Baloncesto | UCAM CB

Tras la humillación, una derrota dolorosa

Askia Booker presiona a Jokubas Gintvainis en el encuentro de ayer. / guillermo carrión / agm
Askia Booker presiona a Jokubas Gintvainis en el encuentro de ayer. / guillermo carrión / agm

El UCAM sigue sin dar la imagen en la ACB que ofrece en Europa y, después de ser noqueado en Vitoria, cae ante el Manresa

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

No era un día para fallar, y cada vez cuesta más apelar a la paciencia. El UCAM ha cedido en cuatro de sus cinco partidos y el de ayer en el Palacio era de los que no se podían escapar. Sin embargo, mientras lucha por volver a hacer gala de una actitud guerrera, con eso no basta. Ni con eso, ni con Milton Doyle. Su fogonazo de doce puntos en menos de dos minutos para empezar la segunda mitad devolvió el mando del partido al UCAM, que enseguida volvió a perderlo, aunque le permitió después mantenerse agarrado al posible triunfo que nunca llegó porque el Manresa ofreció más sólidos argumentos de victoria que su rival en el Palacio.

No todos los días va a meter Doyle 32 puntos -el siguiente fue Soko con 12-, pero lo que sí parece darse todos los días es la misma lista de deficiencias. En un UCAM sin coherencia ofensiva son muchos los hombres aún por implicar y las 15 pérdidas de ayer -siete en el 12-25 del segundo cuarto- le mantienen como el equipo que más ataques desperdicia de la Liga Endesa. Y si ayer se sumaron 79 puntos la razón la pueden encontrar en Joan Peñarroya, que planteó un partido de los que a él le gustan contra un equipo al que le cuesta anotar, con muchas posesiones y campo abierto para el talento. Y ahí están los 28 puntos de Renfroe. Hoy saldremos de dudas, pero el base del Manresa podría ser el tercer jugador en cinco partido que acaba como 'MVP' de la jornada ante el UCAM Murcia.

79 UCAM Murcia

Kloof (4), Doyle (32), Rojas (3), Soko (12) y Tumba (6) –quinteto titular- Durán (0), Urtasun (0), Rudez (9), Oleson (5), Cate (2), Delía (0) y Booker (6).

84 BAXI Manresa

Renfroe (28), Toolson (6), Tomàs (5), Vene (3) y Lalanne (7) –quinteto titular- Jou (0), Lundberg (6), Doellman, Sakho (10), Muñoz (12), Gintvainis (7) y Dragovic (0).

Parciales
22-17, 12-25 (34-42), 22-19 (56-61) y 23-23 (79-84).
Árbitros
Miguel Ángel Pérez Pérez, Luis Miguel Castillo y Arnau Padrós. Eliminado: Kloof.
Incidencias
Palacio de los Deportes de Murcia, 5.021 espectadores. 6ª jornada de la Liga Endesa.

Y eso que el comienzo invitaba al optimismo. El UCAM volvía a comenzar su partido con una intensidad superior a la del rival, y con el segundo triple de Doyle tenía ya dos dígitos de ventaja (19-9). Una ventaja que duró apenas dos minutos. El baloncesto lo gana el que más puntos mete y el que menos recibe. Y lo que suele pasar es que cuando no se meten, también falla la defensa.

La entrada en pista de Booker volvía a ser catastrófica en el posicional. Así, el Manresa apretaba líneas y, bien al contraataque o bien aprovechando los espacios por jugar rápido, endosaba al UCAM un parcial de 0-13 (22-27, minuto 13). Y aunque se capeaba el temporal, Renfroe anotaba diez puntos seguidos antes del descanso en toda una declaración de intenciones (34-42).

De tres en tres con Doyle

Doyle es uno de esos jugadores que, falle los tiros que falle, sale a la cancha a ejercer una responsabilidad. Y hay que ver qué espectáculo cuando entran. En solo 1:57 de juego fue capaz de anotar doce puntos, tres triples y un cuarto camuflado, pues fueron tres tiros libres (46-42).

La reanudación no había podido ser más espectacular. Pero de nuevo, frenazo en seco. Hasta cinco minutos tardaba el UCAM en volver a anotar en juego, suficiente para que el Manresa se pusiera por delante, con brillo de diferentes jugadores para que de nuevo Renfroe pusiera la guinda al periodo anotando los puntos que daban la diferencia antes del último cuarto (56-61).

Mientras en el bando local Doyle se encontraba desamparado en el ataque, en Manresa aparecían cada vez más jugadores. El último, Toolson, desapercibido hasta que dos canastas suyas daban la máxima ventaja a los visitantes a seis minutos del final (59-71).

El UCAM se resistía. Tiraba de corazón para morder en defensa. Así llegaban algunos errores visitantes que aprovechaba, quién si no, un Doyle falto de gasolina. Ocho puntos en tres minutos para dar un rayo de esperanza (72-76, minuto 37). Primero por estar en bonus, luego por obligación, llevar al Manresa al tiro libre no funcionó, pues sus jugadores anotaron diez de diez en este último cuarto. Asignatura pendiente en el UCAM.

A pesar del mejor juego manresano, Oleson dispuso de un triple a falta de un minuto para colocar a los suyos a uno, pero este no entró. Renfroe anotó los dos siguientes tiros libres y, en cuestión de segundos, la diferencia era insalvable.

El UCAM sigue jugando a tirones y, con su cuarta derrota, terminará la jornada en puestos de descenso independientemente de lo que ocurra hoy. No son las mejores sensaciones para un equipo que sí funciona en la Champions, pero que ofrece una cara muy distinta en la competición española.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos