Baloncesto | UCAM CB

Alejandro Gómez: «Sito trabaja con el corazón y eso es muy difícil»

Alejandro Gómez, director general del UCAM, el pasado jueves. / guillermo carrión / agm
Alejandro Gómez, director general del UCAM, el pasado jueves. / guillermo carrión / agm

«Al entrenador hay que agradecerle que, en vez de salir al mercado, se quisiera quedar», asegura el principal 'arquitecto' del club

EMILIO SÁNCHEZ- BOLEAMurcia

Su teléfono echa humo. Alejandro Gómez (Madrid, 1974) atiende con un ojo las preguntas y con el otro intenta no prestar demasiada atención al dispositivo por el que pasa buena parte del futuro éxito de un UCAM en construcción. Cuando la temporada termina la suya no hace más que empezar. Ve «entre siete y diez partidos a la semana» y llega con ganas al mercado después de una temporada muy difícil. Las tempranas renovaciones de Sito Alonso y Askia Booker le respaldan, pero, como bien mostró esta temporada, esto no va de cómo empieza, sino de cómo acaba.

-Ha empezado fuerte.

-Había decisiones que tomar porque las fechas de cortes de los contratos y las opciones que teníamos así lo requerían, y luego está que este es el año que más rápido se está moviendo el mercado. La renovación de Sito se fraguó después de perder contra el Gipuzkoa. Habló conmigo y con el presidente y nos dimos la mano porque estábamos convencidos de que nos íbamos a salvar y de que él tenía que ser nuestro entrenador. A Booker ya le dijimos en marzo que queríamos renovarle, y no ha hecho más que poner facilidades. Es un tío muy especial.

-Primer entrenador que renueva por dos temporadas y continuidad del segundo máximo anotador de la Liga Endesa. ¿De sus mejores movimientos como gestor deportivo?

-Las decisiones se toman en comunión con el presidente y mucha gente detrás de cada movimiento. Si son buenos o malos, el tiempo lo dirá. Pero es que yo no veo a Sito Alonso como le ve la afición o los medios de comunicación, yo le veo como un socio, alguien que ha estado en la trinchera con nosotros en momentos muy difíciles. El mérito de que siga, y lo que hay que agradecerle, es que en vez de salir al mercado se quiso quedar. Trabaja con el corazón y en un mundo profesional eso es muy difícil. Eso no lo hemos tenido con ningún entrenador.

«Ya le dijimos en marzo que lo queríamos renovar y ha puesto facilidades; es un tío muy especial» Booker

-Booker ha terminado entre elogios, pero hay dos partes muy diferenciadas para él. ¿Realmente llegó a estar en peligro de ser 'cortado'?

-Yo no me planteé en ningún momento 'cortarle' porque tenía claro el jugador que fichábamos. De hecho, yo se lo recomendé el año anterior al Betis. Y me daba mucha tristeza que no estuviera encajando como me hubiera gustado. Pero tenía mucha confianza en revertir esa situación porque le veía trabajar. Y lo más importante: él en ningún momento quiso irse. Le apreté en algunos momentos para saber si no estaba a gusto y si se quería marchar, pero siempre me transmitió ilusión por hacerlo bien y quedarse. Eso es raro en un jugador, pero mucho más en un americano de su calidad.

-¿Qué tipo de argumento usa cuando quiere fichar a alguien y sabe que económicamente no va a ser la suya la mejor oferta?

-Cada caso es diferente. Siempre tienes que intentar tener la máxima información posible acerca de su entorno, darle vueltas y a partir de ahí dar con la tecla. Es complicado, y este año más sin Europa. Y lo del dinero es muy difícil. Yo siempre digo a los jugadores que Murcia es un sitio donde no se puede pagar mucho, pero somos una gran familia que se compromete a que se sientan bien y a que puedan crecer, pero donde la exigencia es muy alta. Ninguno viene aquí sin saber esto, y cuando se lo explicamos, muchos nos dicen que no.

«Para mí Sito es un socio, alguien que ha estado con nosotros en la trinchera en momentos muy difíciles» El entrenador

-Va a la Summer League de la NBA. ¿Busca algo en concreto?

