la Liga Endesa, el UCAM planea que su hueco sea ocupado por un jugador de perfil similar, con potencial físico y del que destaque su entrega y energía. El pretendido es Rafa Luz, pero se espera que la semana que viene sea incluido en el derecho de tanteo por el Andorra, donde ha jugado este año.

Katsikaris vuelve a la ACB de la mano del Gran Canaria

Fotis Katsikaris, el entrenador más exitoso en la historia del UCAM en la Liga Endesa, está de vuelta. Lo hace solo un año después de emprender la aventura americana para ser entrenador asistente de los Utah Jazz de la NBA, franquicia de la que se desliga cuando aún le restaban dos temporadas más de su contrato. Katsikaris, de 52 años, regresa una vez cumplido su sueño de conocer la NBA desde dentro para volver a ser entrenador jefe de un equipo, en este caso el Gran Canaria, que esperaba una invitación para la EuroCup que finalmente no ha llegado.