UCAM Murcia CB

Booker: «Sigo en el equipo por una cuestión de lealtad a la ciudad, al club y a Sito Alonso»

Askia Booker, esta semana, en el centro de Murcia. / javier carrión / agm
Askia Booker, esta semana, en el centro de Murcia. / javier carrión / agm

El jugador norteamericano considera al entrenador «el salvador del equipo, de mí mismo, de mi carrera; siempre que le necesitas, te escucha»

EMILIO SÁNCHEZ- BOLEA

Askia Booker (Los Ángeles, 26 años) es el inconfundible jugador americano para muchas cosas. Es tan talentoso como temerario, tiene un circense manejo de balón y su imagen alimenta el estereotipo de chico procedente de barrio conflictivo. Tampoco le gusta sonreír en las fotos, aunque ríe para aclarar que «es parte de mi estilo». Pero, al mismo tiempo, evita la pasividad que se asocia al típico extracomunitario. Sigue con tozudez un estricto régimen de entrenamientos, se adueña de las críticas cuando vienen mal dadas y procura pasar desapercibido lejos del parqué. Su temporada pasada viró de decepción a éxito hasta ser el máximo anotador de la segunda vuelta en la Liga Endesa. Se siente «en deuda» con el club y por eso ha elegido seguir en el UCAM en el mejor momento de su carrera.

«Fue como la noche y el día; me sentía como un león enjaulado, pero Sito quitó el candado» El cambio de técnico

-¿Por qué elige el segundo máximo anotador de la Liga Endesa renovar en un equipo que casi desciende y no disputará competición europea?

-Lealtad. Lealtad a la ciudad, al club, a Sito Alonso... Si no hubiese sido por Sito, no habríamos podido terminar la temporada con buen sabor, y esa es la principal razón por la que me comprometí tan pronto.

-¿No quiso esperar un poco para escuchar más ofertas o ver las posibilidades que se abrían?

-Ya tuve otras ofertas desde muy temprano, y podría haber aceptado alguna para ganar más dinero o jugar en mejores equipos, pero no quería basar mi futuro sobre eso. Era una cuestión de asuntos por finalizar, por así decirlo. Sentí que se lo debía a mi entrenador y a mi equipo. En la primera vuelta el club podría haberme despedido y encontrar a un jugador diferente, pero mantuvo la confianza en mí y el nuevo entrenador me dio total libertad para ser yo mismo.

-Es algo que dijo continuamente Sito, lo importante que era hacerle sentir libre.

-Así es como pienso que debe ser. Los jugadores tenemos que sentirnos cómodos para explotar aquello que mejor sabemos hacer, y no vamos a ser capaces si tenemos un techo sobre nuestras cabezas. Para mí era una necesidad jugar fiel a mi estilo y Sito me lo permitió para sacar al jugador que realmente soy.

-No es ningún secreto que Sito Alonso ha sido lo más importante en su renovación.

-Totalmente.

«Yo soy el líder. Sadiel Rojas es el líder del vestuario, pero en la cancha lo soy yo» Su rol

-Habla de lo fundamental que fue para su temporada, pero ¿y para su carrera? En el Betis jugó bien pero descendió, y le habría sido muy difícil construir una carrera sólida con dos descensos seguidos.

-Así es. En cualquier caso, me gustaría remarcar que ayudó a las carreras de todos, no solo a la mía. Aquí las cosas no empezaron bien y yo me sentía esposado, enjaulado. Pero todo cambió. Sito es el salvador. El salvador del equipo, de mí mismo, de mi carrera; deja que todo el mundo sea quien realmente es y, siempre que le necesitas, está ahí para escucharte. Y ahí está una de las grandes claves: no estar siempre diciendo esto o aquello, sino escuchando. Siente verdadero interés por lo que piensas y así es fácil hacerte sentir a gusto y que eso se traduzca en buenos resultados.

-Todo el mundo va a estar ahora más pendiente de usted.

-No presto atención. Solo me preocupa cómo pretenda incomodarme el equipo rival y así estar preparado para ayudar a mi equipo a ganar. Si yo no encesto ningún punto pero mi equipo gana, jamás me quejaré.

-Rememorando el final de la pasada temporada, ¿cómo de responsable se siente de la salvación?

-Solo parcialmente. Sin el trabajo del entrenador y todo el 'staff' técnico, el de mis compañeros, el apoyo de la afición, el del director general…; sin la ayuda de todas aquellas personas que trabajan en el club, yo no podría haber contribuido a ese trabajo colectivo que fue asegurar la permanencia. Mi parte es solo un pequeño porcentaje que pude aportar gracias al arropo de todos.

-Cuando hablamos en el mes de febrero, dijo sentirse culpable al 95% de la mala situación del equipo hasta entonces.

-Ahora, con perspectiva, lo subo al 98%. Sí, así es. 98% parte mía y 2% del entrenador.

-¿Nadie más tenía culpa?

-No. Yo soy el líder. Sadiel es el líder del vestuario, pero en la cancha lo soy yo. Y así es como asumo esa responsabilidad.