-Allí se va para apuntar y tenerlos controlados para más tarde. Nadie va y ficha allí. En la Summer League están todos los agentes y en mi caso me sirve para conocer agentes americanos en persona y poder dar a conocer qué se pueden encontrar sus jugadores en Murcia para que más tarde nos los ofrezcan.

-Ejercidas las opciones de continuidad sobre Lecomte y Tumba, ¿queda alguien más? En la rampa de salida también habrá alguno.

-Hay más jugadores que tienen esa opción, que nos han trasladado su deseo de continuar y que creo que lo harán. Lo que tengo claro es que prefiero un jugador comprometido que otro mejor pero con otras cosas en la cabeza. Luego, para que entren nuevos y salgan otros, hay que ser cautos por el asunto del tanteo, pero sí hay algunos que no seguirán: Oleson, Rudez y Martín.

-Tanto Sito como usted han hablado de mirar al futuro sin olvidar esta temporada pasada para no repetir errores. ¿Cuáles desglosa como suyos?

-Yo he sido el que más se ha equivocado. El más gordo fue no haber sabido priorizar las necesidades del equipo en cada momento. Jugamos cinco partidos seguidos fuera de casa en la Champions, con sus duelos de la Liga Endesa en medio, y no debimos salir en todos con toda la artillería.

«He sido el que más se ha equivocado, lo peor es no haber sabido priorizar a veces las necesidades» Errores

-Cuando las cosas no salen bien en la Liga Endesa tendemos a hablar de la competición europea como lastre. ¿Cómo se gestiona soñar con Europa si luego puede usarse como excusa?

-Cuando el presidente es un ganador que quiere lo mejor para el equipo es difícil no ser ambicioso. Pero tenemos que serlo desde la humildad. Jugar en Europa ha de ser siempre una ilusión. Haber jugado una 'Final Four' es algo histórico que me encantaría volver a hacer. Pero nos faltan patas. Este proyecto no es solo de Mendoza y la UCAM, sino de todos, incluidos los políticos. Me duele decir esto, pero si el equipo baja o desaparece, y no hay baloncesto de Liga Endesa durante los años que sea, mucha gente que no se está mojando querrá tener ese equipo y apretará por ello. Murcia es una ciudad increíble, la séptima de España y con una afición espectacular. Se merece tener un equipo de baloncesto por el que todos sumen, y yo desde aquí tiendo puentes para arreglar estas situaciones y nunca utilizar Europa como excusa.

-Después de hablar de esto, ¿cómo se ilusiona a la afición el año que dejan de jugar en Europa?

-Haciendo saber que la plantilla y el entrenador tienen los mismos ideales que todos los que trabajamos en este barco, con la máxima ilusión y exigencia por hacerlo bien, con jugadores que quieren quedarse, y valorando lo que sufrimos el año pasado para permanecer en la categoría. Van a ser nueve años seguidos en la Liga Endesa, el máximo, eso tiene que ser un premio para ellos y un escollo para cada rival que venga al Palacio.

«Si el equipo baja o desaparece, muchos que no se están mojando apretarán para que siga» Quejas

-Algo muy curioso de estas ocho temporadas seguidas en la Liga Endesa es que han pasado por aquí ocho entrenadores.

-Más importante que el entrenador es la estabilidad económica. Luego, tener una identidad de equipo. El entrenador es súper importante, pero si tienes una identidad no debes plegarte a él. A mí me hubiera encantando en su día que se quedara Fotis Katsikaris, pero sin Óscar Quintana no estaríamos donde estamos ahora, porque nos enseñó muchísimo a cómo hacer crecer a un equipo pequeño como hizo en Fuenlabrada. Cada momento es diferente, pero es la identidad la que nos permite seguir adelante.

-¿Siente que ha crecido el respeto hacia el UCAM?

-Sí, muchísimo y a todos los niveles. Somos un equipo respetado porque nos hacemos respetar, y, a veces, eso trae enemistades que hay que saber llevar, pero el camino es ese, ir a muerte con los nuestros y salir a ganar, que nadie dude de eso.

Más