El UCAM, esa gran incógnita

Soko realiza un mate en un partido de la Champions. / efe
Soko realiza un mate en un partido de la Champions. / efe

Los de Juárez reciben al Manresa en un Palacio que duda de si verá al equipo brioso de Europa o al lánguido de Vitoria

EMILIO SÁNCHEZ- BOLEAMURCIA

Es lo que tiene jugar en dos competiciones. Puedes hacer el ridículo en una y limpiar tu imagen en la otra, pero en la primera seguirás estando en deuda contigo mismo y con los tuyos. Y es que aunque el UCAM se trajo el martes de Rusia una victoria que le permite seguir invicto en la Champions, la realidad es que en la Liga Endesa son aún muchas las tareas pendientes para no empezar a complicarse la vida a las primeras de cambio.

Porque con un partido menos y, antes de que se disputara esta semana el aplazado entre el Breogán y el Joventut, el UCAM abandonó Vitoria el pasado domingo con una derrota por 44 puntos de diferencia y con sus pies en plaza de descenso, ocupando la penúltima posición. Solo cuatro partidos disputados pero con resultados a los que poner remedio más pronto que tarde en una competición que no espera a nadie y que no escatima en sorpresas.

Y es que los de Juárez tienen trabajo por delante: son el equipo de la Liga Endesa que menos puntos mete, menos valoración tiene y más balones pierde. Y cerca del farolillo rojo también está en asistencias (penúltimo), en porcentaje de acierto en tiros de dos y en el de tres puntos (penúltimo) y en rebotes capturados en defensa (tercero por la cola).

La mejor noticia es que, aunque el martes en Rusia sufriera sobremanera su falta de efectivos en la segunda parte, la actitud del UCAM fue diferente a la del domingo ante el Baskonia. El mejor o peor desenvolvimiento ofensivo del UCAM, que es la faceta en la que acumula más deficiencias, podrá ser sometido a análisis, pero el corazón es innegociable para que esto primero funcione.

Para remontar el vuelo, sobre el papel parece la ocasión perfecta: partido en casa y ante un recién ascendido. Pero las teorías en el deporte terminan en cuanto se lanza el balón al aire. El Manresa es un equipo que ha ganado los dos partidos que ha disputado como visitante hasta la fecha, en la primera jornada ante el Estudiantes (77-79) y hace dos semanas en Andorra (77-82), mostrando madurez para gestionar los momentos más delicados.

La clave es Peñarroya

Este carácter tan impropio de un recién ascendido viene en gran parte por su entrenador, Joan Peñarroya, uno de los más exigentes de la Liga Endesa, que ha llegado al club del Bages después de ocho exitosos años en Andorra, donde llegó en la LEB Plata para dejar al equipo en Europa y disputando Copa del Rey y 'playoff' en la Liga Endesa. En Manresa, por cierto, sustituye a Diego Ocampo, ex del UCAM y técnico del ascenso.

Pero el cuadro catalán ha sabido también fichar en materia de jugadores. Justin Doellman -que debutará esta temporada en Murcia después de su lesión-, Ryan Toolson y Alex Renfroe son tres americanos con experiencia a primer nivel europeo y también en la Liga Endesa, donde ya han pasado con mayor o menor éxito por grandes clubes -el Barça y Unicaja-, y se unen en Manresa a Pere Tomàs, de vuelta al equipo que dejó hace dos años por Bilbao para recuperar su mejor nivel, que ya está mostrando.

Quien no podrá estar esta tarde en Murcia es el serbio Marko Lukovic, quien fuera 'cortado' a mitad de la temporada pasada por el UCAM, y que está de baja tras sufrir una fractura en el escafoides de su mano izquierda cerca de veinte días atrás.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos