El UCAM, nueve años con los mejores

Jarell Eddie, Askia Booker y Dusan Sakota, tres jugadores que deben llevar el peso del equipo en la nueva temporada. / nacho garcía / agm
Jarell Eddie, Askia Booker y Dusan Sakota, tres jugadores que deben llevar el peso del equipo en la nueva temporada. / nacho garcía / agm

La semana que viene arranca el nuevo curso para un equipo que se ha reforzado con jugadores contrastados, llenando de ilusión a sus seguidores

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

El UCAM siempre ha cargado en su historia con la etiqueta de equipo ascensor. Y no sin razón, pues es el club que más ascensos cuenta a la ACB, hoy conocida como Liga Endesa. Pero desde el último, el logrado en 2011, son, con la que está próxima a arrancar, nueve temporadas seguidas en la máxima categoría. Tiempo suficiente para alcanzar una madurez para la que siempre es necesaria conocer el éxito y el fracaso, disfrutar de los réditos de los buenos resultados y aprender a sufrir en los malos momentos sin que la sangre llegue al río.

Se dice adiós a tres años de viajar por Europa para un club en el que no hacía mucho sonaba a utopía la aventura continental. El 'playoff' de 2016 le dio plaza en la segunda competición europea y, aunque el UCAM no ha vuelto a repetir presencia en las eliminatorias, sí llegó a rozar un título europeo cuando al cambiar EuroCup por Champions League se coló en la Final Four en un escenario de leyenda como es el OAKA. El bronce era otro hito para un equipo entrado por tesón en la nobleza de la Liga Endesa, y el estar continuamente cerca de la Copa del Rey y de la vuelta al 'playoff' no hacía sino querer más.

Las cifras

19,7
Los puntos por partido que promedió Askia Booker desde la llegada de Sito Alonso. Nadie anotó más que él a partir de la jornada 20 en la segunda mejor liga del mundo. Y los fichajes han ido enfocados a sacarle el máximo rendimiento.
4.500
El número de abonados que registra el UCAM, peñas incluidas, a solo unos días del comienzo de la temporada. Su campaña de abonados ha generado más ilusión en un año en que el UCAM se despide de Europa.

Y llegó el tropezón. La apuesta por un técnico inexperimentado en la Liga Endesa no funcionó y el UCAM llegó a verse con un pie en el descenso cuando esa lucha por la supervivencia parecía algo de otra época. Un baño de realidad al que puso remedio Sito Alonso, el técnico salvador del club y de la carrera de un Askia Booker que pasó de decepción a estrella hasta ser el segundo máximo anotador de la competición con récords y exhibiciones para el recuerdo.

Alejandro Gómez, director general, sabe que en Murcia hay que ofrecer algo diferente parar retener el talento, y el cariño que a Sito le fue negado en Barcelona y Zagreb llevó al reputado técnico a renovar por el UCAM. Por efecto dominó, la planificación deportiva siguió el cauce soñado. Booker renovó sin escuchar los cantos de sirena llegados de otros clubes que pagaban más pero no tenían a Sito, las continuadas renovaciones destacaron el valor del entrenador y lo mismo reconocieron jugadores que llegan para ser determinantes como Eddie, Sakota y Luz. También la afición, que demuestra la importancia de la figura del entrenador para generar ilusión con los 4.500 abonados con los que el UCAM espera cerrar el mes de septiembre.

Pero si sobre un fichaje merece la pena detenerse es el de Sakota. A sus 33 años y, después de vivir una montaña rusa de carrera, el serbo-griego tiene el carácter y la competitividad que no se compran con el talento que no le falta. Ha pasado por todo y su veteranía es ese punto que da el fundamental equilibrio a la plantilla. En una pretemporada sin Rojas, ha tutelado el progreso de los más jóvenes y, sin siquiera debutar en partido oficial, ha ejercido de representante para traer consigo a su amigo Larentzakis, que dará solidez a la posición que podía generar más dudas, la indeterminación entre el '2' y el '3'.

Coherencia y estilo definido

Este verano Alejandro Gómez no solo se ha movido rápido, también con mucha coherencia. La estrella volverá a ser Booker, y para que se sienta libre de ser quien es sobre el parqué, el resto de piezas han de ir en consonancia. Primordiales en este sentido son Eddie, Sakota y Luz. El americano tomará un rol similar al de Soko en el pasado, pero su tiro exterior dará preciados espacios. Para dar orden desde la cabecera en el ataque estático, Sakota será el apoyo que Booker tenía el año pasado en el inconsistente Mitrovic. Y para que no tenga que ser un base diferente al que es, la dirección ganará en eficacia con Luz.

