BALONCESTO

Sensaciones de quita y pon

Los jugadores del UCAM festejan el triunfo ante el Barça en la Liga Endesa. / javier carrión / agm
Los jugadores del UCAM festejan el triunfo ante el Barça en la Liga Endesa. / javier carrión / agm

Tras el gran partido ante el Barça, que había revitalizado al UCAM, la debacle en Valencia vuelve a generar dudas

EMILIO SÁNCHEZ- BOLEA MURCIA

Vivir instalado en la urgencia. Lo que resta de temporada en el UCAM no puede ser entendido de otra manera. El equipo universitario continúa con el agua al cuello en la Liga Endesa, en la que el domingo no solo se trajo una derrota de Valencia que podía entrar en cualquier vaticinio, sino también una bajada de sensaciones. El rival sacó los colores del juego interior de un equipo con un alarmante desequilibrio que esta vez no pudo quedar camuflado por ningún tipo de coraje. Los de Sito Alonso no contaron con opciones de meterle mano al Valencia Basket y el partido se les hizo tan largo que incluso se echó en falta más entrega en la segunda mitad.

El UCAM vive también al límite en la Champions League, donde mañana recibirá en la vuelta de octavos de final al Telenet Giants de Amberes, que el miércoles pasado ganó a los murcianos con 8 puntos de diferencia nada desdeñables, sobre todo teniendo en cuenta que los de Sito habían logrado empatar un partido que empezó muy cuesta arriba. Los murcianos encadenan dos partidos seguidos torciendo el gesto y la recuperación de sensaciones no puede hacerse esperar, ni puede llegar si no es acompañada por una solución a los problemas del juego interior, falto de mordiente ofensiva y de efectividad en defensa. Como consecuencia, el juego es plano.

El de mañana podría ser el último partido en competición europea del UCAM en quién sabe cuánto tiempo, pues el reorientado objetivo de esta temporada en la Liga Endesa no es otro que salvarse. La Champions es una competición que los murcianos han dominado con mano de hierro en su grupo A. Sin embargo, la llegada del 'playoff' ha traído a escena un equipo de nivel como el Telenet que va al alza y que, después de adjudicarse el primer tanto de la eliminatoria, llegará a Murcia en una nube tras coronarse el pasado fin de semana como campeón de la Copa belga. Y después de haber ganado doce de los trece partidos de la primera fase y de tener como objetivo repetir una 'Final Four', una despedida en octavos sabría a muy poco al UCAM.

La imagen que el equipo transmita mañana en la Champions será vital para afrontar el resto de la Liga

Solventar con éxito una eliminatoria europea para la que partía como favorito no es de importancia capital solo por el hecho de seguir vivo en la Champions, sino también porque se ha enfriado más de la cuenta el ambiente creado tras la victoria frente al Barça.

De haber repetido hazaña en Valencia, el UCAM habría salido del descenso, donde permanece instalado seis jornadas seguidas. Su contrincante más cercano ha dejado de ser el Gran Canaria, que logró una victoria de importancia mayúscula en la cancha de su vecino Iberostar, pero los de Sito Alonso siguen dependiendo de sí mismos para salvarse e, incluso, para salir el domingo del pozo si ganan al Tecnyconta Zaragoza y los resultados de terceros le son favorables.

Marcado en rojo

Ahora, del que más pendiente estará el UCAM será del Fuenlabrada, antepenúltimo con 7 victorias -una más que el UCAM-, al que le ganó en el partido de ida por una renta de diez puntos y contra el que hay un enfrentamiento de vuelta marcado en rojo en el calendario de ambos para la jornada 25. Pero antes de ese, hay dos partidos en los que el UCAM debe demostrar que cuenta con sólidos argumentos para salvarse.

El primero será este domingo, en Murcia, frente al Tecnyconta. El UCAM necesita a la afición de su lado como ocurriera en un partido contra el Barça del que Sito salió confiando en que «nos apoyen sin que haga falta que venga un rival así». Y que a este duelo vayan más de los habituales puede tener mucho que ver el partido europeo de mañana.

A la semana siguiente, los de Sito visitarán a un Estudiantes que vive sus mejores días después de pasarse gran parte de la primera vuelta en descenso, y que ya cuenta con tres victorias de margen.