«Muchos me dijeron que podía probar allí, pero solo iré cuando sea el momento» NBA

-Es una respuesta interesante.

-Por cada partido que perdamos, yo asumiré la culpa. No tienes ni que pensar en Sito, puedes culparme a mí. Soy lo suficientemente fuerte como para cargar con ello, pero planeo ganar muchos partidos, así que, con suerte, no tendrás que hacerlo.

-El último partido de la pasada temporada fue el 26 de mayo, y el 2 de junio ya estaba jugando la Drew League de la que ha sido el 'Jugador más inspirador'. ¿No necesita descansar?

-Sí lo necesito, pero quería mantenerme conectado al baloncesto, no vaguear ni por un momento. En la segunda mitad de la temporada encontré mi ritmo, y la Drew League me ayudó a mantenerlo. Si me hubiera tomado mucho tiempo de desconexión,al regresar a Murcia tendría que haber vuelto a empezar de cero, y no estaba dispuesto a eso. Ahora siento que mantengo esas buenas sensaciones, y es gracias a la Drew League.

-Estoy seguro de que alguien le dijo de probar en la NBA.

-Muchos, por supuesto. Pero solo estaré en la NBA cuando sea el momento adecuado. No me molesta no estar allí, ya llegará.

-No hay una obsesión, por tanto.

-Solo con el UCAM y con ganar aquí. La NBA llegará solo si me centro en hacerlo bien donde estoy.

-Este verano se le vio en un vídeo entrenando a las cinco de la mañana en la playa.

-Ese entrenamiento era obligatorio tres veces a la semana, aunque estuviera enfermo. De lunes a viernes me levantaba muy temprano para ir al gimnasio, de ahí a la cancha de baloncesto y luego a casa para ducharme y comer. Por la tarde, otro entrenamiento físico y más baloncesto por la noche. Como los partidos de la Drew League eran los domingos, el sábado también entrenaba y no me iba hasta encestar 500 tiros.

«Soy una persona muy callada e introvertida. Mi momento de hablar y gritar es en la cancha» Personalidad

-Ahora de vuelta, ¿le transmite buenas vibraciones la pretemporada del equipo?

-Pienso que podemos ser buenos, pero todavía no sabría decir cuánto. Soy optimista y, me hagas cuando me hagas esta pregunta, siempre diré que todo va a ir bien, pero estoy seguro de que cuando sumemos a Rojas, Radoncic y Luz seremos realmente buenos.

-¿Va a liderar también de puertas hacia dentro?

-Sí, un poco. Ese es más el trabajo de Sadiel, pero estos días recae en mí. Pero, si soy sincero, soy una persona muy callada, introvertida. Es como soy. Me gusta sentirme en mi espacio, observar, escuchar y no hablar más de la cuenta. Mi momento de hablar, ordenar y gritar es en la cancha.

-A una parte de la afición le costó adaptarse a su juego, ¿será ahora más fácil?

-Seguramente. Es normal que a alguien no le guste cómo juego, porque además la gente no sabe qué pasa dentro del equipo. Pero cuando se dio el cambio de entrenador estoy seguro de que todo el mundo pudo apreciar que para mí fue como la noche y el día. Como dije antes, me sentía como un león enjaulado. Pero Sito quitó el candado y el león se sintió libre. Entiendo que esperen mucho de mí, pero yo espero aún más de mí mismo. Y cuando juego mal me lo tomo muy, muy a pecho.

Fía su piel a Joaquín Ganga: «Ahora me va a tatuar el brazo izquierdo con caras de terror»

Cuando el UCAM perdió en la jornada 30 ante un rival directo como el Gipuzkoa para volver al descenso, Askia Booker estrenaba tatuaje. En su antebrazo se podía leer 'Halloween'. Cuatro días después, en un partido sin margen de error en Badalona, su tatuaje cubría ya todo su brazo derecho, y tenía el mensaje 'Las pesadillas se hacen realidad'.

Pero aquel día anotó 27 puntos, para lograr una gran victoria. Pero, ¿se imaginan si el UCAM hubiese descendido? «Eso no iba pasar. Yo lo sabía, Sito lo sabía, todos los sabíamos». Booker habla con seguridad, pero al mismo tiempo reconoce que «habría sido una locura tatuarme eso y descender». Como 'celebrities' internacionales como los raperos Drake o Chris Brown, el jugador de fútbol americano Odell Beckham o el futbolista Loris Karius, fía su piel al murciano Joaquín Ganga, que ahora vive a caballo entre El Palmar y California. Y avisa: «Este septiembre me tatuará todo el brazo izquierdo con caras de terror». Forma parte de su estilo, como la bandana o los pantalones remangados, algo «muy importante para sentirme cómodo en la cancha, donde me muestro tal y como soy».

El UCAM gana al Fuenlabrada

Por otro lado, el UCAM jugó ayer su primer partido de pretemporada ante el Fuenlabrada, que acabó con un 110-93 en el Memorial García Zaragoza-Martínez Pardo en San Javier. Los de Sito, con menos caras nuevas, se entregaron con mucho acierto al tiro de tres puntos y a las acciones de contraataque y transición.