Sakota y Larentzakis, dos pesos pesados que han dejado el histórico AEK

Que nadie se lleve a error. El principal motivo de que la pareja de griegos llegados desde el AEK, Sakota y Larentzakis, estén aquí, es la suerte. Porque nadie podía prever el terremoto estructural del AEK -la crisis de un histórico que llevó a la salida de algunos de sus pesos pesados- en julio por el cual salían dos iconos del equipo de la clase obrera ateniense. Aquello no estaba en manos del UCAM, pero sí posicionarse a tiempo y con firmeza.Alejandro Gómez lo hizo. Los rechazos previos al intento por Sakota tendrían su recompensa. Ese jugador interior por habilidad anotadora, visión de juego y experiencia para hacerle la vida más fácil a Booker en el ataque estático, era lo que estaban esperando Sito y el director general del UCAM.

Y la clave para que Sakota decidiera su futuro estaba en el pasado. En concreto, en la Final Four de la Champions League de 2018. Porque el principal competidor por el veterano jugador de 33 años fue el Andorra de Ibon Navarro, entrenador universitario aquellos días de mitología y una medalla de bronce. La Liga Endesa era lo que le faltaba a una carrera que parecía predestinada a finalizar donde se formó siendo un adolescente, y el UCAM el que mejor se lo pintó. Los caminos del baloncesto son inescrutables.

Salió al mismo tiempo del AEK que su excapitán, pero el caso de Larentzakis es distinto. A los 26 años que cumple hoy es uno de los jugadores griegos mejor valorados: puede jugar tanto de '2' como de '3', apenas tiene defectos y garantiza el mismo nivel físico los cuarenta minutos. Pero quedó libre cuando nadie tenía sitio para él. Con aspiraciones de Euroliga, esperó a que se le abriera alguna puerta después de disputar la Copa del Mundo con su combinado nacional. La Euroliga siguió con el candado puesto y en Murcia Sakota ya había colocado un cartel luminoso.

El ganador de aquel inolvidable fin de semana ateniense fue el AEK, pero ninguno fue más hábil que el UCAM en los pasillos del OAKA. El verano pasado los griegos intentaron hacerse con Ibon Navarro y Ovie Soko y, solo un año después, los aurinegros ven cómo sus máximos exponentes han elegido Murcia como el lugar idóneo para continuar sus carreras pese a encontrarse en tan diferentes momentos de las mismas.

Para eso, Sito y Booker definen el estilo: arriesgado pero demostradamente efectivo. Y para jugar con velocidad y descaro desde el triple es condición 'sine qua non' una defensa que asfixie al rival, gane el rebote y permita correr. Con Luz, Townes, Larentzakis, Rojas o los pívots, que renuevan todos, el UCAM garantiza alta actividad defensiva en todas las posiciones.

El año pasado a estas alturas se hablaba de jugar la Copa del Rey, volver al 'playoff' y a la Final Four. Ahora, con un de las plantillas más ilusionantes de la historia del club, las palabras se miden en corto, como así se marcan unos objetivos que no van más allá del próximo partido. Una ambición no verbalizada para que el UCAM más maduro logre su redención en una temporada que ya está aquí. El curso arranca la semana que viene para un equipo murciano que se estrenará el viernes en el Palacio de los Deportes contra el Real Betis (21.45 horas).

Townes vive su primera experiencia profesional al amparo de Sadiel Rojas

Si algo destaca en la configuración de la plantilla del UCAM es la ausencia de apuestas de riesgo, algo a lo que un equipo de la clase humilde de la Liga Endesa vive abonado por necesidad. Sin embargo, Gómez ha logrado formar una nómina de trece hombres de los cuales nueve conocen la competición. Dos de los otros cuatro tienen una dilata trayectoria en Europa que incluye títulos como Sakota y Larentzakis y otro, Eddie, viene de brillar en Francia.

El cuarto es Marques Townes. El escolta estadounidense de raíces dominicanas vivirá en Murcia su primera experiencia profesional, y lo hará recién llegado de la universidad, donde desempeñaba un rol de anotador muy diferente al que tendrá en el UCAM. Un cóctel que necesita paciencia, pero al que se le suma un mentor como Sadiel Rojas, también nacido en Estados Unidos y con ascendencia dominicana, compañero de Townes en la selección del país caribeño y sobrado conocedor del proceso.

Con la formación de tres bases en plantilla, y la previsión en los esquemas de Sito de que tanto Luz como Lecomte compartan mucho tiempo con Booker, el puesto de escolta queda para especialistas. Ahí Townes tendrá que ganarse el sueldo sacándole partido defensivo a su explosivo físico, leyendo unos espacios muy diferentes a los de la NCAA y, en definitiva, garantizando calidad en el trabajo diario de entrenamientos al servicio del grupo. Su papel en la pista no será tan agradecido como el de un anotador, pero tendrá en Rojas el mejor tutor para sacar brillo a una labor oscura.