Sito Alonso tiende la mano a los bases

Sito Alonso, ayer. / ucam
Sito Alonso, ayer. / ucam

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

Al margen del entrenador, la de base ha sido la posición que más ríos de tinta y debates ha generado en el UCAM. Acostumbrados en Murcia en el último lustro a duplas de gran nivel en el '1', el dúo Booker-Kloof no está dando los resultados esperados. Sin ser jugadores de las mismas características, sí comparten carencias, como son la dirección de juego y a partir de ahí hacer mejores a sus compañeros.

Pero a entrenador nuevo, vida nueva. En un baloncesto que evoluciona hacia la diversificación de posiciones, la figura del clásico base que bota bajo a diez metros del aro para marcar la jugada está en peligro de extinción. Es el entrenador quien se adapta a las cualidades de sus jugadores y no al revés, y al menos así quiere entenderlo Sito Alonso, que en sus primeras palabras como técnico universitario antes de su debut ante el Obradoiro está mostrando confianza hacia dos jugadores en el punto de mira. «Me gustan mucho los dos, tienen un alto nivel».

La irregularidad de Booker está siendo un impedimento para la constancia del equipo. Kloof, siempre servicial, lleva un mes en que parece haber tocado hueso. Alonso tirará de mano izquierda para recuperarles: «No voy a dar ningún toque de atención, no tengo queja».

Kloof, además, por el juego de defensa agresiva y contraataque que le gusta a Sito, ya era del gusto de su entrenador. «Tiene virtudes propias de un jugador especial, capaz de realizar acciones que no hay muchos bases que puedan hacer». A diferencia del año pasado, este Kloof ha perdido su esencia de revulsivo en los partidos, forzado a dar un paso adelante en un rol más organizador. Su entrenador se propone devolver al Kloof más desatado porque «solo veo cosas positivas, es de lo que voy a intentar aprovecharme». Y es que para mejorar los puntos débiles necesita «hacer perfecto lo que ya hace bien, lo demás llegará luego».