BALONCESTO: CHAMPIONS

Regreso feliz del UCAM a su torneo fetiche

Ovie Soko, en el choque ante el Avellino. / vicente vicens / agm
Ovie Soko, en el choque ante el Avellino. / vicente vicens / agm

Los de Javi Juárez defienden su liderato en casa del campeón polaco, tras salir del descenso en la ACB

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA

Todo el margen para el error que no existe en la Liga Endesa, aunque el UCAM acaba de salir del descenso, sí lo hay en la Champions League. Y es que, ocurra lo que ocurra hoy en la ciudad polaca de Wloclawek, donde el UCAM se enfrentará al Anwil, el equipo murciano se mantendrá como mínimo el coliderato del grupo A. Por el momento, es el líder en solitario merced a los cuatro triunfos que lleva en otros tantos partidos.

Con mejores sensaciones que en la competición doméstica, aunque tras haberse enfrentado a rivales de potencial menor, con la salvedad del Avellino italiano, la realidad es que el UCAM no pisa arenas movedizas en Europa, sino todo lo contrario: avanza con paso firme hacia una clasificación para la que ya tiene mucho ganado. Una nueva victoria le dejaría con un pie puesto en las eliminatorias de la Champions.

Justo ahora que el UCAM empieza en Polonia una racha de cinco partidos consecutivos fuera en la competición europea, es cuando más valor gana haber salvado sin accidentes los cuatro partidos previos, tres de ellos en el Palacio.

Sorprende la salida de la lista del base Askia Booker, justo ahora que empezaba a entonarse

Y la primera de este repóker de salidas es hoy en Wloclawek. Allí espera el Anwil, vigente campeón de la liga polaca y tercer y último campeón de liga doméstica que el UCAM encuentra en su grupo -el Le Mans francés y el Ventspils letón son los otros-. En este equipo, al que le gusta jugar un baloncesto desenfadado y de altas puntuaciones, se encuentra Chase Simon, que jugó hace tres temporadas en Manresa y que hoy ejerce de máximo anotador de los polacos con casi veinte puntos por partido. Tampoco hay que olvidar a un Valerii Likhodei con experiencia en los mejores equipos rusos, ni a los también exjugadores de la ACB Sobin y Michalak, quienes pasaron discretamente por Fuenlabrada y Zaragoza. El encargado de dirigir la orquesta, Kamil Laczynski, es el líder de la Champions en asistencias con la espectacular marca de 11 por partido.

Tumba y Booker, descartes

El de hoy es el primero de los cinco partidos disputados en el que los dos descartes extranjeros de Juárez se han conocido con un día de antelación. Uno evidente y otro más inesperado. El primero, Kevin Tumba, quien a los cinco minutos del comienzo del partido del sábado ante el Breogán tuvo que abandonar el terreno de juego para no volver por salírsele el hombro derecho, que no hace más que darle problemas. Y el inesperado no podía ser otro que el de Askia Booker. El base americano, posiblemente el jugador más discutido de la plantilla, viene de anotar 14 y 19 puntos en los dos partidos de la semana pasada, emergiendo como jugador clave en las dos victorias. Sin embargo, ha sido ahora cuando Juárez ha considerado oportuno dar descanso a un jugador que por fin comenzaba a ganar unas sensaciones hasta la semana pasada inexperimentadas para él con la camiseta universitaria.

Posiblemente, una de las razones que justifiquen la ausencia de Booker sea la primera convocatoria de Alberto Martín desde que se fracturara el tendón de Aquiles el pasado marzo. Martín, que en sus tres temporadas en el UCAM -en la 2016-17 estuvo cedido en el Calvijo riojano de la LEB- siempre tuvo asignado el rol de tercer base, reaparecerá ocho meses después para compartir el timón de la dirección con Charlon Kloof. Este movimiento puede parecer arriesgado sobre el papel, pero con motivo del mismo no extrañaría ver a Álex Urtasun echando una mano para subir el balón y ordenar el juego, la gran laguna de este equipo hasta el momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos