El UCAM es el rey de los rebotes

Sadiel Rojas y Tumba luchan por un rebote ante Jordan Mickey en un partido contra el Real Madrid./V. Carretero / ACBPhoto
Sadiel Rojas y Tumba luchan por un rebote ante Jordan Mickey en un partido contra el Real Madrid. / V. Carretero / ACBPhoto

El equipo de Sito lidera este apartado con 44 capturas de media por partido. Kyle Hunt, máximo reboteador del equipo universitario, está, sin embargo, muy lejos de los líderes de la Liga Endesa

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA.

Los datos se manejan y se interpretan de manera caprichosa. Así, cuando gusta lo que dicen uno se agarra a ellos como a la manta en una sesión de cine en casa una tarde de invierno. Cuando golpean una realidad desagradable, se le resta importancia a su frialdad. Decía Bozidar Maljkovic, uno de los más legendarios entrenadores europeos, que «las estadísticas son como un bikini, dejan ver cosas, pero no lo más importante».

Todos los equipos experimentan estas dos sensaciones, las que gustan más y las que gustan menos. En estos momentos, el UCAM puede presumir de las primeras. Nadie ha cogido más rebotes que los murcianos en la Liga Endesa, que capturan 44 por partido. Lideran esta clasificación, además, sacando 3,7 rebotes de margen al segundo, el Real Madrid (40,3), y dándose así la mayor diferencia existente entre equipos situados de manera colindante en la tabla.

DOS DATOS

44
son los rebotes que captura el UCAM de media en estos tres partidos y que le convierten en líder reboteador de la Liga Endesa con 3,7 más que el siguiente.
6 y 43
son los rebotes ofensivos y totales que separan a Sadiel Rojas del líder histórico del club murciano, Bobby Martin.

Sin embargo, el máximo reboteador del equipo universitario, Kyle Hunt, está muy lejos de los líderes de la Liga Endesa. El pívot atrapa 6 rechaces por partido, siendo el 19º máximo reboteador de la competición. Poco después, en el puesto 21, se encuentra Dino Radoncic, con 5,7, promedio ligeramente superior al de Sadiel Rojas, que en la última jornada se fue hasta los 10 rebotes, la duodécima ocasión en que llega a los dobles dígitos en esta estadística desde sus, más que generosamente listados, 198 centímetros.

Datos que se retroalimentan y que, para gozo de todo entrenador, demuestran llevar a la práctica la máxima de que el rebote es un trabajo de equipo. Habiendo hasta 18 jugadores en la Liga Endesa que atrapan más balones despedidos que el máximo reboteador del UCAM, el equipo de Sito mira por el retrovisor los números reboteadores del resto.

Acción fundamental

La satisfacción que puede sentir el 'staff' técnico del UCAM es doble cuando su equipo lidera la estadística reboteadora. Y es que llevar a cabo de manera exitosa esta misión le permite desarrollar la idea de juego pensada para este UCAM de pie en el acelerador y cuantos riesgos sean necesarios. El orden dentro de un caos que incomode a otros de táctica más tradicional, especialmente en el Palacio.

Sito Alonso quiere que los suyos corran, y para eso es fundamental generar ventajas a partir de la defensa. Esta, ya se ha podido comprobar, es en la mayor parte de los minutos individual a toda pista. Y la parte más importante de la defensa no es robar el balón o evitar que este avance, sino proteger el rebote, pues la estadística es, en este caso, abrumadora: en todo partido de baloncesto son más los tiros fallados que los balones perdidos.

Más

El UCAM solo recupera 4,7 balones por partido -solo dos equipos roban menos- y, sin embargo, corre. Al contrario que la pasada temporada, en este inicio el UCAM no es el farolillo rojo en los rebotes cogidos en defensa -sexto con 27,3 por partido-, una seguridad que le permite atacar en transición, cuando la defensa aún está por acomodarse. Esta función reboteadora ofrece una verticalidad más que agradecida por jugadores de talento y velocidad con el balón en las manos, caso de Askia Booker, pero también por exteriores pensados para ejecutar los balones que lleguen librados, como Jarell Eddie. Y es que atacar cuando la defensa rival aún no está posicionada provoca rotaciones que generan desajustes y huecos que son más fáciles de corregir en una defensa posicional, la que uno se encuentra tras recibir canasta, una para la que el otro equipo encuentra más posibilidades de éxito si el rebote defensivo no ha sido protegido, dando lugar a segundas oportunidades.

Estas segundas oportunidades son las que el UCAM encuentra atacando muy bien el aro después del tiro. Sus 16,7 rebotes ofensivos por partido solo son superados por el Obradoiro (17). Y, de nuevo, toca hablar de los triples, pues los lanzamientos lejanos son los que provocan los rebotes más largos, los que más desagradecen el cierre del rebote defensivo. No por casualidad, quien más triples ha intentado hasta ahora es el Obradoiro. A más tiros intentados, más fallados. A más triples fallados, más rebotes largos. El UCAM es el segundo que más triples tira para ser el quinto en porcentaje de acierto (40,2%).

Sadiel Rojas, tras la estela de Bobby Martin

Esta temporada se espera doble efeméride reboteadora para Rojas. Igualado con un Lima al que podrá superar el sábado con él enfrente, se encuentra a seis rebotes ofensivos del líder histórico, Bobby Martin (270). Seis son también los que le separan de Ralph McPherson (516) en defensivos, donde Martin lidera con 557. Pero la gran celebración esperará un poco más. 43 rebotes son los que separan a Rojas (784) de Martin (827) para ser el máximo reboteador total de la historia del club.