Baloncesto

El UCAM abusa del Obradoiro en su segundo test

Kloof y Soko, atentos a un rebote durante el choque./UCAM
Kloof y Soko, atentos a un rebote durante el choque. / UCAM

El equipo de Javi Juárez ofrece una imagen de equipo compacto y sin fisuras, con una máxima ventaja de 41 puntos

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

No es la pretemporada momento para las conclusiones. Es lo que se repite hasta la saciedad después de una derrota sin paliativos como fue la del jueves en Alcoy ante el Valencia Basket (85-58), y el mismo es el discurso que toca pregonar cuando sucede al contrario. Y es que la versión que se ha visto del UCAM este lunes en Guadalajara no es para nada la de un equipo en pretemporada, tras borrar del mapa al Obradoiro desde el mismo salto inicial y al que ya superaba por más de veinte tantos en el segundo cuarto y por más de cuarenta en el tercero.

75 Monbus Obradoiro

Sàbat (5), Stephens (13), Obst (17), Llovet (7) y De Zeeuw (14) –quinteto titular- Simons (3), Brodziansky (6), Spires, Navarro (2), Hlinason, Pozas (0) y Vasileiadis (8).

104 UCAM Murcia

Kloof (5), Doyle (8), Todorovic (14), Soko (9) y Delía (13) –quinteto titular- Rudez (10), Llorente (3), Oleson (13), Cate (10), Tumba (2), Rojas (7) y Booker (10).

Parciales
14-29, 17-26 (31-55), 12-26 (43-81) y 32-23 (75-104).

Valga decir, puestos a ser justos con la realidad, que en pretemporada pesan las piernas cuando se juega un segundo partido en cuestión de 24 horas. Es lo que afrontaba el Obradoiro y lo que afrontará mañana el UCAM, cuando se enfrente, también a las 18.00 horas, al Fuenlabrada, lo que permitirá comprobar cómo responde el estado físico de los jugadores de Javi Juárez.

Sin embargo, las sensaciones positivas que se pueden extraer son muchas. Solo hubo un equipo sobre la pista, uno que mostró un hambre desmedida y que cohibió ya en los primeros compases a un Obradoiro que no supo verlas venir y que, después de cinco minutos de tanteo (8-11) encajó un parcial de 0-11 (8-22, minuto 8) para encarrilar un espectacular primer cuarto (14-29) en que el UCAM anotó los tres triples que intentó y solo falló dos tiros.

Sin piedad

Una pauta a seguir durante todo el partido. Juárez puede presumir de que su equipo no bajó el nivel en ningún momento por más que rotaran los jugadores. Si primero Soko y Todorovic mostraron el camino, luego Cate demostró que quiere un sitio en el equipo con sus depurados movimientos y dos mates sobre el defensor. Nombres propios que cambiaban a cada minuto, pero que mantenían el altruismo para encontrar siempre al hombre libre –genial selección de tiro- y mostrar una tenacidad defensiva que agotó a los jugadores compostelanos, para indisimulada desesperación de Moncho Fernández.

Así, y con el Obradoiro volviendo al partido con los brazos rendidos, la segunda parte no ofreció más interés que ver hasta dónde estiraría el UCAM su ventaja, que llegó a ser de más de cuarenta puntos (36-77, minuto 29). Mientras, el testigo de protagonista pasaba por distintas manos en la recta final del encuentro, en la que el Obradoiro apenas maquilló el marcador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos