BALONCESTO

UCAM Murcia, una plantilla con sed

El técnico Javi Juárez, en su presentación. / guillermo carrión / agm
El técnico Javi Juárez, en su presentación. / guillermo carrión / agm

El presupuesto limitado obliga a Gómez a buscar jugadores con la necesidad de reivindicarse

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA.

Sea por dar un salto adelante en su carrera, por recuperar el brillo de antes o por justificar una renovación, los nuevos jugadores del UCAM tienen mucho que demostrar, como grupo e individualmente. Alejandro Gómez, que este verano hizo oídos sordos a las posibilidades de abandonar el UCAM, lo ha vuelto a decir: el club murciano tiene «uno de los presupuestos más bajos de la Liga Endesa». Para fichar, el director general tiene que optar en muchas ocasiones por jugadores con una cierta necesidad reivindicativa y, por tanto, con hambre.

En Murcia se han vivido varios años en los que el cargo de timonel ha estado cubierto incluso por encima de las posibilidades que se le suponen a un equipo de media tabla. Los Neto, Cabezas y Campazzo han sido contrastados jugadores que han mantenido un excelente nivel en una posición capital en la cancha. Con la marcha del astro argentino se apostó por un Hannah que había bajado su caché europeo la temporada anterior, con un resultado por encima de lo esperado. Precisamente, la desenvoltura que pueda tener en estas dos facetas es en lo que más dudas genera Askia Booker, sustituto de Hannah, un jugador desequilibrante que se hartó de meter puntos en el Betis, pero donde no pudo demostrar mucho en la dirección.

Y es que la dirección puede ser un problema. Booker aún debe demostrar que puede ser un jugador que haga mejores a sus compañeros, una cualidad que para un extracomunitario de su edad puede ser la clave para que tenga una carrera sólida en Europa o sea uno de tantos americanos que van de equipo en equipo. Para dar una marcha más volverá a estar Kloof, a quien se le pedirá mayor lectura de juego, factor que hizo que la pasada temporada se le hiciera larga. Para completar el trío de bases, un Alberto Martín con el que habrá que tener paciencia cuando termine de superar su rotura del tendón de Aquiles.

Como ya hicieran el año pasado Benite y Urtasun, siempre se podrá recurrir a la ayuda de un escolta de manera puntual. Y ese este año será Milton Doyle, debutante con quien también habrá que ser paciente, pero al que a partir del segundo día se le pedirán puntos.

Un fichaje ilusionante

En el exterior y, alternando las posiciones de escolta y alero, ha llegado Todorovic, con una proyección de las que ilusionan a la afición. Uno de los cupos del verano -fue pretendido por el Tenerife y el Andorra-, el gran salto de calidad que puede experimentar en su carrera pasa por dos ejes: lectura de juego y rendimiento en un equipo competitivo, pues su explosión ha llegado en un irreconocible Bilbao que ha descendido. La garantía, y el santo y seña de este ADN competitivo y físico del UCAM, será su compañero en el '3', Sadiel Rojas.

Avanzando hacia el interior, en el '4' es donde se encuentra el jugador que puede tener más cuentas pendientes. Es Damjan Rudez, que cuando hace cuatro años decidió poner rumbo a la NBA era internacional con Croacia y era pretendido por media Europa. Después de ir de más a menos con tres equipos diferentes en tres temporadas, su vuelta al Viejo Continente ha dejado que desear. En Valencia apenas entró en rotación y salió dolido. Sin embargo, en febrero llegó al Mónaco y tampoco brilló. Después de cuatro años pasando más tiempo en el banquillo que sobre el parqué, Rudez no solo quiere, también necesita demostrar que puede ser uno de los aleros más polivalentes de la Liga Endesa. Tarea de Juárez será cómo mantener contentos al croata y a Soko, la gran renovación del verano después de rechazar a equipos de mayores aspiraciones deportivas.

Si hay un movimiento que ha generado escepticismo este verano es el de la renovación de Marcos Delía. El argentino, que disputará su tercera temporada en Murcia, tiene aún mucho que demostrar. Fuera el primer año por pagar el peaje de novato o el segundo por ser el sacrificado de Ibon Navarro jugando en una posición diferente, el pívot sabe que nunca ha terminado de tener a toda la grada de su lado. Este año volverá a jugar cerca del aro, formando de nuevo una discutida pareja junto a Tumba, a quien no se le va a pedir mucho más que su intimidatoria presencia, y con el joven Cate esperando aprovechar las oportunidades que tenga en su segunda etapa en la Liga Endesa tras haber dominado los tableros de la LEB Oro con el Prat.

Son muchos los jugadores del UCAM con ganas o necesidad de demostrar su valía, pero esta sed reivindicativa también se encuentra en el banquillo con Javi Juárez. Alejandro Gómez ha querido encontrar un hueco para este debutante. Sin experiencia en la máxima categoría ni como asistente, en lo más alto que ha entrenado se encuentran una destitución y un descenso en la LEB Oro. Consagrado como exigente formador los últimos años en el Real Madrid, al innegociable carácter y capacidad de trabajo que le avalan deberán acompañarle las buenas decisiones tácticas y los resultados. Si no lo hacen, la del UCAM podría ser a sus 49 años su primera y última oportunidad en la Liga Endesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos